dijous, 31 de desembre de 2009

BON ANY! - FELIZ 2010

Quan falta ben poc per començar un any nou, tan sols unes línies per desitjar que aquest 2010 que arriba, vingui carregat de respecte vers tots els essers vius que habitem la terra, que sigui l’any en que es va prohibir a Catalunya un espectacle a on es tortura i es dona mort publica a un mamífer amb banyes, i que això encengui una metxa a d’altres territoris.

I per la gent de bona voluntat, tots els meus desitjos de felicitat, pau i amor.

Feliç 2010!


A pocas horas de iniciar un nuevo año, solo unas líneas para desear que este 2010 que se aproxima, venga cargado de respeto para todos los seres vivos que habitamos la tierra, que sea el año en que se prohibió en Cataluña un espectáculo en que se tortura y se da muerte pública a un mamífero astado, y que ello prenda una mecha en otros territorios.

Y para las personas de buena voluntad, todos mis deseos de felicidad, paz y amor.

Feliz 2010!

dilluns, 21 de desembre de 2009

jo també puc, oi?

Este viernes fue un gran momento, aunque con una estrechez que hace pensar que el PSC votó en bloque para abortar su trámite pese a la anunciada libertad de voto, finalmente se va a debatir sobre la tauromaquia en nuestro Parlament.

Se aproximan unos meses en que ese debate estará en el ojo del huracán. Será una dialéctica intensa. De hecho los medios de comunicación ya han dejado traslucir parte del arsenal que los taurinos tienen preparado. De entre todo lo que he leído, quizás me ha llamado la atención, por peculiar, la entrevista que El Mundo http://www.abc.es/20091220/toros-toros/catalanes-tendran-pagar-millones-20091220.html ha hecho a David Pérez del PSC, compañero de partido, aunque no de aficiones.

Y es que a diferencia de él, a mi no me gusta el futbol y no soy fan de ningún equipo, no me gusta Loquillo, y no me gusta el maltrato público que sufre el toro durante la lidia. Supongo que del mismo modo que él proclamó a modo de pregunta desde la tribuna de oradores, jo també puc, oi?

Evidentemente, al igual que otros compañeros de partido, puedo pensar que nada justifica una tortura elevada a la categoría de espectáculo público, aunque el torturado sea “solo” un animal. Pero otra cosa es que tanto estos compañeros como yo mismo estemos realmente representados en el Parlament por algunos de los diputados de nuestro grupo parlamentario. ¿Lo estamos?

A juzgar por el resultado de la votación mucho me temo que no. Tengo serias dudas de que siquiera uno solo de los diputados del PSC votase en contra de las enmiendas a la totalidad. Y ello se me antoja como una doble perversión. En primer lugar la de la libertad de voto. ¿Libertad de voto?. ¿Es posible que haya tal homogeneidad de pensamiento entre los diputados y diputadas del PSC como para que ni uno solo haya votado en contra de las enmiendas?. En segundo lugar, y creo que más grave todavía, ¿es posible que ni siquiera uno solo estuviese a favor del debate parlamentario?. ¿Tanto miedo da o tanto molesta en el PSC debatir acerca de la tauromaquia?.

El propio parlamento de David Pérez en defensa de las enmiendas, no fue tan solo a favor de la libertad, por mucho que al inicio de su discurso dijese lo contrario, fue una auténtica y vehemente defensa de las corridas. Además, ¿porqué pretendió hablar de la libertad cuando lo que se votaba eran las enmiendas a la totalidad que pretendían abortar precisamente la libertad de debate en el sí del Parlament?.

¿Porqué es precisamente David Pérez el portavoz del PSC en esta materia?, ¿se puede inferir que es su postura personal la posición de todo el partido?. Evidentemente su postura personal no es la de todo el partido, ni mucho menos. En consecuencia creo que tampoco debe ser la de todos los diputados y diputadas del PSC. Como socialista no me siento en absoluto representado por David y no estoy en absoluto de acuerdo con su discurso. Dudo que sea el único. Muchas preguntas a las que habrá que encontrar respuestas.

De la entrevista al compañero David ya podemos extraer que uno de los argumentos que van a esgrimir, una vez agotados los culturales y artísticos, y con el de la libertad en entredicho, es el económico. Ya se sabe que a los catalanes se nos tiene por peseteros, y tal vez con una espada de Damocles encima de indemnizaciones millonarias, alguno se lo piense dos veces. En cualquier caso me parece prematuro hablar de cifras, porque las cifras hay que demostrarlas primero y consensuarlas después. ¿Quién nos dice que a la tauromaquia en Barcelona le queden diez años de beneficios millonarios como para establecer una compensación basada en “presumibles” beneficios a diez años vista?. Llegado el momento habrá mucho que hablar. La ILP no es un cheque en blanco para los afectados. Igual que en las empresas cuando se venden o fusionan, habrá que hacer, antes, una auditoría de los últimos 5 años para poder establecer los 5 próximos. Y el precio no lo pondrá el empresario sino el Parlament a partir de estas investigaciones.

Pero lo que ya me parece triste, incluso llegando al esperpento, es intentar hacernos pasar por seres maleducados y violentos. Precisamente a David Pérez hay que recordarle que en las Azores nos llamase públicamente “inquisidores”. Pero también me gustaría citarle otras perlas que nos han dedicado, también de forma pública, otros personajes que defienden la “fiesta”.

El Defensor del Pueblo nos llamó “tontos”, Juan Carlos Herrera se despachó con “pandilla de imbéciles”, “golfos”, “friquis” y “bobos estúpidos”, Rosa Gil se desayunó con “chupaculos”, “indecencia de personajes” y “políticos de mierda”, y el señor Corrales nos llamó “Hitler”. Pero es que a todo ello hay que sumar las barbaridades, insultos y descalificaciones que tenemos que leer en foros de discusión cuando intentas defender y argumentar tu postura abolicionista.

En fin que no quisiera que el debate vaya por este camino porqué supongo que maleducados e impertinentes hay en todas partes, y aquí y ahora no estamos discutiendo sobre la educación y la corrección de las personas, estamos hablando del sufrimiento de un animal y de un espectáculo cuyo interés social, y cuyos valores educativos, están en tela de juicio, y en un proceso de profunda revisión.

dijous, 17 de desembre de 2009

Carta oberta de la Plataforma PROU als Diputats del Parlament de Catalunya - Carta abierta de la Plataforma PROU a los Diputats del Parlament de Catalunya

DEBAT: LA RAÓ DE SER DELS PARLAMENTS

Cada dia la maquinària taurina fa servir nous arguments perquè la Iniciativa Legislativa Popular per abolir les 'corridas de toros' a Catalunya posada en marxa per la nostra plataforma, no rebi el suport dels parlamentaris catalans. Estan en el seu dret, sí, però volem puntualitzar que aquests arguments tenen un rerefons antidemocràtic i preocupant.

Cal deixar clara una cosa, i que ningú es confongui: el divendres 18 de desembre de 2009 no es votarà si Catalunya decideix o no prohibir les 'corridas de toros', el que es votarà és si la qüestió ha de ser debatuda o no. Que la indústria taurina no vulgui que es porti a debat la nostra proposta és una cosa que es pot entendre, tot i que no justificable; i la cobertura que aquesta postura ha trobat en alguns grups polítics – els que han presentat esmenes a la totalitat, és a dir, que s'han posicionat en contra que es debateixi la nostra ILP – posa de manifest que hi ha alguna cosa que no funciona bé.

Per què es volen negar al debat? Per què s'oposen a defensar la salut democràtica que hi hauria d'haver al Parlament? Quins són els arguments que fan servir per intentar evitar que els diputats respectin la voluntat de les més de 180.000 persones que han avalant amb la seva signatura aquesta ILP? Creiem fermament que aquestes són preguntes que mereixen una resposta, ja que es tracta de defensar el sistema democràtic, l'activitat parlamentària consubstancial a aquesta i la llibertat d'expressió.

La defensa de determinats arguments s'ha de fer, precisament, amb arguments, i no intentant de callar les veus dels que pensen diferent. El Parlament, com tots els parlaments basa la seva activitat precisament en aquesta activitat: el debat. I presentar esmenes a la totalitat perquè una proposta no sigui debatuda, és senzillament , no entendre en què consisteix la responsabilitat democràtica que recau sobre els parlaments.

La llibertat d'expressió i el debat democràtic: això és el que s'està intentant bloquejar, creiem que la societat, definitivament, no dona suport a la falta d'aquestes llibertats que ens fan involucionar cap a èpoques més obscures de la nostra històra. D'altra banda, les centenars de debats que s'estan duent a terme sobre aquesta qüestió en tots els mitjans de comunicació reflecteixen que aquest debat existeix a la societat, de manera que no s'entendria que el debat social no arribés al Parlament que ha de complir, no només en aquesta oportunitat sinó sempre, amb la seva principal funció de representativitat democràtica, ja que vetar el debat col·locaria l'activitat parlamentària en uns terrenys massa allunyats dels ciutadans i els votants, quelcom no desitjable en cap societat democràtica.

Al mateix temps, s'ha donat a conèixer un manifest fet per la indústria taurina i firmant per nombrosos personatges de diferents àmbits, un manifest que, segons ells, és a favor de les llibertats. Estem convençuts que moltes d'aquestes personalitats han estat manipulades i han firmat una cosa amb la qual no estan d'acord. Per què? Perquè si s'hagués presentat aquest manifest abans d'un debat en el qual s'anés a votar per “toros sí, toros no” hagués complert amb la seva funció; però no, el manifest es presenta ara, abans de la votació de les esmenes a la totalitat, fet que el converteix en un manifest la finalitat de la qual és la de pressionar perquè no existeixi la llibertat de debatre i la llibert d'expressió d'idees al Parlament, per molt que el titulin com “a favor de les llibertats”, el que estan fent és exactament el contrari, intentant d'empantanegar la llibertat del debat.
Per aquest motiu, creiem que els firmants del manifest taurí o han estat manipulats i no se'ls ha explicat en què consisteix la votació del pròxim 18 de desembre, o són persones a les quals la democràcia els importa ben poc pretenent minar les bases d'aquesta, evitat que es parli de tot allò que pot resultar-los individualment incòmode.

I és que hem de recordar novament que la democràcia ve de la mà del debat, i el debat afavoreix l'evolució del pensament, de les idees i de les societats. Confiem que els diputats votaran a favor de la democràcia i del debat de les idees. En conclusió, que votaran a favor de la seva pròpia raó de ser.


DEBATE: LA RAZÓN DE SER DE LOS PARLAMENTOS

Cada día la maquinaria taurina utiliza nuevos argumentos para que la Iniciativa Legislativa Popular para abolir las 'corridas de toros' a Cataluña puesta en marcha por nuestra plataforma, no reciba el apoyo de los parlamentarios catalanes. Están en su derecho, sí, pero queremos puntualizar que estos argumentos tienen un trasfondo antidemocrático y preocupante.

Hay que dejar clara una cosa, y que nadie se confunda: el viernes 18 de diciembre de 2009 no se votará si Cataluña decide o no prohibir las 'corridas de toros', lo que se votará es si la cuestión tiene que ser debatida o no. Que la industria taurina no quiera que se lleve a debate nuestra propuesta es una cosa que se puede entender, todo y que no es justificable; y la cobertura que esta postura ha encontrado en algunos grupos políticos - los que han presentado enmiendas a la totalidad, es decir, que se han posicionado en contra que se debata nuestra ILP - pone de manifiesto que hay alguna cosa que no funciona bien.

¿Por qué se quiere negar al debate? ¿Por qué se oponen a defender la salud democrática que tendría que haber en el Parlamento? ¿Cuáles son los argumentos que utilizan para intentar evitar que los diputados respeten la voluntad de las más de 180.000 personas que han avalando con su firma esta ILP? Creemos firmemente que éstas son preguntas que merecen una respuesta, ya que se trata de defender el sistema democrático, la actividad parlamentaria consustancial a ésta y la libertad de expresión.

La defensa de determinados argumentos se tiene que hacer, precisamente, con argumentos, y no intentando callar las voces de los que piensan diferente. El Parlament, como todos los parlamentos basa su actividad precisamente en esta actividad: el debate. Y presentar enmiendas a la totalidad para que una propuesta no sea debatida, es sencillamente, no entender en qué consiste la responsabilidad democrática que recae sobre los parlamentos.

La libertad de expresión y el debate democrático: eso es lo que se está intentando bloquear, creemos que la sociedad, definitivamente, no da apoyo a la falta de estas libertades que nos hacen involucionar hacia otras épocas más oscuras de nuestra històra. Por otra parte, los centenares de debates que se están llevando a cabo sobre esta cuestión en todos los medios de comunicación reflejan que este debate existe en la sociedad, de manera que no se entendería que el debate social no llegara al Parlament, que tiene que cumplir, no sólo en esta oportunidad sino siempre, con su principal función de representatividad democrática, ya que vetar el debate colocaría la actividad parlamentaria en unos terrenos demasiado alejados de los ciudadanos y los votantes, algo no deseable en ninguna sociedad democrática.

Al mismo tiempo, se ha dado a conocer un manifiesto hecho por la industria taurina y firmando por numerosos personajes de diferentes ámbitos, un manifiesto que, según ellos, es a favor de las libertades. Estamos convencidos que muchas de estas personalidades han sido manipuladas y han firmado una cosa con la cual no están de acuerdo. ¿Por qué? Porque si se hubiera presentado este manifiesto antes de un debate en el cual se fuera a votar por "toros sí, toros no” hubiera cumplido con su función; pero no, el manifiesto se presenta ahora, antes de la votación de las enmiendas a la totalidad, hecho que lo convierte en un manifiesto la finalidad de la cual es la de presionar para que no exista la libertad de debatir y la libertad de expresión de ideas en el Parlament, por mucho que lo titulen como "a favor de las libertades", lo que están haciendo es exactamente el contrario, intentando empantanar la libertad del debate.

Por este motivo, creemos que los firmants del manifiesto taurino o han sido manipulados y no se les ha explicado en qué consiste la votación del próximo 18 de diciembre, o son personas a las cuales la democracia les importa bien poco pretendiendo minar las bases de ésta, evitando que se hable de todo aquello que puede resultarles individualmente incómodo.

Y es que tenemos que recordar nuevamente que la democracia viene de la mano del debate, y el debate favorece la evolución del pensamiento, de las ideas y de las sociedades. Confiamos en que los diputados votarán a favor de la democracia y del debate de las ideas. En conclusión, que votarán a favor de su propia razón de ser.

diumenge, 13 de desembre de 2009

¿És aquest el manifest amb el que se’ns anava a caure la cara de vergonya als politics? - ¿Este es el manifiesto con el que se nos iba caer la cara de vergüenza?

¿És aquest el manifest amb el que se’ns anava a caure la cara de vergonya als politics?

Rosa Gil, Presidenta de la Plataforma para la Defensa de la Fiesta, ens va avisar fa algun temps que apareixeria un manifest, i cito textualment, “de personas de valiosa valía cultura y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos".

Amb tots els meus respectes per aquests “il•lustres” signants del manifest, i també per Rosa Gil, que pensa que tot polític que està en contra de la tauromàquia és, i torno a citar les seves paraules, “unos chupaculos, una indecencia de personajes, y unos políticos de mierda”, aquest manifest anunciat a bombo i platet, no tan sols no és vehicle per tal que a ningú se li caigui la cara de vergonya, sinó que demostra de forma clara i contundent la falta d’arguments que tenen els afeccionats a la tauromàquia.

Estic convençut que entre els signants del manifest hi haurà veritables afeccionats a la tauromàquia, altres que defenen fonamentalment interessos econòmics, però també hi haurà aquells que han estat induïts a una creuada en pro de la defensa de les llibertats. Hi ha alguna creuada més emblemàtica que la defensa de la llibertat?

Però que ningú s’enganyi, aquí no es defensa la llibertat dels esclaus, ni la del sufragi universal, ni tan sols la d’un poble oprimit, el que aquí s’està defenent és la llibertat d’una minoria per tal que pugui continuar amb la transgressió del sentiment ètic i la moral d’una majoria.

Prohibir, “un verb que tan sovint ens ha vingut de fora”, tal i com diu el manifest. Però que aquesta vegada arriba de dins, de les mateixes entranyes de la societat civil catalana. Més de 180.000 persones de totes les professions, estatus socials, creences i colors, es varen mobilitzar en contra d’allò que consideren una barbàrie totalment anacrònica, un atemptat a la ètica, i una crueltat contra un esser viu totalment innecessària.

Entre els, un amunt un avall, 277 signants que segons Rosa Gil son “personas de valiosa valía cultural y peso internacional”, podem trobar tot tipus de professions, entre les que abunden els empresaris, advocats i metges, però a on també podem trobar algun cuiner, auditor de comptes, dissenyador gràfic, oficial de notaria, funcionari, jugador de handbol, ramader, interiorista, agent de viatges, industrial, logopeda, comerciant, viticultor i altres oficis igualment respectables, però que disten molt de ser de gran pes internacional. La vàlua cultural ja dependrà en gran mesura de la formació de cada individu, no necessariament de la seva professió.

Malauradament no es varen recollir les dades professionals dels centenars de milers de persones que varem signar la ILP. Però val a dir que a banda d’aquells que han estat les cares de la ILP per ser persones molt conegudes, han signat també un bon grapat de metges, advocats, empresaris, filòsofs, professors universitaris, jutges, artistes, cuiners, funcionaris, i també taxistes, senyores de casa seva, aturats, caixers de supermercat, en definitiva, persones que independentment del seu pes internacional o la seva valua cultural, conformen el teixit de la societat catalana i tenen tan a dir com qualsevol altre català.

No vull treure importància a cap dels signants del manifest, però es tracta de 277 persones. Menys de 300 persones que tenen el pes intrínsec que tenen 277 en front de 180.000, ni més ni menys. Suposo que fins aquesta xifra han pogut arribar en aquests mesos que porten preparant el manifest.

Els signants potser han oblidat que les baralles de gossos i galls estan ja prohibides a Catalunya per la pròpia llei catalana, de la mateixa manera que fumar a determinats indrets, o conduir sense cinturo de seguretat, i tantes i tantes coses més. Perquè la prohibició forma part de la llei i de la mateixa democràcia. Perquè quan els drets xoquen entren en vigor les prohibicions. I aquí estem discutint al voltant de dos drets o llibertats enfrontades, la d’aquells que volen fruir i gaudir amb un espectacle públic, i la d’aquells que considerem aquesta mena d’espectacles quelcom vergonyós i indigne de la nostra societat.

A aquells que han signat l’argument de que “cada cop que la llibertat d’algú es veu negada o limitada, la llibertat de tothom perd pes, es debilita, s’empetiteix”, m’agradaria preguntar-los quan petita senten la seva llibertat pel fet que jo no sigui lliure de circular sense el cinturo de seguretat, o de fumar a un espai públic. A tots ells, especialment als advocats i juristes signants, els vull dir que jo he acceptat les prohibicions com quelcom natural que porta implícita la pròpia democràcia, seran ells tan demòcrates com jo?, o s’estimen més l’argument de facis el que digui jo i no es prohibeixi el que a mi m’agrada.

Molt curts d’arguments han d’anar quan anuncien amb tant de rebombori un manifest ple de vaguetats i inconsistències. De paraules grandiloqüents sobre allò que consideren que és Barcelona, com si Barcelona deixes de ser lliure, ciutat oberta, ciutat de tots, o metròpoli europea, pel fet de deixar de banda un espectacle que avergonyeix a la majoria dels seus ciutadans.

Una cosa es ben certa, i és que un cop llegit el manifest, no tan sols no se m’ha caigut la cara de vergonya, sinó que les meves conviccions han quedat intactes, i inclús en certa mida reforçades.


¿Este es el manifiesto con el que se nos iba caer la cara de vergüenza?

Rosa Gil, Presidenta de la Plataforma para la Defensa de la Fiesta, nos avisó hace algún mes que iba a aparecer un manifiesto, y cito textualmente, “de personas de valiosa valía cultura y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos".

Con todos mis respetos para los “ilustres” firmantes del mismo, y para Rosa Gil, que piensa que todos los políticos que están en contra de la tauromaquia son, y cito sus palabras, “unos chupaculos, una indecencia de personajes, y unos políticos de mierda”, este manifiesto anunciado a bombo y platillo, no solo no es vehículo para que a nadie se le caiga la cara de vergüenza, sino que demuestra de una forma clara y contundente la falta de argumentos de los que adolecen los aficionados a la tauromaquia.

Estoy convencido de que entre los firmantes del manifiesto habrá verdaderos aficionados a la tauromaquia, otros que defienden fundamentalmente intereses económicos, pero también habrá aquellos que han sido inducidos a una cruzada en pro de la defensa de las libertades. ¿Hay alguna cruzada más emblemática que la defensa de la libertad?.

Pero que nadie se engañe, aquí no están defendiendo la libertad de los esclavos, ni la del sufragio universal, ni siquiera la de un pueblo oprimido, lo que aquí se está defendiendo es la libertad de una minoría para poder continuar con la transgresión del sentimiento ético y la moral de una mayoría.

Prohibir, “un verbo que tan a menudo nos ha venido de fuera”, como reza el manifiesto. Pero que esta vez llega de dentro, de las mismas entrañas de la sociedad civil catalana. Más de 180.000 personas de todas las profesiones, estatus sociales, credos y colores, se movilizaron en contra de lo que consideran una barbarie totalmente anacrónica, un atentado a la ética, y una crueldad contra un ser vivo totalmente innecesaria.

Entre los, uno arriba uno abajo, 277 firmantes que según Rosa Gil son “personas de valiosa valía cultural y peso internacional”, podemos encontrar todo tipo de profesiones, entre las que abundan los empresarios, abogados y médicos, pero donde también encontramos algún cocinero, auditor de cuentas, diseñador gráfico, oficial de notaría, funcionario, jugador de balonmano, ganadero, interiorista, agente de viajes, industrial, logopeda, comerciante, viticultor y otros oficios igualmente respetables, pero que distan mucho de ser de gran peso internacional. La valía cultural ya dependerá en mayor medida de la formación de cada individuo, no necesariamente de su profesión.

Desgraciadamente no se recogieron los datos profesionales de los centenares de miles de personas que firmamos la ILP. Sin embargo baste decir que al margen de aquellos que han sido las caras de la ILP por tratarse de personas muy conocidas, han firmado también un buen número de médicos, abogados, empresarios, filósofos, profesores universitarios, jueces, artistas, cocineros, funcionarios, y también taxistas, amas de casa, parados, cajeros de supermercado, en definitiva, personas que independientemente de su peso internacional o su valía cultural, forman el tejido de la sociedad catalana y tienen tanto que decir como cualquier otro catalán.

No pretendo restar importancia a ninguno de los firmantes del manifiesto, pero se trata de 277 personas. Menos de 300 personas que tienen el peso que intrínsecamente tienen 277 frente a 180.000, ni más ni menos. Supongo que hasta esa cifra han podido llegar en estos meses que llevan preparando el manifiesto.

Los firmantes tal vez hayan olvidado que las peleas de perros y gallos están ya prohibidas en Catalunya por la propia ley catalana, al igual que fumar en determinados espacios, o conducir sin cinturón de seguridad, y tantas y tantas cosas. Porque la prohibición forma parte de la ley y de la propia democracia. Porque cuando los derechos colisionan entran en vigor las prohibiciones. Y aquí estamos discutiendo sobre dos derechos o libertades confrontadas, la del que quiere gozar y disfrutar con un espectáculo público, y la de aquel que considera al citado espectáculo algo vergonzoso e indigno de nuestra sociedad.

A los firmantes del argumento de que “cada vez que la libertad de alguien se ve negada o limitada, la libertad de todos pierde peso, se debilita, se empequeñece”, me gustaría preguntarles cuan pequeña sienten su libertad por el hecho de que yo no sea libre de circular sin el cinturón de seguridad, o de fumar en un espacio público. A ellos, especialmente a los abogados y juristas firmantes, les quiero decir que yo he aceptado las prohibiciones como algo natural que lleva implícita la propia democracia, ¿serán ellos tan demócratas como yo?, o prefieren el argumento de hágase lo que yo digo y no se prohíba lo que a mí me gusta.

Muy escasos de argumentos andan cuando anuncian con tanto esmero un manifiesto repleto de vaguedades e inconsistencias. De palabras grandilocuentes sobre lo que consideran que es Barcelona, como si Barcelona dejase de ser libre, ciudad abierta, ciudad de todos, o metrópolis europea, por el hecho de dejar a un lado un espectáculo que avergüenza a la mayoría de sus ciudadanos.

Una cosa es cierta, y es que tras leer el manifiesto, no solo no se me ha caído la cara de vergüenza, sino que mis convicciones han quedado intactas, y en cierta medida incluso reforzadas.

divendres, 11 de desembre de 2009

Un excelente escrito de Julio Ortega Fraile

Avui em vull fer ressò d’un excel•lent escrit de Julio Ortega Fraile, que en el moment que estem vivint, a les portes de la votació de les esmenes a la totalitat de la ILP PROU, té un a especial rellevància per la seva interessant i verídica visió de la historia de la humanitat. Donada la transcendència històrica del tema no podem admetre ni permetre que cap partit polític negui el dret, clarament expressat pels ciutadans que han signat, a que aquesta ILP sigui àmpliament debatuda al Parlament.



Hoy quiero hacerme eco de un excelente escrito de Julio Ortega Fraile, que dado el importante momento que vivimos, a las puertas de la votación de las enmiendas a la totalidad de la ILP PROU, tiene especial relevancia por su interesante y veraz visión de la historia de la humanidad. Vista la trascendencia histórica del asunto no podemos admitir ni permitir que ningún partido político niegue el derecho, expresado claramente por los ciudadanos que han firmado, a que esta ILP sea ampliamente debatida en el Parlament.


Del inmovilismo esclavista, antisufragista y taurino
(Per Julio Ortega Fraile)

El proceso para la derogación legal de la esclavitud en el Planeta tuvo que enfrentarse a una feroz oposición: conspiraciones, campañas de prensa y manifestaciones fueron algunas estrategias empleadas por el movimiento antiabolicionista, temeroso de que se perdiese el “privilegio” de la dominación absoluta de unos individuos sobre otros.

La lucha por el derecho de la mujer a ejercer el sufragio, también hubo de vérselas con una enconada resistencia por parte de aquellos que se negaban a tan digna y necesaria reivindicación, y no fueron pocas mujeres las que afrontaron graves consecuencias por pretender alterar el “orden establecido”.

A lo largo de la Historia, cualquier iniciativa tendente a superar situaciones de desigualdad, de injusticia o de sometimiento, ha sido presentada a la Sociedad por sus detractores como una amenaza que de consumarse, supondría el origen de terribles males. Y en esa dinámica torticera, los que defendían tales avances han sido tachados por los inmovilistas de elementos nocivos y subversivos instigadores de la catástrofe.

Hoy en día, continuamos siendo presa de egoísmos y de intereses similares a los de nuestros antecesores, un egocentrismo cuya prevalencia significó tantos borrones rojos de vileza y sangre en la crónica de la Humanidad; así, por eso de la casi imperceptible inmutabilidad en la naturaleza del hombre, la reacción actual de los que supeditan el respeto a terceros y la libertad ajena a su propio bienestar, sea económico o pasional, no difiere de la de aquellos que en siglos pasados, pusieron todas las trabas posibles a la evolución moral del ser humano.

La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que se está desarrollando en Cataluña y cuyo objetivo es acabar con las corridas de toros, está soportando las iras de algunos sectores como en el pasado le ocurrió a los movimientos abolicionista y sufragista. Una campaña cuidadosamente organizada desde determinados medios e inspirada por ciertos grupos de presión, intenta trasladar a los ciudadanos la idea de que el fin de la lidia es un atentado contra la cultura y el arte, que vulnera el concepto de tradición y la más peregrina - y perversa - de las afirmaciones: que menoscaba la libertad.

Si torturar a un animal es pedagógico y hermoso, si merece la pena conservar como costumbre el sufrimiento de un toro, y si su derecho como ser vivo a no ser agredido es algo despreciable, entonces los promotores de la tauromaquia tienen razón. En caso contrario, nos estamos enfrentando una vez más a los herederos de los esclavistas a tenor de la raza o de la clase social y de los discriminadores en función del sexo; en este caso, ambas actitudes por mor de la especie de la víctima. En lo que no existe ninguna diferencia, es en que sucumbir a tan retorcidos argumentos es pecar de cobardes, afianzarnos en el atraso y prolongar la vergüenza de una ignominia subvencionada, porque en definitiva y todos lo sabemos, las corridas de toros serán abolidas antes o después. Sólo se trata de comprobar quién tendrá la dignidad, la valentía y la ética suficientes como para no dejar pasar más tiempo.

dilluns, 30 de novembre de 2009

¿Quién analiza al psiquiatra?

El “prestigioso” psiquiatra Leopoldo Ortega Monasterio participó en una Mesa Redonda acerca del futuro de la Fiesta en Catalunya organizada por la Casa de Madrid en Barcelona.

Ortega Monasterio 'tiró' el argumento de quienes relacionan la fiesta de los toros con la tortura: "En el toreo no hay tortura ya que para ello sería requisito una inmovilización". En su opinión durante la lidia el toro sufre un estrés y una fatiga similar a la que sufre un jugador de rugby en un partido.

Esta noticia completa puede leerse en el siguiente enlace: http://www.burladero.com/noticias/008727/leopoldo/ortega/el/toreo/nunca/tortura/inmovilizacion

Y un servidor, que por fortuna no se dedica a la difícil tarea de investigar en los recovecos de la mente humana, no puede por menos que preguntarse, ¿y quién analiza al psiquiatra?, porqué me da la sensación que al prestigioso psiquiatra se le ha ido un poco la cabeza, cosa a la que últimamente uno empieza a acostumbrarse a fuerza de leer las más estrambóticas y esperpénticas justificaciones que intentan dotar a “la fiesta” de algún sentido, de alguna justificación éticamente válida.

José Enrique Zaldívar Laguía, veterinario y vicepresidente de AVAT, que sin duda ha quedado tan perplejo como yo ante esta afirmación, expone en su blog http://www.blogveterinario.com/ :

Digamos entonces que cuando un maltratador le pega una paliza a su mujer, o que cuando se maltrata a un perro, si no están inmovilizados, no se puede llamar tortura.

Me temo que el "intelectual" de turno no sabe lo que significa la palabra:

tortura.

(Del lat. tortūra).

1. f. Grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo.

Como puede apreciarse en la definición de tortura, no aparece en ningún lugar referencia alguna a la necesidad de que el torturado haya sido previamente inmovilizado. Sin embargo sí se hace referencia al grave dolor físico o psicológico infligido, así como a los utensilios diversos utilizados para ello.

Es posible que el ínclito psiquiatra pretenda ostentar un sillón en la Real Academia de la Lengua Española para poder limpiar, fijar y dar esplendor a nuestra lengua, y así poder ampliar y enriquecer la definición de la palabra en cuestión. Claro que más bien parece que todo se deba a una interpretación libre e interesada de la palabra tortura, una interpretación hecha a la medida para poder llevar la contra a cuantos pensamos que lo que sufre un toro en la arena es una auténtica tortura.

Y es que puestos a enriquecer nuestra lengua, porqué en definitiva es de todos, a mí también me gustaría hacer una humilde aportación. En la definición se habla tan solo de dos posibles fines, a saber, la obtención de una confesión, o la imposición de un castigo.

Seguro que cuando se creó el diccionario y en las sucesivas revisiones, nadie ha pensado en que el objeto de la tortura no tiene porqué ser necesariamente un ser humano, nadie ha pensado que también se puede torturar a un animal, al que lógicamente es imposible arrancarle confesión alguna, y al que tampoco necesariamente se le desee infligir ningún castigo. Tampoco nadie ha pensado en la tortura que desgraciadamente sufren demasiadas mujeres, tortura física o psíquica que muchas veces sufren calladamente, tortura que no busca confesión, que no responde a ningún castigo, solo a patrones enfermizos que buscan en la tortura la afirmación de su superioridad, incluso la pura diversión.

Diversión que quedó patente en la guerra de Irak al descubrirse como los soldados invasores torturaban a los invadidos mediante todo tipo de vejaciones. No buscaban confesión ni pretendían castigar, solo lo hacían por pura diversión. La misma diversión que buscaban los quintos de Torreorgaz cuando torturaron a una burrita hasta causarle la muerte.

Sí, definitivamente falta una finalidad más en la definición de tortura. La diversión. Lo llaman arte y lo visten de cultura, pero no deja de ser un pasatiempo más para los aficionados que acuden a un coso, una forma de pasar una tarde agradable, de divertirse a costa del sufrimiento de un animal. Y prefieren no ver el sufrimiento, prefieren acabar creyendo que el animal no es más que un objeto, porqué si lo pensasen con frialdad, con objetividad, acabarían por darse asco a sí mismos.

No, señor Ortega Monasterio, no hace falta que alguien esté inmovilizado para que sea torturado. Porqué al margen del evidente daño físico, al toro, también se le propina un importante dolor psicológico, y todo el mundo, salvo usted y cuatro taurinos más, es capaz de entender que el dolor psicológico no requiere de ataduras físicas. Todo el mundo, salvo usted y cuatro taurinos más, es capaz de comprender que el toro, pese a no pertenecer a la raza humana, es un ser vivo dotado de una sensibilidad y de un sistema nervioso capaz de sentir dolor cuando lo pinchan.

Un jugador de rugby puede sentir estrés durante un partido, pero estoy seguro que prefiere jugar con la pelota ovalada a ser atravesado una y otra vez por el frío acero de las banderillas, de la pica, de la espada y del descabello. No compare por favor, no compare, o es que se cree que todos los que lo escuchan o lo leen tienen la misma incapacidad que usted para ver aquello que es evidente.

No pretenda insultar la inteligencia ajena. Tal vez fuera bueno que antes de analizar las mentes ajenas dedicara unos minutos a auto psicoanalizarse. A lo mejor descubre que su pasión por la tauromaquia no le deja pensar con la objetividad que se le supone a un buen psiquiatra.

¿Quién analiza al psiquiatra?

dimarts, 24 de novembre de 2009

Libertad sí, crueldad no

Mucho están hablando ahora los taurinos del respeto a la libertad, del respeto a las minorías. Y es que parece que por fin ya no se atreven a discutir que más del 70% de los catalanes no quiere saber nada de la tauromaquia.

Parece que ya han asumido que “la fiesta” es un acontecimiento solo para una minoría. Y como minoría exigen respeto para su minoritaria “afición”.

Pero como el argumento se les queda corto enarbolan la bandera del “respeto a la libertad”, incluso algunos entonan el tan manido tópico de “prohibido prohibir”.

Minorías hay muchas, por ejemplo, los fumadores empezamos ya a ser una minoría en vías de extinción, una minoría que ve como año tras año, ley tras ley, prohibición tras prohibición, se le va acotando y restringiendo el espacio en el que puede ejercitar su afición a fumar. Sí, ya sé, fumar perjudica la salud, y nada más lejos de mi intención que hacer apología de la afición al tabaco, sin embargo no puedo evitar pensar en 1.980 cuando a mis 20 años, la sociedad, la tradición social, me inició en esto que ahora es un terrible y execrable vicio.

Y es que si hace 29 años fumar en la oficina, en los edificios oficiales, en los aviones, incluso en el ascensor, estaba permitido y nada mal visto, ahora es una especie de lacra social, y los fumadores una especie de leprosos que hay que ir repudiando de todo espacio público.

¿Dónde está el respeto a la libertad?, ah, claro, es que el respeto a la libertad de los fumadores choca frontalmente con el respeto a la libertad de los no fumadores. Y llegados a este punto en que para que unos gocen de su libertad otros tienen que renunciar a la suya, ¿que hace el estado?, ¿que hacen los políticos?, pues lo que deben hacer, legislar.

Porqué legislar no es otra cosa que educar. Legislar es validar aquello que socialmente es aceptable, y condenar aquello que no lo es. Legislar es en muchos, muchísimos casos, prohibir. Si siguiéramos al pie de la letra aquello de “prohibido prohibir”, no existirían las leyes.

El respeto a las minorías está muy bien, pero para que tales minorías sean merecedoras de respeto es imprescindible que sus actos, sus aficiones, sus gustos, sean aceptados mayoritariamente por la sociedad, y no hablo de que sean compartidos mayoritariamente, hablo de aceptación y respeto.

Los fumadores hemos pasado de ser mayoría, a ser minoría, y hemos pasado de ser socialmente aceptados, e incluso bien vistos, a ser una especie de carcinoma andante, una versión moderna de los apestados de la edad media. Y es que las sociedades avanzan. Lo que ayer era bueno, hoy puede no serlo. Lo que fue un hecho socialmente aceptado y fomentado, es hoy motivo de múltiples prohibiciones.

Hay que aceptarlo porqué vivimos en democracia, y ello no implica precisamente que cada cual pueda hacer lo que le plazca, implica que hay normas y leyes, y hay que respetarlas.

En este punto más de un taurino debe estar pensando que no puede compararse el tema del tabaco, que afecta a derechos de personas contra otros derechos también de personas, con el tema de la tauromaquia, que en principio afecta a los derechos de unas personas contra los derechos de los animales. Incluso habrá quien tirando de manuales de filosofía plantee la conveniencia de dotar de derechos a los animales, y podríamos entrar en disquisiciones bizantinas e interminables sobre derechos y deberes. Pero la realidad se impone. Y la realidad es que desde 2003 la ley catalana ya dota de derechos a los animales.

Pero es que al margen de los derechos de los que ya gozan los demás animales, para poder establecer el límite a la libertad individual o colectiva, en el caso de la tauromaquia, también hay que tener en cuenta el grado de aceptación o rechazo del resto de la sociedad. Y en estos momentos la sociedad, de forma mayoritaria, ha evolucionado en su percepción ética respecto al trato que hay que dispensar a los animales. La sociedad exige que se les dispense un trato digno.

Es por ello que Catalunya ya aprobó su ley de protección animal, una ley pionera en todo el estado, pero como suele pasar en muchas ocasiones la ley quedó coja. Y sin duda lo hizo porqué en aquel momento, y por motivos obvios que no hace falta reproducir, los políticos no tuvieron, o no se atrevieron a tener, la percepción de que el toro era merecedor de quedar amparado por la nueva ley.

Sin embargo a día de hoy es la sociedad civil catalana la que está solicitando mayoritariamente a los políticos que eliminen dicha excepción, porqué entiende que el toro es un animal, porqué no entiende que las peleas de gallos y perros sean ilegales, pero un espectáculo en el que se tortura y da muerte a un toro sea, no solo legal, sino que además goce de las más variopintas subvenciones públicas.

También había una notable afición a las peleas de perros y gallos. Al entrar en vigor la ley también hubo personas que se quedaron sin su diversión, sin su afición y sin su negocio. ¿Habrá alguna diferencia entre un perro o un gallo, y un toro?.

Es un tremendo contrasentido intentar educar a nuestros menores y jóvenes en el respeto hacia la naturaleza y los seres vivos que en ella habitamos, y permitir que se sigan produciendo eventos públicos en los que para disfrute y enriquecimiento de una minoría, se cause sufrimiento a un ser vivo, a un mamífero. Es una tremenda perversión moral que evidentemente tiene sus consecuencias. Por un lado la cosificación del animal, por otro una peligrosa insensibilidad hacia el sufrimiento del animal que sin duda va calando en los más jóvenes

Esta es la disyuntiva a la que se enfrentan nuestros políticos; los diputados y diputadas del parlamento catalán.

En este sentido nuestros parlamentarios tienen ante sí un cambio social profundo. Un cambio que ha dejado a la tauromaquia agonizante. En una agonía largamente prolongada mediante subvenciones. Una agonía artificial que no acabará en encefalograma plano mientras se la mantenga a golpe de talonario. Los aficionados no son suficientes como para que la actividad se sostenga por sí sola, algo totalmente opuesto a lo que pasa con los clubes de fútbol, reconvertidos en sociedades anónimas.

Y como algunos no quieren aceptar el cambio ético de la sociedad, lo disfrazan de independentismo, y no quieren darse cuenta que entre siete y ocho de cada diez personas no entienden que para goce y disfrute de unos pocos se destinen tantos recursos públicos, no entienden que la cultura o el arte se asocie al sufrimiento de un animal.

Ya sabemos que la sociedad siempre va un paso por delante de las leyes, en mano de nuestros políticos está el llegar a ese equilibrio necesario entre una y otras. La Juventudes Socialistas han sido muy claras en las decisiones que han adoptado. Nuestros jóvenes socialistas no quieren que la tauromaquia se perpetúe. En manos de sus mayores está entregarles el testigo con este tema resuelto, en nuestras manos está el acercar las leyes a aquello que ellos quieren para dejarles un mundo más acorde a su moral.

Podemos esperar a que ellos tomen el relevo para que acometan esos cambios, pero mientras tanto miles de toros seguirán sufriendo cada año un dolor innecesario e inmerecido, y aquellos que ya no somos jóvenes tampoco lo vamos a entender.

La pelota está en el tejado de nuestros políticos, y la sociedad permanece muy atenta a aquello que vayan a decidir. Queremos saber quienes son dignos representantes de nuestro sentir, porqué ello trazará el mapa que regirá los resultados de las próximas elecciones al Parlament de Catalunya.

diumenge, 22 de novembre de 2009

Ya nos avisó Rosa Gil

Efectivamente en el programa radiofónico “El Albero”, la flamante presidenta de la Plataforma para la Defensa de la Fiesta, además de llamar a los políticos “chupaculos” y “políticos de mierda”, nos avisó de que aparecería un manifiesto en defensa de la continuidad de la fiesta apoyado por gente “muy importante”.

En este sentido empiezan a manifestarse en los medios algunos de esos importantes personajes. Ahora ha sido el escritor, y miembro de la Real Academia de la Lengua, Pere Gimferrer, que con la entrevista recogida en el diario pro-taurino ABC, pretende vender la posible prohibición de “la fiesta” como un atentado a la libertad http://www.abc.es/20091122/toros-toros/prohibir-toros-atenta-contra-20091122.html

Vaya por delante mi respeto por el literato y académico. Otra cosa es que esté de acuerdo con sus tesis, o que no considere que, como decimos en Catalunya, “esta pixant fora de test”, expresión que se utiliza cuando una persona está diciendo cosas que no tienen nada que ver con la realidad, y está quedando en ridículo.

Y es que parece que lo único que son capaces de esgrimir, aquellos que quieren perpetuar la tauromaquia por los siglos de siglos, es lo de españolismo versus catalanismo. Pero por favor, ya basta de querer politizar el sentimiento moral y ético de las personas. No se deshagan en explicaciones de cuan catalana es “la fiesta”, que no queremos discutirlo, nos lo creemos. Pero no por catalana es merecedora de continuidad, porqué atenta contra la ética de una inmensa parte de la población.

La ILP refleja el sentir mayoritario de la población y ninguna organización, ningún partido político, ni ningún colectivo, puede adueñarse de su espíritu. Es por ello que está iniciativa no es ni de derechas, ni de izquierdas, ni de independentistas, ni de españolistas, es una iniciativa del pueblo, por el pueblo, y para el pueblo.

El discurso sobre las libertades también es recursivo, y no por ello menos falaz. Se acepta la prohibición de circular sin cinturón de seguridad o casco, la prohibición de fumar en determinados espacios, e incluso la prohibición de las peleas de perros y gallos, y nadie se rasga las vestiduras. Sin embargo hace algunas décadas todo ello no estaba prohibido, había quien incluso fumaba en el ascensor.

Pero es que las leyes tienen la facultad de legitimar o deslegitimar aquellas conductas, aquellas costumbres, que han de ser socialmente aceptadas o condenadas. La ley sirve de referencia de aquello que la ética y la moral social mayoritaria está en disposición de aceptar o rechazar. Hoy nadie se cuestiona ya que fumar un puro dentro de un ascensor es una falta de respeto. No basta con decir, si no te gusta el humo del tabaco, no fumes.

A mí tampoco me gusta el fútbol, y evidentemente ello no es motivo suficiente para querer que sea prohibido. Existe una diferencia abismal entre el fútbol y una corrida de toros, Sr. Gimferrer, y estoy seguro que a Vd. como persona inteligente no se le escapa, ¿verdad?. En el campo de fútbol se maltrata a un balón, a un objeto, en la plaza de toros se maltrata y da muerte a un ser vivo, a un mamífero. Y no podemos equiparar a un objeto con un animal, no en Catalunya, porque la ley catalana dota a todos los animales, a todos, de una naturaleza mixta que, sin equipararla a la de las personas, la diferencia de las cosas.

Sr. Gimferrer, no voy a entrar a valorar ahora y aquí lo que muchos pensamos acerca de la ganadería intensiva, acerca del maltrato animal que supone mantener un animal en pésimas condiciones de vida para posteriormente matarlo y comerlo. Baste con ver el exponencial avance de las opciones personales hacia el vegetarianismo o el veganismo. No nos gustan las corridas de toros, pero tampoco nos gusta comer rabo de toro, y muchos de nosotros no comemos ni solomillo de ternera, ni embutidos.

La ILP solo pretende equiparar el toro al resto de animales, porqué nadie duda que se trata de un animal, sin embargo, en pro del mantenimiento de la fiesta se está permitiendo un tremendo agravio comparativo con respecto a este animal. Ni siquiera se puede matar públicamente a un conejo porqué la ley catalana prohíbe la ejecución de cualquier animal en un espectáculo público.

Sr. Gimferrer si se hizo en su día una excepción con el toro, fue a causa de los intereses económicos que se esconden tras la fiesta, a causa del poder de aquellos a quienes interesa su existencia. Pero la sociedad no quiere ya convivir con esta excepción. Hay una parte muy importante de ciudadanos que ya no queremos ser cómplices del sufrimiento “público” del toro.

No busque más allá, no hay nada. No hay intereses ni políticos, ni independentistas. Solo un interés por la coherencia, por la ética. Y por favor, intente huir de los discursos demagógicos, creo que usted tiene mayor capacidad intelectual. No se puede reducir la discusión taurina a un mero problema de independentismo, porqué le recuerdo que en Canarias, que no es Catalunya, hace ya años que se abolió la tauromaquia.

Si todos los ilustres personajes, que Rosa Gil aseguró se iban a pronunciar en un impresionante manifiesto, no son capaces de aportar algo de mayor peso en defensa de la fiesta, es porqué realmente la fiesta ya está agonizante, y solo se mantiene porqué está conectada al suero de las subvenciones millonarias.

La tauromaquia se mantiene a golpe de talonario para disfrute y enriquecimiento de una minoría, mientras mayoritariamente la sociedad exige su fin. Ahora veremos cuales son los políticos y los grupos que escuchan el clamor social, y cuales escuchan solo el tintineo de las monedas.

Los políticos decidirán, pues en ellos se ha depositado ahora esa responsabilidad, pero la sociedad sabrá juzgarlos, y emitirá su veredicto en las próximas elecciones al Parlament. Que no lo dude nadie.

dimarts, 10 de novembre de 2009

Carta als Parlamentaris Catalans en relació a la ILP PROU

Em permeto adreçar-me a vosaltres davant la proximitat de la votació de la ILP que pretén abolir les curses de braus a Catalunya. Qui us escriu és un militant del PSC alhora que regidor d’un poblet del Maresme. No pertanyo a cap executiva, ni tinc cap càrrec dintre del partit. Soc simplement un militant.

Però tot i així us escric amb la plena convicció que parlo en nom de molts militants i simpatitzants dels diferents partits que integren el Parlament de Catalunya. Només cal donar un cop d’ull a qualsevol de les moltes enquestes fetes a Catalunya per adonar-se’n que entre el 70 i el 80% dels Catalans, depenent de les fonts, son contraris a la mal anomenada “festa nacional”. Evidentment els partits, com a reflex de la nostra societat, tenen a les seves files un nombre molt important de persones contraries al patiment del brau.

De ben segur algun de vosaltres sou afeccionats a aquest espectacle, d’altres potser sereu crítics amb el patiment que sofreix el brau durant l’espectacle, i també n’hi haurà que ni tan sols us heu plantejat el que és una “corrida”, simplement perquè mai us ha interessat aquest espectacle.

Abans d’entrar en matèria, però, m’agradaria fer una reflexió en veu alta.

Cada cop, a la nostra societat, hi ha més preocupació pel benestar animal. Els animalistes ja fa anys que han deixat de ser quatre penjats anti-sistema, i han passat a ser una xarxa important de persones de tots els nivells culturals, professions, i estatus socials, entre els que m’incloc, que entenen que els animals mereixen un tracte digne per part de l’esser humà.

Als que us agradi la tauromàquia no tinc res a dir-vos perquè segurament entraríem en un discurs estèril. Sembla ser que això dels braus es porta a la sang, és un tema visceral. Darrerament aquells que volem un tracte digne pels animals, aquells que rebutgem el patiment gratuït d’un mamífer, estem acostumats a sentir-nos de tot, inclús en boca de càrrecs polítics i institucionals de rellevància, però no és la meva intenció assumir cap paper de víctima, perquè en tot aquest afer de la tauromàquia de víctima nomes n’hi ha una, els animals. El brau per motius obvis, i també, tot i que sovint s’oblida, el propi cavall del picador.

Per suposat tots esteu assabentats de la llei 22/2003 de protecció animal de Catalunya. Llei aprovada el seu dia al Parlament del qual en sou membres. Llei que la ILP pretén modificar per tal de no excloure el brau de la seva protecció.

Només llegint el tercer punt de l’article 2 (Finalitat i principis) ja queda ben palès el que aquesta llei persegueix : “Ningú no ha de provocar sofriments o maltractaments als animals o causar-los estats d’ansietat o por”.

Llavors, perquè fem una única i exclusiva excepció amb el brau?.

Hi ha hagut un intent d’un veterinari tauri, el professor Illera, d’intentar demostrar que el brau no pateix dolor. Intent que ha estat rebatut de forma solvent per altres professionals. Però fixeu-vos-hi que l’argument del veterinari per assegurar que el brau no sent dolor es basa en la brutal alliberació de betaendorfines que es produeix en el brau durant la lidia. Segons ell aquesta substancia impedeix que senti el dolor (cosa que s’ha demostrat no ser certa).

Casualment aquestes hormones son secretades en tasses altíssimes quan es donen estats aguts d’ansietat, por i/o dolor. Només us transcric, per no avorrir-vos, el darrer paràgraf d’una conferencia, en resposta a aquest controvertit estudi, del veterinari José Enrique Zaldivar :

En cuanto al dolor que se infringe al toro, las altas tasas de betaendorfinas que se han detectado en sus cadáveres dejan claro que ha sido enorme, considerando a estas hormonas como lo que son, es decir, mediadoras y medidoras del dolor y del estrés, y de ninguna manera neutralizadoras de los mismos.”

(si voleu llegir la conferencia sencera a on es rebat punt per punt l’estudi d’Illera la trobareu a http://www.avatau.com/elsufrimientodeltoroenlalidia)

És a dir, que creieu a qui us creieu no queda més remei que admetre que el brau, o pateix dolor, o pateix ansietat, o totes dues coses.

Llavors sembla ser que l’única resposta, a la pregunta de perquè fem una excepció amb el brau, és perquè es tracta d’una tradició, no pas perquè l’animal no pateixi d’una o altre forma, i en conseqüència no sigui mereixedor de la protecció de la llei.

En aquest escenari ens trobem que tots aquells que no sentiu aquest visceral plaer contemplant la lidia i mort d’un brau, podeu tenir els següents arguments per votar en contra de l’abolició de la tauromàquia a Catalunya :

A.- És una tradició centenària que ens identifica com a poble

Evidentment de tradicions hi ha moltes. Els Nadals, l’ou com balla, les sardanes, els castellers. S’ha de mantenir la tauromàquia pel simple fet que fa anys i anys que es duu a terme, independentment del patiment provocat a l’animal ?

Les baralles de gossos i galls també eren tradicions centenàries, tot i així la llei Catalana de protecció animal les va prohibir. És perquè aquests animals patien dolor i/o ansietat, i el brau no?, com ja he explicat no és així, el brau també pateix.

Ens identifica com a poble la tauromàquia ?, dit d’una altre manera, volem ser reconeguts a la resta del món per aquest costum, ple de sang i patiment, que escandalitza i horroritza, no tan sols a un gran nombre de Catalans, sinó també a la immensa majoria d’Europeus ?

Penso que ni els Catalans majoritàriament ens identifiquem com a tals a ran dels costums taurins, ni tampoc volem ser coneguts i reconeguts per la pràctica d’aquesta “festa”.


B.- Hi ha tota una economia que gira al voltant de la festa

És cert. Però concretament a Catalunya això es circumscriu a la Monumental de Barcelona, que ha arribat a ser tant deficitària que els propietaris la van vendre. Només es veuen plens en comptades ocasions, com quan ve en José Tomás i afeccionats de tot l’estat venen a Barcelona a veure’l.

D’altre banda, i si parlem a nivell de tot l’estat, no és menys cert que és una activitat que per la seva subsistència requereix ser fortament subvencionada per les administracions.

M’estalviaré entrar en un ball de números perquè és un tema tant àmpliament debatut, que inclús hi ha molta gent que sol•licita una casella especifica a la declaració de la renda per tal de poder decidir si amb els seus impostos s’ha de sufragar o no aquesta activitat.

Es mouen xifres molt altes que, com en el cas del futbol, per posar un exemple, acaben en mans d’uns pocs. La diferencia és que els clubs de futbol son societats anònimes que es sostenen per si soles, i la tauromàquia requereix de subvencions i ajuts públics que paguem entre tots.


C.- Encara que a mi no m’agradi, no tinc perquè prohibir quelcom que agrada a determinades persones.

Aquest és un argument que he escoltat en alguna ocasió.

A mi personalment el futbol no m’agrada, però no se m’acudiria mai prohibir-lo, entre d’altres coses perquè aquestes 22 persones que estan sobre la gespa maltracten i donen cops de peu i cap a un objecte, però no ho fan amb un esser viu. La pilota no pateix, el brau si.

És per aquest mateix motiu que no em val allò que diuen els taurins, a qui no li agradi que no hi vagi, però que ens deixin a nosaltres gaudir de l’espectacle. Si no vaig al futbol ningú pateix, però encara que no hi vagi a la plaça de toros, el brau seguirà patint.

D’altre banda torno a recordar que les baralles de gossos i galls van ser prohibides i en aquest cas també hi havia persones a les que l’espectacle els hi agradava. Tornem a lo de sempre, és diferent el brau ?.

La tauromàquia com a art

Podríem acabar parlant de si la tauromàquia s’ha de mantenir per sempre donat que se li atribueix la categoria d’art, però potser cauríem en unes disquisicions tant increïbles com el que reflecteixen aquestes paraules de Fernando Sanchez Dragó, qui en un intent de justificar la grandesa del moment de la mort del brau escriu el següent :

El torero, tras consumar así el matrimonio, se yergue, jaquetón, y el toro, convertido en esposa desflorada, se derrumba con las patas por alto mientras los ojos se le vidrian al sentir que lo inunda el orgasmo de la muerte. De la herida, por cierto, brota sangre: la del himen

De ben segur que es tracta d’una gran construcció literària que conté unes metàfores precioses, però a mi personalment em fa molta pena que una persona culta i intel•ligent acabi escrivint coses així per intentar justificar el patiment d’un esser viu com si fos una obra d’art o una experiència mística.

La tauromàquia com a educació i els valors que transmet

Afortunadament a Catalunya ja es va prohibir l’entrada a les places de toros als menors de 14 anys. És sens dubte una mostra del seny Català que tant ens apreciem. Però els nens de 14 i 15 anys, adolescents, i els joves, hi poden accedir.

Potser ens hauríem de preguntar quins valors pot transmetre la “fiesta” als més joves. Potser ens hauríem de preguntar si veure a un mamífer sagnant i vomitant sang fins a morir, és un espectacle edificant. Potser hauríem de començar a pensar que no podem intentar educar als nens i joves en el respecte per la natura i els essers vius, si per altre banda mantenim un costum, que per molt ancestral que pugui ser, no deixa de ser el que és, una carnisseria amb espectacle i musica inclosos.

El progrés de vegades pot suposar, i així ha estat històricament, trencar amb determinats costums i tradicions ancestrals, que esdevenen incompatibles amb l’evolució de la consciencia de la ciutadania. És veritablement incomprensible i totalment anacrònic mantenir en ple segle XXI aquesta tradició.

Si heu arribat fins aquí, en primer lloc us dono les gràcies per la vostra atenció, i en segon lloc, a no ser que sigueu taurins fins a la medul•la, us prego com a persona que vol el progrés de la nostra societat, que voteu a favor de la ILP per tal d’abolir definitivament, de la nostra terra, aquesta tradició que a una immensa majoria de Catalans ens avergonyeix.

Moltes gràcies.

Carles Marco Morellón
Regidor PSC | Ajuntament de Sant Cebrià de Vallalta

dimarts, 3 de novembre de 2009

Torreorgaz. Unas reflexiones en voz alta

Una docena de jóvenes de 17 años de Torreorgaz mataron a una burra a puñetazos, patadas e insertándole un palo en el recto hasta dejarla reventada por dentro. Ocurrió de madrugada, tras celebrar una noche de juerga, la noche de los quintos.

Según una nota leída por la alcaldesa de Torreorgaz, que condena enérgicamente los hechos, los padres de los autores de tal proeza piden disculpas y asumen la responsabilidad que les pueda corresponder.

El presidente Extremeño, Guillermo Fernandez Vara, se suma a la repulsa pero pide indulgencia para los quintos, aduciendo que la culpa es más profunda.

Y de momento a los menores se les acusa de un delito de daños, ya que según los veterinarios de la Junta de Extremadura, la burra, la pobre burra, murió de un infarto. Lo que no explican, de momento, es si el infarto le sobrevino al pobre animal a causa del inmenso sufrimiento que le estaban causando los jóvenes.

El Sr.Vara tiene toda la razón en una cosa, la culpa es profunda, tan profunda como una parte de nuestra España, que no ceja en su empeño de maltratar animales, de verlos como meros objetos a su servicio, para disfrute y diversión de unos cuantos cafres que han perdido la noción de lo que verdaderamente puede entenderse por diversión.

Una sociedad que permite que niños pequeños asistan y convivan con las becerradas y novilladas donde se da muerte pública, por aprendices de matador, a un novillo que apenas ha desarrollado mínimamente la cornamenta, donde se clava la espada una y otra vez al pobre animal, donde el menor aprende a ser insensible al tremendo sufrimiento de un mamífero, donde el pequeño, aún sin un carácter formado, aprende que los animales pueden ser utilizados y masacrados públicamente para el disfrute y diversión del ser humano, una sociedad así tiene lo que cosecha, menores y jóvenes insensibles al sufrimiento de todo animal, que disfrutan viendo el dolor ajeno, que crecen con una distorsión cognitiva que, en función de su evolución, puede llegar a generar deseos de violencia y sufrimiento también a sus congéneres.

Numerosos estudios en psicología, sociología y criminología relacionan el maltrato hacia los animales con comportamientos violentos entre personas. Luego, ¿nos extrañamos de que vivamos en una sociedad con un incremento alarmante de casos de violencia de todo tipo?

Es necesario erradicar todas las fiestas crueles con animales, no hay cosa peor que presentar ante un menor un maltrato animal permitido por la ley, institucionalizado y vestido de fiesta y divertimento para los adultos, es una grave perversión ética que puede marcarlo para el resto de su vida.

Debemos educar en el respeto a la naturaleza y a los seres vivos que la comparten con nosotros, y no nos podemos permitir el lujo de enviar mensajes contradictorios a nuestros niños y jóvenes.

Pero también debemos ser inflexibles con los casos de maltrato, y debemos serlo porqué existe una ley que los prohíbe, porque casos como este crean alarma social, porque todo caso de maltrato impune es una invitación a perseverar en la brutalidad, y concretamente en este caso en el que los imputados son menores, hay que actuar todavía con más firmeza, puesto que de no hacerlo podemos estar dando alas a un futuro asesino en serie, a un maltratador patológico, o a un violador en serie.

La sociedad, y todos los estamentos implicados, no pueden menospreciar las claras advertencias que un caso como este u otros nos están dando. Hay un problema y hay que poner los medios para atajarlo. Medios educativos y de asistencia psicológica a los maltratadores, pero también punitivos.

No caigamos repetidamente en los mismos errores, no justifiquemos la barbarie como si de una chiquillada se tratase, no seamos indulgentes con los menores pensando que la culpa no es enteramente suya, porqué aunque así fuere, los menores ya han iniciado un peligroso camino, el de la insensibilidad hacia el sufrimiento ajeno, el de la diversión mediante la tortura de un ser indefenso. Y les debe quedar meridianamente claro que es un camino equivocado, al igual que lo es una violación, un atraco a mano armada o el asesinato de un congénere.

Espero y deseo que las autoridades y el poder judicial estén a la altura de los retos que a esta sociedad se le están planteando con este triste caso. Espero y deseo que por fin hayamos aprendido que la indulgencia, en este tipo de hechos, genera mayor violencia.

diumenge, 1 de novembre de 2009

BLOGUZZ-536e2b207b

SANT CEBRIÀ DE VALLALTA - APRUEBA POR UNANIMIDAD UNA MOCIÓN QUE PROHÍBE LOS CIRCOS CON ANIMALES - VA APROVAR PER UNANIMITAT UNA MOCIÓ QUE PROHIBEX ELS CIRCS AMB ANIMALS

La moción, presentada por el Grupo Municipal del PSC, se aprobó por unanimidad en el pleno ordinario celebrado el pasado jueves 29 de octubre.

La moción presentada se basa en un modelo preparado por la Asociación Animalista LIBERA!, que está llevando a cabo una campaña para conseguir la desaparición en Cataluña de los circos que utilizan animales salvajes en sus espectáculos.

Durante la discusión de la moción se argumentaron todos los motivos éticos y de maltrato físico y psíquico que desaconsejan la continuidad de este tipo de espectáculos, que son incompatibles con la creciente sensibilización de la sociedad sobre el sufrimiento animal. También se argumentó sobre el peligro que representa la instalación en el municipio de circos con animales salvajes que pueden escaparse, tal como ya pasó el pasado verano en L’Escala con una elefanta del Circo Americano.

Los animales salvajes deben vivir en su hábitat y no tenemos ningún derecho a usarlos para nuestro entretenimiento. Máximo cuando esta actividad no implica ninguna tarea de conservación de las especies, al contrario, ya está comprobado que, por ejemplo, un elefante que puede vivir más de 60 años en estado de libertad, difícilmente llega a los 25 años de vida en los circos.

La moción del PSC que ya contaba con la simpatía de ICV y de ERC, generaba dudas en algunos regidores de CiU, dudas que se desvanecieron cuando dos días antes del pleno el Grupo Municipal del PSC remitió a todos los regidores un dossier de la Asociación Animalista LIBERA!, en el que quedan perfectamente explicados todos los argumentos en contra de este tipo de circos.

El PSC de Sant Cebrià agradece a la Asociación Animalista LIBERA! su soporte, que ha sido clave para conseguir este consenso del pleno, así como a los regidores de los distintos grupos municipales por su sensibilidad hacia el sufrimiento animal y por el interés mostrado en el estudio de esta moción.



La moció, presentada per el Grup Municipal del PSC, va ser aprovada per unanimitat en el ple ordinari celebrat el dijous 29 de octubre.

La moció presentada es basa en un model preparat per l’associació animalista Libera, que està fent una campanya per aconseguir la desaparició de Catalunya dels circs que utilitzen animals salvatges en el seu espectacle.

Durant la discussió de la moció es varen argumentar tots els motius ètics i de maltractament físic i psíquic que desaconsellen la continuïtat d’aquest tipus d’espectacles i que son incompatibles amb la creixent sensibilització de la societat vers el patiment animal. També es va argumentar el perill que representa la instal•lació al municipi d’un circ amb animals salvatges que poden escapar-se, tal i com va passar fa ben poc a l’Escala amb una elefanta del Circo Americano.

Els animals salvatges han de viure al seu habitat i no tenim cap dret a fer-los servir pel nostre entreteniment. Màxim quan aquesta activitat no implica cap tasca de manteniment de les especies, ans al contrari, ja que està comprovat que per exemple un elefant que pot viure més de 60 anys en estat de llibertat, difícilment arriba als 25 anys de vida en els circs.

La moció del PSC que ja contava amb la simpatia d’ICV i d’ERC, va generar dubtes en el si d’alguns dels regidors de CiU, dubtes que es van esvair quan dos dies abans del ple el grup municipal del PSC va trametre a tots el regidors un dossier de la associació animalista Libera, a on queden perfectament explicats tots els arguments en contra d’aquest tipus de circs.

El PSC de Sant Cebrià agraeix a la associació animalista Libera tot el seu suport, que ha estat clau per la consecució d’aquest consens del ple, així com als regidors del diferents grups municipals per la seva sensibilitat vers el patiment animal i per l’interès mostrat en l’estudi d’aquesta moció.

diumenge, 25 d’octubre de 2009

Comentarios acerca de la Declaración de La Asociación Taurina Parlamentaria ante la ILP PROU

Quisiera hacer unos comentarios acerca de la declaración de la ATP sobre la ILP. La verdad es que son comentarios totalmente obvios, que no sería necesario efectuar de no ser porque los diputados y senadores que componen la ATP han querido escribir sus argumentos, en contra de la ILP, en una declaración pública.

La verdad es que tras leer los 4 puntos de que consta la paupérrima declaración a uno le queda una sensación de decepción. Sinceramente se espera mucho más de unos animales políticos que han llegado a los más altos estamentos. Se espera mucho más de unas personas que han dedicado buena parte de su vida a la política y a las cuales se supone habilidad oratoria suficiente para convencer a la audiencia de que lo blanco es negro o viceversa.

Pero el problema no son las personas. No es una cuestión de falta de talla política, de falta de habilidad oratoria, o de retórica empobrecida. El problema es la causa que los une. Y es que cuando una causa no tiene defensa alguna es muy difícil de defender, incluso para aquellos acostumbrados a defender lo indefendible.

La declaración de la ATP ante la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) consta de cuatro puntos que enumero seguidamente:

PRIMERO: Esta asociación, respetando el libre derecho para proponer iniciativas dentro de los cauces legalmente establecidos, reitera una vez más su absoluta discrepancia con la finalidad de dicha Iniciativa, por entender que su aprobación supondría una gran pérdida para el patrimonio histórico y cultural de Cataluña, donde siempre ha existido una secular tradición taurina.

(Comentario: como fedatario agradezco su respeto a la legalidad, no esperaba menos. En Catalunya, igual que en el resto de España, han existido muchas tradiciones que se han abandonado con el pasar de los siglos, por entender que eran incompatibles con el avance ético y moral de la sociedad. No creo que esta tradición, que se basa en el maltrato público de un mamífero hasta la muerte, tenga cabida hoy en día en la categoría de patrimonio cultural. La sociedad actual tiene una percepción muy distinta de aquello que es verdadera cultura. Respecto al patrimonio histórico, para aquellos estudiosos que lo deseen, siempre quedaran las hemerotecas y las miles de horas de vídeo grabadas)

SEGUNDO: Que además, la prohibición que la Iniciativa pretende, supone atentar gravemente contra la pluralidad de aficiones y preferencias que es consustancial en una sociedad libre y democrática.

(Comentario: también existía gran afición a las peleas de gallos y perros, y estas fueron prohibidas por la ley de protección animal de Catalunya en 2003. Nadie, excepto supongo los aficionados y los que se lucraban con tales peleas, planteó que se tratara de un grave atentado a la pluralidad de aficiones y preferencias, y aquí nos tienen, seguimos viviendo en una sociedad libre y democrática, pero con las peleas de gallos y perros sumidas en la más absoluta ilegalidad. Podría poner otros ejemplos de aficiones y preferencias que tienen un público adepto y que están prohibidas, perseguidas y castigadas. La pluralidad de aficiones y preferencias no debe estar reñida con la ética y la moral de la sociedad. La ILP solo pretende eliminar de la ley de protección animal un agravio comparativo respecto al toro, pues entendemos que el toro es también un animal, ¿o no?)

TERCERO: Que igualmente la prohibición supondría una vulneración del respeto a la libertad del pueblo de Cataluña en una manifestación tan arraigada como la Fiesta de los Toros por lo que exigimos respeto y tolerancia para quienes desean la continuidad de la misma.

(Comentario: en realidad este punto dice exactamente lo mismo que el anterior pero con otras palabras, pero puesto que citan al pueblo de Catalunya y su libertad, solo recordarles que justamente esta iniciativa ha sido firmada por más de 180.000 ciudadanos de Catalunya como legítima y libre expresión de su rechazo a la continuidad de esta “fiesta” en su territorio, fiesta tan arraigada en Catalunya, que es rechazada o despreciada por al menos 8 de cada 10 personas, según todas las encuestas serias que se han llevado a cabo)

CUARTO: Por último, esta Asociación expresa su total solidaridad con los parlamentarios que están a favor de la Fiesta ofreciéndoles todo apoyo que precisen en tarea de oposición ante tan injustificada prohibición.

(Comentario: la mayor parte de la sociedad civil catalana apoya a todos los parlamentarios que están a favor de la abolición de tal fiesta, y les ruega a aquellos que no tengan claro todavía el sentido de su voto que examinen y valoren las múltiples justificaciones que acompañan su presentación)

En definitiva nada nuevo bajo el sol, ningún argumento a destacar, solo tradición, arraigo a la tradición, invariabilidad de la tradición. A veces me pregunto si para esas personas la sociedad debe mantenerse anclada en su pasado por los siglos de los siglos en todos los ámbitos, o solo en lo que respecta a esta peculiar fiesta.

Fiesta que de cultura, sobre todo para la educación de nuestros hijos, no tiene nada. Se trata de un anacronismo más, algo que no tiene cabida en la actual sociedad. Es una contradicción flagrante al respeto por la naturaleza y los seres vivos que intentamos inculcar desde pequeños a nuestros escolares.

Como patrimonio histórico solo espero que quede como eso exactamente, como parte de nuestra historia, al igual que sucede con el circo Romano, la esclavitud, la inquisición, el derecho de pernada, o la cabra que tiraban desde el campanario de Manganeses de la Polvorosa.

En fin, señores diputados y senadores de la Asociación Taurina Parlamentaria, que para decir lo que han dicho casi era mejor no decir nada, y al menos no se ponían ustedes en evidencia por esa angustiosa, para ustedes claro, falta total de argumentos para defender la tauromaquia.

divendres, 23 d’octubre de 2009

El Rey Juan Carlos recupera el récord nacional de Venado

Este es el titular de la noticia que podemos leer en el diario digital Expansión http://www.expansion.com/2009/09/28/entorno/1254163976.html

Sinceramente nunca he sido monárquico, más bien todo lo contrario. Tampoco se me ocurriría quemar públicamente fotografías del rey o su familia, aunque tampoco entiendo que en un estado con libertad de expresión, ello merezca la intervención de la fiscalía. De igual modo que me parece totalmente vergonzante el trato que se le dispensó al semanario el Jueves por caricaturizar al príncipe y su esposa.

Hay muchas cosas que no entiendo respecto a la institución monárquica. No entiendo que según la Declaración Universal de los Derechos Humanos todos nazcamos libres e iguales en dignidad y derechos, y sin embargo unos pocos elegidos, por ser hijos de quien son, nazcan príncipes y se conviertan en reyes. Algo que además choca frontalmente con la constitución Española que, en su artículo 14, dice : “…sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento…”.

Pero también hay cosas, que no solo no comparto, sino que además me avergüenzan profundamente de Juan Carlos, también llamado “alteza”, aunque tal apelativo parece ser que nada tiene que ver con su altura, y mucho menos con su altura moral y ética respecto a los animales.

La noticia en sí me parece casposa, más propia de un articulo de prensa rosa que de prensa económica color sepia, y con un trasfondo tremendamente triste, la muerte a manos del rey de España de hermosos venados. Me parece trasnochado que un rey se tenga que dedicar, como aquellos de la edad media, a salir de cacería para cultivar su ego de macho entre los machos. Exactamente como hacen tantos cazadores en nuestro país.

Me parece patético que nuestro rey se dedique a viajar por todas partes para disparar y matar a toda suerte de animales, incluidos numerosos osos en Rumania y el tristemente famoso Mitrofan que mató en Rusia. Juan Carlos, que en su juventud mató accidentalmente a su hermano mientras manipulaba un arma corta, no aprendió la lección y sigue teniendo una gran afición por las armas, afición que le lleva a la práctica habitual de la caza mayor.

Me parece inaudito que en un país moderno y democrático, como se supone es el nuestro, andemos reservando para los jefes de estado medallas de oro al mayor ciervo asesinado. El artículo me retrotrae a épocas pasadas, tan bien caricaturizadas en la película de 1977 “la escopeta nacional”. Es como si el tiempo se hubiera detenido, como si la sociedad no hubiera avanzado.

Muchos italianos sienten rabia por los escándalos de Berlusconi relacionados con féminas, y yo, sin querer ahondar en las correrías de nuestro rey en este aspecto, que para ello ya hay multitud de libros que relatan las tendencias de los Borbones, siento rabia por su afición a la caza, por su desprecio respecto a la vida de los animales salvajes, de los ciervos, de los osos, de los machos monteses, y de tantos y tantos otros.

Me rebela que con el dinero de los impuestos de todos los españoles se compre las escopetas y la munición. Me rebela que el rey de “todos” los españoles, entre los que también estamos aquellos que no aprobamos la caza, se distraiga matando animales. Podría jugar al golf, y no me dolería tanto que parte de mis impuestos se destinasen a su diversión.

Tenemos una institución trasnochada que, aunque haya evolucionado en apariencia, sigue anclada en costumbres pasadas que cada vez gozan de más rechazo social. Ya va siendo hora que las instituciones de nuestro país evolucionen. Ya va siendo hora que algunos de los que nos representan seleccionen mejor sus actividades de ocio y disfrute.

dissabte, 17 d’octubre de 2009

No aceptamos la tortura de un ser vivo como “bella arte”

Bellas Artes se denomina a aquellas que tienen por finalidad expresar la belleza; históricamente las principales son: la arquitectura, la escultura, la pintura, la música (que incluye el teatro), la declamación (que incluye la poesía) y la danza. Es por ello que hoy en día al cine se le llama a menudo el séptimo arte.

Pero en España, que somos más papistas que el papa, hemos inventado algo así como el octavo arte; la tauromaquia. Y es que viene siendo habitual últimamente que a distintos matadores de toros se les galardone con la medalla de oro al Mérito de las Bellas Artes, máximo galardón “cultural” que se concede en nuestro país.

En 2003 fueron Espartaco y Bienvenida, en 2004 Paco Camino, en 2005 José Mª Manzanares, en 2006 Enrique Ponce, en 2007 el ínclito José Tomás, y en 2008 Fran Rivera, que recibirá este mes de octubre su medalla.

Todos ellos han recibido el galardón en compañía de escritores, pintores, escultores, músicos, cantantes, actores y actrices, fotógrafos, arquitectos y diseñadores, entre otras dignas y ejemplarizantes profesiones.

Y llegados a este punto uno se pregunta, ¿es un arte bello el que practican los matadores de toros?. Seguro que hay personas que así lo creen, incluidos los sucesivos ministros/as de Cultura, el Rey de España, y algún que otro ministro más.

Estoy convencido que el toreo es en sí un arte basado en una técnica, del mismo modo que en la sala de despiece de un matadero podemos encontrar a verdaderos artistas con técnicas depuradísimas. Entonces, ¿porqué no se otorgan también las medallitas a algunos matarifes?, la respuesta es clara; en las salas de despiece de los mataderos no hay público, no hay música, no hay vítores, y tampoco cámaras de televisión.

Un matadero es un lugar frío, aséptico, donde se oyen los gritos despavoridos de las reses mientras se desangran y ven acercarse el inmediato final. Sin embargo el tránsito de la vida a la muerte es infinitamente más rápido en manos del matarife de cualquier matadero, que en las de un torero. En la plaza los gritos de dolor del toro son ahogados por el griterío de los espectadores y el sonido de la música de la banda.

Lo que se le hace al toro en la plaza es una tortura gratuita. Una tortura al servicio del lucimiento del torero y para el disfrute (curioso cuanto menos) de los espectadores. Un espectáculo en el que al toro se le clavan toda suerte de artilugios para debilitarlo, hasta que finalmente muere, a veces tras varias estocadas y descabellos. Un espectáculo para enriquecer a unos y embrutecer a otros.

¿Y eso merece una medalla de oro a las bellas artes?. Entendería la belleza plástica de una corrida si en ella no tuviera lugar la tortura innecesaria de un ser vivo, de un mamífero. Solo puedo explicarme tal afición, y tal galardón, como resultado de una especie de ceguera selectiva por la cual los aficionados son capaces de captar la belleza de unos pases, sin caer en la cuenta del sufrimiento propinado al toro. ¿Es posible que el público se pare a observar el ajustado traje de luces, y aquello que tal estrechez marca, sin ver siquiera los borbotones de sangre que vomita el toro?.

Yo creo que los espectadores y aficionados ni siquiera se plantean el sufrimiento del astado. Al toro lo ven como a una especie de objeto animado, una cosa de 500 kilos cuyo único objetivo es embestir a una muleta. No embiste por defensa, no lo hace para que dejen de propinarle dolor, lo hace simplemente porqué es una especie de máquina de embestir, una máquina imperfecta que en lugar de perder aceite va perdiendo un líquido rojo en el que parecen bañarse algunos toreros. Toreros como José Tomás, que cuando acaba una faena, con el rostro desencajado, lleno de sangre por doquier, brinda a los fotógrafos unas instantáneas de una plasticidad y belleza dignas de una película del más puro estilo “gore”.

El ministerio de “Cultura” premia a los mejores artífices del género “gore”, pero no nos engañemos, no son efectos especiales, la sangre es auténtica, el dolor y la muerte también, y las vísceras de los caballos reventados no son de silicona. Esa es parte de la cultura que enseñamos a nuestros menores, parte de la cultura que premiamos con oro. Luego nadie se extrañe que los jóvenes le pillen el gusto al género, y ante la imposibilidad de reproducir tan bellas artes ante un toro, lo hagan ante un gato, un perro, y en el peor de los casos, aunque todos son igual de despreciables, ante un compañero o compañera de clase. Todo sea por la plasticidad de la sangre, el dolor y el sufrimiento que conduce a la muerte.

En España se conceden premios al octavo arte, pero que nadie se engañe, una inmensa mayoría de los Españoles no aceptamos la tortura de un ser vivo como “bella arte”, ni como arte a secas, ni mucho menos como cultura.



dimarts, 13 d’octubre de 2009

Perro abatido a tiros en la Sénia (Catalunya)

Hasta los criminales más sanguinarios son reducidos intentando no quitarles la vida. En más de una ocasión esta premisa de los cuerpos y fuerzas de seguridad, que prima la seguridad del detenido por encima de la del policía, ha costado la vida a algún agente.

Pero como pasa en muchos otros ámbitos de nuestra sociedad, los animales son un punto y aparte. Cualquier ser humano, por más deleznables que sean sus actos, aunque se trate de un ser de violencia y crueldad extremas y contrastadas, tiene derecho a ser detenido sin poner en peligro su integridad física, aunque dispare antes de hablar.

Los hechos acaecidos en la Senia, con la muerte a tiros de un perro de gran tamaño, que en un principio fue confundido con una leona, no hacen sino demostrar algo que ya se sabe desde hace tiempo, que los animales no gozan de los mismos derechos que los seres humanos.

Se podría discutir mucho sobre si un animal es merecedor de unos derechos, sobre todo según la zona en donde nos encontremos, pero es que en Catalunya tal discusión ya no tiene sentido. La ley Catalana de protección de los animales otorga a todo ser vivo una naturaleza mixta por la que, sin recibir la consideración de persona, se le confiere un estatus distinto de las cosas. Se le supone la capacidad de sentir y sufrir, y es por ello que se le otorgan unos derechos muy claros, entre los que se cuentan el derecho a la vida.

Creo que solo aquellos que tenemos una sensibilidad especial respecto a los animales, y que en un momento determinado nos podemos plantear la culpabilidad de un animal abandonado, hubiéramos alzado nuestra voz si el perro abatido a tiros hubiese atacado a algún niño, hubiese intimidado a algún paseante, o tuviese una actitud claramente agresiva. Pero es que en este caso el único delito de este desdichado fue el de buscar alimento en un contenedor lleno de pollos muertos. A nadie se enfrentó. A nadie atacó. Solo huía del ser humano y buscaba comida para no morir de hambre.

No entiendo la postura que adoptaron los mandos del dispositivo de búsqueda, máxime cuando varias asociaciones se habían prestado para ayudar a capturarlo y para hacerse cargo del can.

Supongo que estamos ante otra muestra más del inmundo trato que nuestra civilizada y avanzada sociedad confiere a los animales. Seguramente utilizado por algún dueño sin demasiados escrúpulos, abandonado cuando ya no servía para cumplir su cometido, y finalmente abatido a tiros por aquellos que deben velar por la protección de la naturaleza.

Cualquier persona abyecta y desalmada goza de mayores derechos que un pobre perro abandonado que a nadie ha dañado. Cada vez estamos más lejos de esa Europa avanzada a la que decimos pertenecer.

Si esto pasa en Catalunya, donde nos vanagloriamos de tener una de las mejores leyes de protección animal, ¿cómo nos echamos la mano a la cabeza cuando en otros lugares, con leyes menos avanzadas, ahorcan a los perros?.

Este hecho debe servir de debate en Catalunya, y por supuesto, debería también servir para depurar responsabilidades y trazar las líneas marco de las que nadie debería desmarcarse. Si esto no sucede, el sacrificio de este pobre perro habrá sido en vano.

diumenge, 27 de setembre de 2009

Hay países y países, políticos y políticos, jueces y jueces

Y es que dentro de Europa, a pesar de la unión de sus estados, hay diferencias en muchos temas, también en lo referente al respeto a los animales.

A los pocos días de enterarnos que en nuestra vecina Francia se ha condenado ejemplarmente, con penas de cárcel, a dos jóvenes desalmados que quemaron a un perro, dándose incluso la circunstancia de que el propio perro asistió al juicio, nos desayunamos en nuestro país con una noticia totalmente opuesta.

Y es que resulta que un juez ha sobreseído la causa abierta contra Jaime Ferrero, de las juventudes del PP, y sus amigotes, por haber asesinado en Talavera de la Reina a un buen número de gatos, y haber colgado numerosas fotos de la “hazaña” en internet.


Parece ser que según su señoría los gatos fueron “cazados” y en consecuencia no hubo ensañamiento. Entiendo yo que para que el asesinato de un animal se considere un acto de caza debería haber alguna veda abierta y, por supuesto, ello se debería producir en un coto de caza, ¿o no?. Es que si esto no lo aclaramos, mañana puede aparecer otro salvaje y empezar a matar perros, gatos, canarios, e incluso, porqué no, personas, y decir en su defensa que simplemente estaba cazando.

La caza, aunque bajo mi punto de vista se trate también de otra actividad deleznable, está regulada en nuestro país. Para más INRI hay que añadir que un gato no es un animal susceptible de ser cazado, dado que se trata de un animal eminentemente doméstico, que puede estar asilvestrado, pero que en cualquier caso goza del amparo de las leyes de protección animal.

La ley 7/1990, de 28 de diciembre, de Protección de los Animales Domésticos, publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha dice que “serán infracciones muy graves”, entre otras, “agredir o maltratar a los animales domésticos hasta causarles la muerte”. También dice que “a los efectos de esta Ley, se entiende por animal doméstico aquel que por su condición vive en la compañía o dependencia del hombre”.

¿Es que su señoría necesita algo más para poder determinar si salir a matar gatos es o no punible?. ¿Acaso un gato no es un animal doméstico?. ¿Acaso los gatos no llevan siglos domesticados por los humanos y viviendo en compañía de estos o dependiendo del ser humano?. ¿Acaso un disparo no es una agresión?

Para que despropósitos de sentencias como esta sucedan tan solo son necesarias, de una parte una ley de protección animal ambigua, antigua, desfasada e insuficiente, tal y como sucede con esta, y de la otra, un magistrado que no tenga el más mínimo interés en castigar determinadas conductas.

En este país necesitamos que los políticos legislen, y lo hagan sin miedo y sin tibiezas, pero también que los jueces entiendan que un animal no es un mero objeto, que es un ser vivo que debe gozar de un respeto, y que para ello hay que saber interpretar correctamente la ley, aunque esta sea ambigua y tibia. En este país hay que reciclar y formar a algunos jueces, pero también a algunos políticos.

Es un verdadero despropósito que en nuestro país existan políticos como Jesús Salamanca, candidato al Senado por la Unidad Regionalista de Castilla y León (por suerte se quedó solo en candidato), que son capaces de mantener un blog en el que el insulto es el hilo conductor de todas sus intervenciones. Insulta al presidente del gobierno, se mofa de su familia, insulta a ministros, y como no, insulta a los animalistas y a todo aquel que no comulga con sus creencias. Mantiene un blog en el que se niega sistemáticamente a publicar aquellos comentarios o cartas que le llevan la contraria, aunque se trate de escritos con una exquisita corrección.

Jesús Salamanca podría estar ahora ocupando un escaño en el Senado. Y tendríamos un Senador que en su blog inserta comentarios como este:

En la cara, en los morros, en el campo o en la ciudad. El victimismo de los galgueros, mal llamados animalistas, no tiene nombre. Cada vez encuentran más gente en contra. Y cada año en Tordesillas habrá más amantes de la tradición y de la cultura para callar sandeces, barbaridades y estupideces animalistas”.

¿Sabrá acaso este hombre lo que es en realidad un galguero?. Pero lo que ya es para nota es el comentario que insertó en un blog Alemán, sin duda pensando que nadie lo iba a conocer, a raíz de unos comentarios sobre el Toro de la Vega. Palabras tan sabias, educadas, elocuentes, y carentes de todo insulto, como estas:

Toro de Vega: arte, cultura, tradición y atractivo. mejor el Toro Vega que gasear judios, como hacía el cabrón de Hitler y la Alemania nazi. ¿O no? Ni lo entendéis ni lo entenderéis nunca. Mejor callaos, antes que hacer el ridículo.
Cincuenta personas contra el Toro de Vega y…¡cada vez menos, aunque más ignorantes! No habéis respetado y no seréis respetados. ¡No lo merecéis! ¿Acaso defendéis el holocausto nazi? ¿defendéis al animal y condenáis a la persona? ¡Joder, qué tropa nazi y desvergonzada!


Afortunadamente no consiguió su escaño. Espero y deseo, por el bien del Senado, que siga sin conseguirlo en el futuro.

Pero aún así el Senado no está libre de contradicciones vergonzantes, de votaciones vergonzosas que responden más a estrategias y mandatos de partido, que al mandato de la razón, el raciocinio, y la ética personal de los senadores. Como sino se entiende el resultado de la votación de la moción que pretendía retirar la categoría de fiesta de interés turístico nacional e internacional a aquellos festejos que maltraten animales o personas.

¿Alguien puede comprender que no se admitan, desde 2006, festejos que maltratan animales como fiestas de interés turístico nacional, y que sin embargo se mantenga tal denominación a todos aquellos, que aún representando un terrible maltrato, obtuvieron su declaración antes de ese año?. Sería algo similar a decir, a partir de ahora no se podrá fumar en ningún bar, sin embargo todo aquel que con anterioridad a la entrada en vigor de la norma hubiere fumado en algún bar, podrá seguir haciéndolo.

Yo creo que legislar es otra cosa. Si se concluye que algo no es bueno, seguirá sin serlo independientemente de cuando se empezó a hacer. Es de sentido común. Aunque ahora me viene a la memoria aquello de que “el sentido común, es el menos común de los sentidos”.

dilluns, 21 de setembre de 2009

Carta abierta a la Sra. Rosa Gil – Presidenta de PDF


Sra. Gil, acabo de leer con auténtico estupor, y debo confesar que con una buena dosis de vergüenza ajena, el resumen que varios medios escritos hacen de su intervención en el programa de radio “el albero” de la cadena COPE.

http://www.tauromaquias.com/2009/08/toreros-que-actuaran-en-las-vegas-no.html
http://perutaurino.blogspot.com/2009/08/los-toreros-que-se-apuntan-las-vegas-no.html

Escritos que estos medios han obtenido de la propia hemeroteca digital de la citada cadena.

http://www.cope.es/hemeroteca/2009/08/07/toros/05-08-09--rosa-gil-toreros-que-se-apuntan-vegas-no-dignifican-fiesta-74007-1

Sinceramente debo decirle que no me hubiese molestado en escribirle si las declaraciones de las que se hacen eco esos medios, las hubiera hecho usted a título personal. En tal caso simplemente hubiera pensado, «ahí va otra persona aficionada a los toros, mal educada y grosera, como nuestro amigo Carlos Herrera».

Sin embargo la entrevista de la COPE fue hecha a Rosa Gil, pero no a la propietaria del restaurante Casa Leopoldo, sino a la presidenta de la Plataforma para la Defensa y Promoción de la Fiesta (PDF), y es precisamente a la presidenta de tal institución a quien dirijo este escrito.

Yo no se si es usted consciente de lo que significa presidir una entidad, en cualquier caso me gustaría hacerle notar que considero de extrema gravedad que la presidenta de la plataforma PDF se desayune en la radio con frases como “…y de los políticos, que todos son unos chupaculos, una indecencia de personajes. Lo que no vamos a consentir es que unos políticos de mierda vengan a estropearnos la Fiesta”.

Mire usted, ya se que la imagen de los políticos, por lo menos la de algunos, está algo denostada, sin embargo creo que una persona medianamente seria y educada, una persona que preside cualquier tipo de institución, no puede permitirse el lujo, o la desfachatez, de insultar públicamente a los políticos llamándolos chupaculos, indecentes y políticos de mierda.

Los políticos son esas personas escogidas de forma democrática, mediante unas elecciones libres y universales, para representar a la ciudadanía en los distintos ámbitos, desde el municipal hasta el europeo. Puesto que han sido escogidos por todos los ciudadanos, estos responden a diversas ideologías y a los más variados intereses, que en definitiva no son más que el reflejo de las ideas, ideologías, y colores de la ciudadanía que acude a las urnas a depositar su voto.

Así pues, esos políticos de mierda, están donde están, porque un buen número de ciudadanos han querido que lo estén. Lamento profundamente que usted considere que los políticos de mierda no sirven adecuadamente a sus intereses, pero creo honestamente que ello no es motivo para que los insulte, es más, creo sinceramente que nada puede motivar un insulto gratuito y público dirigido a nadie, sea político o sea lo que fuere.

Tengo el gran honor, y no puede ni imaginarse lo orgulloso que me siento, de ser uno de esos políticos de mierda, regidor de un ayuntamiento de un pequeño pueblo del Maresme, que presentó una moción para declarar a su pueblo antitaurino y amigo de los animales. Moción que se aprobó en el pleno del ayuntamiento, con los votos favorables de todos los grupos que lo componen (CiU, PSC, ERC e ICV). Algo similar a lo que en Barcelona ya sucedió hace años.

Pueden ustedes como plataforma, y usted en particular como su presidenta, seguir insultando a los políticos tanto como deseen, vomitando exabruptos contra todo aquel que no comulga con sus ideas e intereses, pero no olvide que vivimos en una sociedad rica y plural. Una sociedad que está cambiando y evolucionando a pasos agigantados. Una sociedad que mayoritariamente no quiere ser cómplice de un espectáculo que considera denigrante, tanto para el toro que lo sufre, como para la propia sociedad que lo consiente.

Me ha llamado poderosamente la atención su frase “Si la Fiesta tiene que morir lo hará por ella sola, no hace falta que la matemos antes”. Señora Gil, la fiesta hace tiempo que murió. Murió en el mismo momento en que fueron precisas cuantiosas sumas de dinero de los fondos públicos, desde los municipales, hasta los estatales, pasando por los autonómicos, para mantenerla viva, o mejor dicho, en una agonía constante que no deja de sangrar las arcas públicas año tras año. Sumas de dinero para mantener la diversión, curiosa cuanto menos, de una pequeña parte de la población, para mantener el enriquecimiento de unos pocos elegidos.

Importantes sumas de dinero que una mayoría de ciudadanos preferimos que se dediquen a la sanidad, a la educación, y a la verdadera cultura. Porqué no se engañe usted, la cultura que mayoritariamente la sociedad demanda, no es la de la sangre y el sufrimiento, no es la cultura trasnochada de otros tiempos, es la cultura del respeto a las personas y a los animales, es precisamente la cultura incompatible con expresiones como la de “políticos de mierda”, que a usted parece gustarle tanto.

No menos impactante es el siguiente párrafo extraído de su entrevista :

la Plataforma tiene preparado un manifiesto de personas de valiosa valía cultural y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos

No se engañe usted, por cada persona de valiosa valía cultural, valga la redundancia, y por cada persona de gran peso internacional que apoye la tauromaquia, podremos encontrar como mínimo otros tantos que estén en su contra y aboguen firmemente por su desaparición. El valor de todo personaje es relativo, ya que por mucha valía cultural y peso internacional que tenga, lo verdaderamente importante en una sociedad democrática, es aquello que piensan y sienten de forma mayoritaria los propios ciudadanos.

Ciertamente Barcelona es una ciudad cosmopolita y abierta a todos, yo he pasado 40 años de mi vida residiendo, estudiando y trabajando en ella, y es precisamente por ello que no se entiende que en ella tengan cabida espectáculos anacrónicos y dantescos donde se tortura, y se da muerte públicamente, a un ser vivo.

A los políticos no se si se les caerá la cara de vergüenza a raíz de ese manifiesto que tienen ya preparado, pero le aseguro que a una mayoría de ciudadanos, entre los que nos podemos contar también un buen número de políticos, se nos cae la cara de vergüenza cuando se identifica a nuestro país con la tauromaquia, con el maltrato institucionalizado, permitido y subvencionado a un mamífero. Se nos cae la cara de vergüenza cuando otros países europeos tienen que adoptar los perros que aquí han sido abandonados, maltratados, vejados, y en ocasiones casi asesinados.

Sra. Gil, a una mayoría de ciudadanos se nos cae la cara de vergüenza por estar más lejos que nadie de esa Europa, a la que a veces parecemos no pertenecer, concienciada con el respeto por los animales, con el respeto a la vida, con el respeto a la dignidad que todo ser vivo merece.

Atentamente,

Carles Marco Morellón
Regidor del ayuntamiento de Sant Cebrià de Vallalta por el PSC
Otro político de mierda