dissabte, 23 de setembre de 2017

¡Basta ya de mentiras!

Desde el gobierno de España se está llevando a cabo una vergonzosa campaña de intoxicación respecto a la educación en Catalunya.

Tanto en distintos medios de comunicación plenamente afines al gobierno del estado, cómo el propio presidente del gobierno en alguna de sus intervenciones está afirmando que, en Catalunya, en las escuelas, se está manipulando a los niños.

Alguna cadena, creo que fue Tele5, exponía imágenes de niños ayudando a adultos a pintar pancartas, mientras se hablaba de la manipulación en la educación Catalana.

Tengo cuatro hijos, con edades comprendidas entre los 25 y los 12 años. Han estudiado tanto en colegios concertados cómo públicos. Entre los cuatro hemos tenido relación con colegios de Barcelona, Sant Cebrià de Vallalta, Sant Iscle de Vallalta, Arenys de Mar y Sant Pol de Mar. Y en ningún caso, repito, en ninguno, ha existido la más mínima manipulación o adoctrinamiento por parte de ninguno de los centros ni docentes.

Estudiar que, durante unos obscuros años, que parecen querer volver en alguna medida, se persiguió la cultura y la lengua catalana, no es ningún adoctrinamiento, simplemente es hacer honor a la verdad. Si en otras comunidades no se explican determinados sucesos no implica que explicarlos represente manipulación alguna.

Yo sí fui adoctrinado, descarada y maquiavélicamente influenciado. Tengo todavía muy vivas en la memoria, a pesar de haber pasado más de 40 años, las clases de FEN (Formación del Espíritu Nacional), en que un profesor, falangista de pro para más señas, nos explicaba las grandezas de Franco y su ejército cuando liberó España de los rojos.

Seamos serios, por favor. Si hay jóvenes independentistas será porqué también hay padres y madres independentistas. La escuela no tiene tanta capacidad de abducción en los jóvenes. Somos los padres los que tenemos todas las herramientas para forjar creencias y actitudes en nuestros hijos, nuestras actitudes y nuestros comentarios calan muy hondo en ellos, incluso aunque parezca que ni nos escuchan . Los padres y madres también educamos. Para ser más exacto diría que los progenitores básicamente educamos en valores y las escuelas nos ayudan en ello solo en parte.

Por otra parte, afirmar que un jóven solo puede llegar a ser independentista a causa de una manipulación, es negarle su capacidad de libre decisión y pensamiento. Ya basta de mensajes paternalistas. Los jóvenes también piensan, discuten, analizan y deciden. 

Vivimos unos momentos en que el gobierno está mintiendo descaradamente para poder encontrar coartadas ad-hoc para sus actos. Decir que estos últimos días en Catalunya ha habido manifestaciones “tumultuarias” es faltar descaradamente a la verdad, a no ser que por tumulto se entienda gritar consignas, cantar, bailar, aplaudir y silbar. Si así fuere, créame Sr. Rajoy, toda manifestación es tumultuaria.

Qué asco, de verdad, que hartazgo de intoxicación. Están consiguiendo que personas que jamás se han planteado la independencia de Catalunya como una opción empiecen a tener ganas de perderlos a ustedes de vista, no a los españoles, a su gobierno.

Lo dije en un post anterior, en noviembre de 2014, bajo el título de “Rajoy, o anhela laindependencia de Catalunya, o es tonto”. Tras casi tres años de gobierno, aquellas reflexiones siguen por desgracia igual de vigentes.

Créame Sr. Rajoy, va usted a pasar a la historia como el peor presidente de gobierno de España, y le aseguro que tiene su mérito, ya que los anteriores habían puesto el listón muy alto.


Qué vergüenza y que pena.