diumenge, 15 de novembre de 2015

Vida después de la muerte (o de la vida)


Las personas agnósticas solemos tener un problema con la muerte. En la mayoría de religiones existe la clara creencia de una trascendencia más allá de la muerte, ya sea en forma de reencarnación o de una plácida vuelta al lado de Dios, entendiendo por Dios cualquiera de los nombres que las distintas fes le atribuyen.

Pero a aquellos que más allá del respeto absoluto a los distintos credos, no alcanzamos la fe suficiente como para conformarnos con tales creencias, tal vez por una mentalidad lógica en exceso, o por un escepticismo natural que nos hace dudar de todo aquello intangible e indemostrable, nos surge en ocasiones un desasosiego respecto al final de la vida.

Son los episodios de muertes cercanas, de seres muy queridos, los que suelen desencadenar esos estados de ánimo, o tal vez sería mejor decir de desanimo. Cuando tenía 30 años perdí a mis padres en un accidente de tránsito, 10 años antes había perdido a mi único hermano por una enfermedad coronaria, y tanta muerte cercana me dejó muy tocado, la muerte formaba parte indisoluble de mi vida y no tenía herramientas, o creencias, que me ayudasen a manejarlo.

Fue entonces cuando busqué literatura al respecto y cayó en mis manos un libro de Raymod Moody titulado "más allá la luz". En él se desgranaban experiencias de personas que habían estado durante unos segundos clínicamente muertos y habían sido reanimadas. Desde entonces han aparecido más libros y más testimonios. Desde cardiólogos a neurocirujanos han recopilado experiencias transmitidas por pacientes que cruzaron brevemente el umbral de la muerte, algunas también vividas en primera persona, como el caso del neurocirujano Eben Allexander plasmadas en su libro "la prueba del cielo".

La literatura es cada vez más extensa, y la verdad es que a pesar de mi escepticismo natural cada vez estoy más convencido que eso que llamamos conciencia es una energía que trasciende más allá de la corta vida de nuestro cuerpo mortal. Hay cosas que no se pueden explicar única y exclusivamente desde el punto de vista de nuestro cerebro, que no deja de ser una máquina, muy perfecta sí, muy desconocida también, pero creo que por puro desconocimiento tendemos a confundir el poder de la mente, con el poder de esa energía que todos poseemos y que bien pudiera ser que sobreviviese a nuestro cuerpo.

En fin, no dejan de ser maquinaciones ya que nada se ha podido demostrar, sin embargo creo que vale la pena ver estos dos vídeos. Uno es una entrevista al Dr. Pim Van Lommel , el otro una conferencia reciente de mi querido Dr. Moody, la lectura de cuyo libro me ayudó tanto en momentos muy duros.
 
 
 
 

 
 

dijous, 13 de novembre de 2014

Rajoy, o anhela la independencia de Catalunya, o es tonto

Sí, solo alguien que quiere que el independentismo en Catalunya cobre una fuerza jamás soñada hace apenas cinco años, se comporta como lo está haciendo él y su estimado gobierno.

Cada vez que recurre al Constitucional, ya sea el Estatut, la consulta no plebiscitaria, o la consulta que - siempre según él - no es consulta ni es nada, se suman catalanes al movimiento por la independencia.

Cada vez que aparece él, o su nuevo ministro de justicia - que para su desgracia es catalán aunque solo de apellido - valorando lo acaecido en Catalunya el 9N, crece la desafección de miles de catalanes respecto al Estado español.

Y antes de continuar me gustaría hacer una aclaración que creo obvia, pero muy importante de hacer a tenor del cariz que están tomando los acontecimientos. La desafección de los catalanes no es respecto al pueblo español, muchos catalanes tenemos grandes amigos de fuera de Catalunya, sentimos gran respeto por cualquier persona independientemente de su provincia de origen. La desafección es respecto al estado, a los políticos que gobiernan España.

¿Cómo pueden menospreciar tan alegremente a más de dos millones de personas que quisimos participar en la consulta porque entendimos que manifestar una opinión nunca puede ser un acto ilegal?.

Puede ser ilegal una manifestación claramente xenófoba, o que incite a la violencia de género, porqué sus destinatarios son personas amparadas por unos derechos fundamentales, entendiendo por fundamentales aquellos que son irrenunciables, como el derecho a la vida, a la imagen, o la integridad física, pero, ¿que derecho fundamental ampara a un ente abstracto como el Estado?.

Copio seguidamente una de las reflexiones más lúcidas que he leído recientemente:

"...según el Gobierno español el único sujeto reconocido de derecho es el pueblo español, depositario de la soberanía popular, en tanto que el Govern dice que el pueblo catalán es también un sujeto de derecho que tiene que ser reconocido. Como estamos hablando de entes abstractos no definibles (¿qué es el pueblo español? ¿qué es el pueblo catalán?) es imposible establecer una discusión racional sobre esos términos porque son primeros principios: son hechos que se toman tal cual, sin posible definición por términos anteriores.
La discusión sobre la legalidad de la consulta es en tal sentido y a mi modo de ver completamente inane: obviamente cualquier intento de considerar que el pueblo catalán es sujeto de derecho puede ser ilegal con respecto a las leyes españolas, pero éstas no son principios inmutables y necesarios, sino derivados de la premisa de que es el pueblo español el único sujeto de derecho en el territorio que hoy llamamos España. Por tanto, la cuestión no es tanto de legalidad (obviamente la consulta, según como se formulaba, puede ser ilegal en España) sino de legitimidad: ¿es legítimo que el pueblo catalán intente existir como tal, como una cosa diferente y voluntad de ser al margen del pueblo español?"

Su autor es Antonio Turiel, Doctor en Física Teórica y licenciado en ciencias Matemáticas, investigador del CSIC. Al final no necesitamos de expertos en Derecho, solo es preciso usar el sentido común y la lógica, si se tienen claro.

Comentaba el sábado 8N la situación con un buen amigo que es simpatizante del PP - si ya sé, pero nadie es perfecto - y yo le comentaba que en parte el origen de este desaguisado nace de la injusticia que dimana del pacto fiscal del País Vasco, que Catalunya solicitó y a la que se le negó repetidamente. Le argumenté que algo que se inició en la Edad Media no puede regir nuestros destinos del siglo XXI. Acabó dándome la razón pero me dijo que la solución no era darle a Catalunya el mismo tratamiento que a Euskadi, según él la solución pasaba necesariamente por eliminar ese trato de favor a los Vascos. Casi alucinando le dije que ningún gobierno de España osaría hacer tal cosa con Euskadi. Su respuesta: ya pero no por eso hay que darle a Catalunya lo mismo que tienen los Vascos. Alucinante.

Claro que justamente esa es la misma retórica que constantemente esgrime Rajoy y su gobierno:

- La Constitución no contempla el derecho a la autodeterminación de ningún territorio de España. Por tanto esa consulta no se puede hacer.

- Si quiere usted hacerla proponga un cambio en la Constitución. Pero ya le advierto que mientras yo gobierne la Constitución no se va a cambiar.

Y la verdad es que es realmente difícil que se pueda cambiar en este sentido la Carta Magna ya que parece ser que para ello se requiere el apoyo de dos terceras partes de la cámara baja, y me da en la nariz que siempre habrá más de un tercio en manos tanto de nacionalistas españoles como de aquellos acérrimos defensores de ese ente llamado Estado, cuya maquinaria sustenta altas dosis de injusticia social, premiando a algunos inútiles con una vida regalada y castigando a muchos humildes, algunos muy doctos y letrados, a una vida llena de estrecheces.

Al final como nos gobiernan personas que tienen prácticamente de todo (coche oficial, chófer, secretarios/as, guardaespaldas, chupaculos, etc) pero que carecen del más elemental sentido común y además creen que la lógica solo es de aplicación para extrapolar resultados electorales, siempre acaban remitiéndose a la ley, y todo ello solo nos lleva a un escenario posible: una declaración unilateral de independencia previas elecciones catalanas en clave  plebiscitaria. Es decir, al peor de todos los escenarios posibles.

¿No sería más lógico plantearse si realmente es legítimo que el pueblo catalán pueda expresar libre y democráticamente su voluntad?. Así lo hicieron en Escocia, y todavía forman parte del Reino Unido. ¿Porqué tanta cerrazón?.

Definitivamente parece que Rajoy anhela la independencia de Catalunya. Aunque a lo peor solo es un pobre tonto mal aconsejado, y digo a lo peor porque al fin y al cabo es quien dirige el Estado al que de momento pertenecemos.


Que Dios nos coja confesados. Tenemos por delante unos meses que causan vértigo.

dimecres, 25 de juliol de 2012

Un excelente blog

Hay un tiempo para cada cosa. Un tiempo para el activismo, ya sea político, animalista, o el que sea, y un tiempo para la reflexión. Hay un tiempo para escribir, para comunicar sentimientos, ideas, anhelos, y también un  tiempo para la lectura, para el análisis, para la interiorización.
Tuve un fugaz paso por la política municipal, simultaneado con el activismo animalista, y muy espoecialmente con el antitaurino. Fueron pocos años, apenas cuatro, sin embargo fueron muy intensos. Entregué lo mejor de mi, porqué para no hacerlo, es mejor no iniciar nada.

Un buen número de mociones al pleno municipal, algunas preguntas, un montón de escritos en la revista de la agrupación, horas y horas invertidas en el web del grupo municipal, en la preparación de la campaña electoral. Acciones de lobby para la abolición de las corridas de toros, y escritos, decenas de escritos, de réplicas y contraréplicas.

Mi lucha antitaurina culminó de forma feliz, con la abolición de las corridas de toros en Cataluña. Aunque la felicidad era agridulce. Mucho trabajo por hacer todavía. Demasiados toros siguen siendo salvajemente torturados en plazas de fuera de Cataluña, y en nuestra misma tierra algunos todavía se enfrentan a festejos llamados tradicionales que, si bién no concluyen con la muerte del animal, si infringen un sufrimiento al astado.

También agridulce fué el final de mi etapa política. Perdimos un regidor, el tercero, sin embargo se consiguió un cambio de gobierno municipal. Ese tercero casualmente era yo, perdí mi acta de regidor, y en consecuencia podía seguir estando, pero en absoluto decidiendo ni organizando. Así pues se acabó bajando el telón.

Y cuando volvió a subir me encontré tranquilo y en paz. Tranquilo porqué tenía tiempo, y en paz porqué cuando tocaba lo di todo. Así que para el nuevo acto que empezaba decidí que en él no habría lugar para ningún activismo, solo mi familia y mi empresa, y ¿por qué no?, también tiempo para mi.

Y en ello estoy, leyendo tanto, que hasta me olvidé de escribir en mi propio blog.

Me gustaría recomendar la lectura de un post aparecido en uno de los blogs que visito asiduamente. Se trata de un blog cuya temática principal versa alrededor del agotamiento del petroleo y del propio agotamiento del BAU (Business As Usual). Su autor es un científico del CSIC, licenciado en física y matemáticas que aboga por un cambio en la forma de explotar los recursos naturales.

Sin embargo este post que recomiendo, aunque recomiendo la lectura de la mayoria de entradas del blog en cuestión, trata sobre la resignación de las personas ante esta crisis fraudulenta. Un execelente retrato de la situación que vivimos actualmente. Un post excelente:

http://crashoil.blogspot.com.es/2012/07/resignacion.html

dilluns, 16 d’abril de 2012

El Rey de la crueldad

Desde luego no es necesario ser rey para matar elefantes, tan solo hace falta tener dinero y ser cruel. Para matar a cualquier ser vivo se necesita una cierta dosis de crueldad. La dosis va subiendo a medida que subimos en la pirámide del reino animal. Así, para matar a un gato hay que ser un poco más cruel que para hacer lo propio con una lagartija. No digo que sea más justificable una muerte que otra, para mi ambas carecen de justificación, pero todos pueden comprender que para el asesinato de un mamífero, no ya por su tamaño, sino por su cercanía biológica al ser humano, se necesita una dosis más alta de crueldad que para hacerlo con un reptil de sangre fría.

Todo el mundo coincide en que matar a un ser humano es deleznable y totalmente condenable, las leyes así lo contemplan. La unanimidad se rompe cuando hablamos de animales.

Unos justifican la muerte de toda esa variedad de animales que sirven de alimento, ya que entienden que su muerte es necesaria. Otros justifican la muerte de aquellos animales que, como el toro, sirven para hacer gozar al respetable. Para ello desarrollan una compleja descripción del arte y la estética, en que lo único que no cuenta es el dolor y la angustia que siente el animal: todo por el espectáculo.

No me voy a entretener en analizar o discutir ni a unos ni a los otros, ni siquiera voy a hablar de la caza en España, ni a tocar una triste y desgarrada  balada por aquellos canes que dejaron de ser útiles a su dueño cazador, lo he hecho en muchas ocasiones. Hoy solo quiero centrar mi atención en un grupúsculo concreto de personajes, aquellos que disfrutan y pagan para poder abatir una pieza de las grandes.

Y es que para matar elefantes no sirve ni la excusa de la alimentación ni la del espectáculo. Matar elefantes se hace en “petit comité”, sin espectadores. Es prácticamente un goce solitario. Y debe producir placer en aquellos que lo hacen, puesto que para ello han tenido que pagar sumas astronómicas de dinero y desplazarse muchos kilómetros a un país, el único, que permite todavía la caza de un animal protegido en el resto del mundo.

Con un cerebro de 5 kg, el cerebro del elefante es el más grande de los animales terrestres. Se le atribuyen una gran variedad de comportamientos asociados a la inteligencia como el duelo, altruismo, adopción, juego, uso de herramientas, compasión y autorreconocimiento. Los elefantes pueden estar a la par con otras especies inteligentes como los cetáceos y algunos primates.



Pues a eso se dedica el rey de España, a asesinar mamíferos inteligentes. Desde luego no es mi rey, puesto que yo no lo voté, pero es el que figura como rey de mi país. Y no me gusta que aquél que dicen representarme sea tan cruel, egoísta y despiadado como para disfrutar asesinando elefantes.

No es la primera vez que se le conocen aventuras de este tipo, recordemos al tristemente famoso oso Mitrofan. Siempre se ha sabido de sus cacerías por algún incidente, ya que estas se realizan dentro de la categoría de viajes privados de su majestad. A saber cuantas muescas tiene su majestad en la culata de la escopeta de matar elefantes. Estoy seguro que él siempre ha sabido que estas actividades de su agenda privada causarían gran repulsa entre un buen numero de ciudadanos, es por ello que siempre lo hace con sigilo, viajando en avión privado y sin ningún tipo de publicidad. Pero es que no puede evitarlo, le causa placer asesinar animales.

Cualquier persona “normal” que en su más tierna juventud, como le pasó a él, matase a su hermano cuando “jugaba” con un arma, tendría tal trauma que sería incapaz de volver a empuñar un arma. Pero él no, él es diferente. Y esa diferencia es lo que a mis ojos lo incapacita para representarme.

Se ha armado un considerable revuelo sobre su actitud poco solidaria con esos jóvenes parados que dijo no le dejaban dormir. Se está hablando sobre el dinero que le ha costado esta cacería y sobre si este sale de las arcas del estado o de su bolsillo, como si todo lo que tiene no hubiera salido en realidad de nuestros bolsillos. Solo hay que recordar que cuando lo ascendieron al trono no tenía absolutamente nada.

Pero de toda esta historia, a mi personalmente, lo que más me duele es la muerte de ese pobre elefante. Ese elefante no tenía que haber muerto, y España no merece tener como rey a una persona tan cruel como para haberlo matado. 

Quiero una república. Quiero poder votar en las urnas a quien se supone me representa.


dijous, 29 de març de 2012

On són els meus diners, President Artur Mas? / ¿Donde está mi dinero, President Artur Mas?

Video-carta oberta al President que val la pena escoltar i analitzar, la podeu escoltar en Català o Castellà.

Video-carta abierta al President que vale la pena escuchar y analizar, la podeis escuchar en Catalán o Castellano.

Part I (Català)


Part II (Català)


Parte I (Castellano)


Parte II (Castellano)

divendres, 6 de gener de 2012

Tauromaquia y sociedad: tras la abolición en Catalunya

Aqui os dejo este magnífico vídeo, lleno de esperanza e ilusión, producido por la Fundación Franz Weber. Espero y deseo que esa lucha que culminó con la abolición de las corridas de toros en Catalunya, haya prendido esa llama que se extienda por todos los territorios donde todavía se causa sufrimiento a un ser vivo para disfrute de algunos y enriquecimiento de unos pocos; sufrimiento que por ser totalmente evitable, por ser gratuito, es todavía mucho más cruel y alejado de la ética más elemental.

Este vídeo me ha retrotraido a esas fechas en que la ética venció a un extraño concepto de la estética, a esos días en que en el Parlament de Catalunya se escucharon verdaderas clases magistrales de ética, filosofía, derecho y también biología. Esos días en los que cayeron tópicos tan inverosímiles como el de que el toro no sufre. Lloré de alegría aquel día en el Parlament, y hoy, al visionar este vídeo me he vuelto a emocionar.

Gracias a todas las personas que firmaron en apoyo de la ILP, y gracias a todas las que siguen trabajando activamente para ver desaparecer esta salvajada vestida de luces y colores. Gracias Franz Weber, Leo, Anna, Ale, y tantas y tantas personas comprometidas. Un abrazo!

dimecres, 14 de desembre de 2011

Uno de los vídeos más duros que he visto recientemente

Y es duro por la dramatización que se muestra, pero sobre todo porqué esta "ficticia" dramatización es perfectamente posible con los actuales cánones éticos en que nos tiene inmersos esta sociedad.

Es vomitivo, dan ganas de llorar, de gritar, de golpear la mesa, pero sin embargo situaciones demasiado similares a esta dramatización se estan produciendo a diario en todos los rincones de este mundo que entre todos hemos construido, de esta basura que estamos dejando como legado a nuestros hijos e hijas.

El enlace al vídeo me lo pasó mi mujer sin explicarme de que se trataba. Ya a mitad del visionado me temía lo peor, al acabarlo de ver se me humedecieron los ojos. Seguramente me hago viejo y cada vez me cuesta más controlar mis emociones, o tal vez por maduro, vivido, experto, o como preparándome cada vez más para el tránsito final, cada vez soy más humano, más intolerante con la injusticia, con la crueldad, con el egoísmo, y con un tipo de sociedad a la que cada vez le voy tomando más asco y aversión.

Efectivamente cabe preguntarse ¿en que nos hemos convertido?


dijous, 1 de desembre de 2011

Más allá de los mensajes ocultos de OZ, hay verdades que no se explican en los libros

Vale la pena invertir casi dos horas en ver este vídeo. Más allá de la probable anécdota sobre los mensajes ocultos en la obra original (no la película) del Mago de Oz, este vídeo nos decubre una realidad que dificilmente nadie nos va a explicar. Un visionado imprescindible para economistas, políticos y para toda persona que quiera ver más allá de lo que nos quieren hacer creer.


dimarts, 29 de novembre de 2011

"¿Qué pasará cuando los sacrificios no acaben con la crisis?"

http://www.publico.es/dinero/409155/que-pasara-cuando-los-sacrificios-no-acaben-con-la-crisis

Uno de los análisis más lúcidos que he leído recientemente, y que explica de forma clara lo que está pasando últimamente en Europa con los mercados y los políticos.

Porqué llevamos ya años de ajustes y recortes, y lejos de mejorar la cosa empeora a diario. Y además somos tan ilusos y tan bobos que premiamos a los recortadores con una victoria aplastante en Cataluña.

Si seguimos así, dentro de unos meses acabará por morir una gran parte del tejido empresiarial, de las pequeñas y medianas empresas de este país, que ahora ya están tocadas de muerte por un drástico descenso de ventas y con el sector bancario, como siempre, pensando en lo suyo y dando la espalda al moribundo.

diumenge, 13 de febrer de 2011

A ran de les declaracions del president de l’ACM sobre gossos, gats, i la llei de protecció d’animals

Quina manca d’imaginació, quina manca d’empatia. Hi ha crisi, no ens arriben els diners...matem els gossos de les gosseres.

Entenc que no digui “matem els avis” per tal d’estalviar despesa, però el que no entenc és que si s’atreveixi a dir-ho dels gossos i gats que han estat abandonats, que ja han patit en carn pròpia la crueltat i l'egoisme de l’esser humà.

Sobre tot no cerquem altres solucions, no cerquem les arrels del problema. Que no se’ns acudeixi perseguir i castigar aquells que fan negoci fent criar els seus gossos sense control. No investiguem l’origen d’aquells cadells tan macos que venen a les botigues, no fos cas que descobríssim que a països de l’est tenen fabriques cruels de falses i passatgeres il•lusions d’infants amb pares irresponsables.

No pensem primer en l’esterilització obligatòria, en el xipat obligatori, en que les multes serveixin per el manteniment d’aquests pobres animals fins que una família els adopti, no pensem en multar de veritat, però de veritat i amb duresa, els casos de maltractament i abandonament.

Tampoc pensem en establir canals de col•laboració entre els ajuntaments i les protectores d’animals, no home no, que això dona feina, i de feina i mals de cap ja en tenim prou, és més fàcil matar, segurament –fent les coses bé- no és més econòmic, però si més fàcil. Per arribar a aquesta conclusió no s’ha de fer servir gaire el cervell.

Sento vergonya de veure com un representant dels ajuntaments catalans converteix un greuge polític i institucional –la manca de recursos dels ajuntaments per fer front a totes les competències que els fan assumir sense dotar-los de recursos adients- en una teoria de la derogació de la llei de protecció animal catalana.

Necessitem urgentment responsables politics amb més cervell i una mica més de sensibilitat i empatia vers els essers vius. Necessitem responsables politics que deixin de banda el full de càlcul i pensin amb el cap i el cor, i no tan sols amb la cartera.

dissabte, 11 de setembre de 2010

Harto ya de estar harto!

Por multitud de pueblos de nuestra geografía nacional se siguen organizando festejos de alto riesgo basados en la suelta de uno o varios toros, llamados encierros, o encierros en el campo, donde sigue muriendo y accidentándose gente.

Durante estas últimas semanas raro es el día en que alguna persona no resulta herida de diversa consideración, o muerta por asta de toro o por un traumatismo grave.

A un empresario que tiene cinco trabajadores en una oficina, donde el mayor peligro es que una mosca despistada le impacte en la cara a alguno de ellos, se le obliga a gastar una ingente cantidad de dinero en un plan de prevención de riesgos laborales.

Y yo pregunto, ¿acaso el ganadero invierte un solo euro en un sistema de prevención de riesgos?, ¿lo hace el ayuntamiento que organiza el evento?

A todos los ocupantes de un automóvil nos obligan a llevar el cinturón de seguridad para minimizar riesgos en caso de colisión, al tiempo que los motoristas y ciclistas deben ir obligatoriamente equipados con un casco.

Y yo pregunto, ¿están obligados cuantos corren ante el toro, so pena de multa en caso de incumplimiento, a utilizar cascos o dispositivos que minimicen las lesiones en caso de alcance por parte del toro?

A cuantos somos fumadores se nos invita de forma constante y tozuda a que abandonemos ese hábito tan poco saludable que nos puede llevar a la muerte, o lo que es peor, a un gasto extraordinario para la sanidad pública, esa que pagamos entre todos, y a la que sin duda contribuimos los fumadores con los abusivos impuestos que pagamos con cada cajetilla. Es una especie de “tour de force” psicológico con los fumadores, muchos de los cuales acaban por intentar abandonar el hábito bajo el influjo de un grave sentimiento de culpabilidad inducido.

Y yo pregunto, ¿han sido advertidos corredores y espectadores, de forma insistente y machacona, llegando a la más extrema manipulación psicológica, de los riesgos que puede implicar para su salud y su propia vida la asistencia a tales acontecimientos, digamos, festivos?

Los alpinistas y deportistas en general están obligados a federarse y a pagar un seguro que cubra los gastos médicos en caso de accidente.

Y yo pregunto, ¿están los corredores y asistentes a los encierros obligados a estar federados?, ¿pagan los que corren ante el toro algún seguro obligatorio de accidentes?.

Obviamente las repuestas a todas mis retóricas preguntas son negativas. Como dice aquella letra del tema vagabundear, “Harto ya de estar harto, ya me cansé de preguntarle al mundo por qué y por qué”.

Y es que parece que en todo cuanto rodea al toro no existe la más mínima lógica.

Los toreros ponen en riesgo su vida. Los corredores en los encierros ponen en riesgo su vida. Muchos espectadores, aún sin ser conscientes de ello, ponen en riesgo su vida. Y todo ello sin medios de prevención de riesgos, al contrario, el torero cuanto más se acerque al toro y más riesgos asuma, más vitoreado.

Y no es que el toro sea un asesino en potencia. No nos confundamos, es un mamífero herbívoro. Pero claro es que pesa más de 400 kilogramos, y además tiene cuernos. Cuernos que utiliza para defenderse cuando se siente intimidado o acosado, aunque si encuentra unos matorrales corre a esconderse, y si ve campo por delante, no duda en huir.

Y ya no voy a hablar de ética, para que no me acusen de repartir carnets de ética, ni tampoco lo haré de sufrimiento del toro, porqué la mayoría de aficionados parece no verlo, e incluso muchos lo niegan vehementemente, eso sí, sin ninguna base científica en sus negaciones.

Pero lo cierto es que mueren personas, otras quedan tullidas de por vida, y las hay que sufren graves lesiones que requieren de intervenciones quirúrgicas urgentes y meses de convalecencia.

Sinceramente creo que las autoridades de este país deben hacer algo para evitar ese alto precio en vidas humanas y todo ese sufrimiento a las familias de las víctimas y heridos. Lo hacen para evitar los accidentes laborales, para evitar los accidentes de tráfico, para evitar las muertes prematuras por tabaquismo. ¿Porqué no hacerlo también con la tauromaquia y esas fiestas populares tan sangrientas?.

Lo agradeceríamos muchos ciudadanos que no entendemos como tales actos se permiten e incluso subvencionan. Lo agradecerían muchas madres y padres que ven a sus hijos arriesgar la vida por una tradición o una incomprensible diversión, o por demostrar una extraña hombría que, todo sea dicho de paso, quedó enterrada por la gente normal al tiempo que aquél machismo ya caduco que imperó en otros tiempos.

Ah!, se me olvidaba, seguro que el toro también lo agradece.



Relación de los últimos fallecidos en las fiestas de este verano:

9 de septiembre de 2010 - Una mujer de 48 años muere en Arganda del Rey al asomarse por la talanquera del recorrido del encierro y ser envestida por un toro rezagado.

8 de septiembre de 2010 - Un hombre de 70 años muere tras ser embestido por un toro en las fiestas de La Losa (Castellón)

1 de agosto de 2010 - Un toro embolado mata a un hombre de 46 años en Godella (Valencia). Le seccionó el cuello una anilla sujeta al cuerno del animal

3 de julio de 2010 - Muere un vecino de San Sebastián de los Reyes (Madrid) de 19 años corneado por un toro en los encierros de Fuentesaúco (Zamora)

25 de julio de 2010 - Un novillo mata a un hombre de 65 años en Hellín (Albacete) durante un encierro
 
La relación de heridos de diversa consideración del último año, contando con los famosos San Fermines, sería un verdadero rosario.

divendres, 3 de setembre de 2010

Un país de chulos, violentos, crueles y descerebrados

En más de una ocasión, viendo en las noticias como se comporta una turba enfurecida de personas de algún país Islámico, he oído términos despectivos hacia su forma de proceder, respecto de la forma de exteriorizar sus sentimientos y sus creencias.

Ciertamente hay en nuestro país muchas personas que se creen moralmente superiores. Legitimadas plenamente para criticar a aquellos por su proceder tumultuoso y borreguil. Y no seré yo quién intente disculpar la violencia gratuita o ese lenguaje corporal más propio de hombres prehistóricos que se puede apreciar en los reportajes, pero si recomendaría a más de uno que antes de hacer notar la paja en el ojo ajeno, tenga a bien examinar la viga del suyo propio.

Y es que viendo imágenes de cómo año tras año se comportan algunos españoles en parajes que ya forman parte de la vergüenza colectiva de nuestro país, como los encierros en el campo de Galápagos (Guadalajara), o el toro alanceado de la Vega en Tordesillas (Valladolid), uno no puede por menos que establecer ciertas comparaciones y similitudes. Y he citado dos ejemplos, conocidos ampliamente, por no querer citar tantos y tantos pueblos donde tienen por costumbre emprenderla a patadas y puñetazos con vaquillas o becerros, con verdaderos preadolescentes de toro, e incluso donde chavales sin experiencia los perforan una y otra vez por cualquier sitio.

Algún lector avezado, llegados a este punto, me querrá espetar que no es comparable la pública lapidación de una mujer, o el apaleamiento hasta la muerte de dos adolescentes confundidos con ladrones, con la tortura de un toro perseguido e instigado con vehículos de todo tipo y recibiendo toda suerte de golpes, o la de otro perseguido también por una turba a caballo y a pié, eso si, armados ellos con unas lanzas de más de dos metros. Ciertamente la especie del torturado y asesinado no es la misma, pero no tengo duda de que las connotaciones violentas son idénticas, y el componente de aborregamiento también. Es evidente que una sola persona, sin el soporte de otras muchas igualmente cegadas y jaleadas mutuamente, no se atrevería ni a una cosa ni a la otra.

Pero es que tampoco hay que ser muy agudo para entender que la violencia engendra violencia. Que la permisividad, y porqué no decirlo, la promoción pública también, de espectáculos y fiestas en que se maltrata hasta la muerte a un ser vivo, son un caldo de cultivo excelente para alimentar otros comportamientos violentos, para justificar que determinada violencia es lícita, para elevar el umbral de lo permitido hasta un nivel peligroso.

Solo así puede entenderse lo que ha sucedido en Sacedón (Guadalajara), donde unas doscientas personas que participaban en otro de esos encierros en el campo, han estado a punto de linchar a tres activistas de Igualdad Animal que desplegaron una pancarta contra este tipo de “fiesta”, y a dos periodistas de Telecinco que cubrían la noticia. Los dos Guardias Civiles presentes en el lugar se tuvieron que emplear a fondo para que una turba de borregos enloquecidos no causase mayores males a esas personas. Tanto los reporteros (a uno de ellos lo tiraron por un terraplén de unos 100 metros) como los activistas, sufrieron daños físicos, además de insultos y daños en uno de los vehículos.

Eso es lo que tiene elevar el umbral de la violencia permisible, que hay personas que se confunden y se creen que todo el monte es orégano. Porqué realmente viendo esas imágenes de un intento de linchamiento público en Sacedón y la de los dos adolescentes de Sialkot (Pakistán) apaleados hasta morir, a uno le queda la sensación de estar viviendo dos historias de similar calado, eso si, con una diferencia, a los jóvenes Paquistaníes los confundieron con unos atracadores a mano armada, a los activistas y reporteros de Sacedón los atacaron por hacer uso de su libertad de expresión, por mostrar una pancarta con su disconformidad, y por dar cobertura informativa al acto.

Las imágenes de Sialkot han indignado y angustiado a los pakistaníes, que se preguntan si años de descuido por parte del Estado han brutalizado a la sociedad.

Aquí debiéramos preguntarnos si años de promoción pública de corridas de toros y fiestas en que se tortura y mata a un ser vivo, no han contribuido también a brutalizar a una parte de la población. O eso, o es que realmente vivimos en un país de chulos, violentos, crueles y descerebrados, que no dudan en utilizar la violencia cuando carecen de argumentos, o capacidad para esgrimirlos de forma civilizada, y sobre todo, cuando se sienten respaldados por unos cuantos más de su misma catadura moral.

Espero que sea lo primero, pues tiene solución: legislar para abolir ese tipo de divertimentos. Si fuese lo segundo, solo cabe esperar que las nuevas generaciones sean más cerebrales y menos violentas. Claro que para conseguirlo habrá que esmerarse en la educación de los jóvenes, entre otras cosas, no lanzando mensajes contradictorios que los confundan. En consecuencia también sería deseable abolir y prohibir ese tipo de festejos incomprensibles en la época que estamos viviendo.

Es decir, que al final, sea cual fuere el problema de este país respecto a las conductas violentas y descerebradas de algunos, la solución siempre parece pasar por lo mismo: no permitir espectáculos públicos donde se maltrate a un ser vivo, sea de la especie que sea. Legislar para dejar claro que la violencia gratuita hacia cualquier ser dotado de vida no es tolerable, no es ética, y es condenable.