divendres, 23 de juliol de 2010

Carta abierta a mundotoro a raíz de la publicación de su artículo “Pero qué golfos sois”

Señores de mundotoro es necesario tener muy poca vergüenza y una elevada dosis de irresponsabilidad, amén de otras “gracias”, como un mínimo sentido de la ética periodística, para insultar a todo un colectivo, en este caso a todos cuantos formamos parte del PSC, llamándonos “golfos” por el hecho de que nuestros diputados y diputadas vayan a poder ejercer su libertad de voto el miércoles 28 en la votación de la ILP PROU.

El texto entero del artículo editorial es un dechado de virtudes periodísticas, pero quiero destacar por encima de otras consideraciones todo lo referente al PSC, y muy especialmente cuanto dedican a nuestro diputado David Pérez.

Empezaré por la frase que cierra el escrito, y cito textualmente, “Socialistas del PSC, sois unos golfos”. La frase me retrotrae al discurso de Carlos Herrera en el auditorio Lope de Vega de Sevilla, en abril de 2009, cuando tildó a todos aquellos que luchamos por la abolición de la tauromaquia de “golfos”, amén de otras lindezas que me voy a ahorrar en esta ocasión.

¿Pero como se atreven insultar de esta manera a tantas personas?. ¿Es que no les han enseñado unas mínimas reglas de educación en la carrera?, ¿o simplemente es que se han ofuscado?.

Llamar golfos públicamente a los integrantes de un partido político por el mero hecho de haber discutido y dilucidado su postura ante un tema que no aparece en ningún acuerdo congresual ni en ningún programa electoral, me parece cuanto menos una tanto aventurado. Se me antoja una pataleta estéril por no haber sabido digerir un acto de normalidad democrática. Pero es que la normalidad democrática hay que digerirla y hay que aceptarla. Puede gustar más o menos, pero es que la democracia tiene estas cosas.

Más sangrante si cabe es el trato que dispensan a David Pérez. A estas alturas nadie dudará que las tesis de David y las mías, o las de otros socialistas, no son en absoluto concordantes en este tema. Pero créanme que se me revuelven los intestinos al ver como lo vilipendian públicamente.

David Pérez ha luchado por aquello en lo que ha creído, y lo ha hecho con todas sus fuerzas, doy fe. Se deben creer muy graciosos poniéndole el mote de “Pinocho Pinochote David”, y tildándolo de mentiroso y vendido, pero están cometiendo una gran injusticia con una persona que, como cualquiera, habrá podido cometer errores, pero que evidentemente no puede ser acusado de no haber dado la cara por ustedes y por cuantos como ustedes tienen intereses económicos en la continuidad de la tauromaquia.

Sepan que aún teniendo puntos de vista distintos, aún defendiendo posturas contrarias, siento un profundo respeto por David, y considero intolerable el trato que le dispensan. Creo que le están haciendo un flaco favor a su fiesta con este tipo de manifestaciones públicas. Y también creo, aunque sé que David no lo compartirá porqué es sin duda un hombre de convicciones, que se equivocó de compañeros de viaje.

Ustedes sí han confundido los “collons” con la mala educación, del mismo modo que confunden la normalidad democrática, la pluralidad y la libertad de voto con una especie de maquinación judeo-masónica para finiquitar la “fiesta”.

No se confundan, la fiesta no la va a matar ni David Pérez, ni el PSC, ni ningún partido político, ni siquiera aquellos que lo intentamos con todas nuestras fuerzas desde hace años; la fiesta la matan ustedes mismos, porqué solo ustedes son capaces de arremeter y pisotear incluso a aquellos que más han luchado por defenderla.

Pero tampoco se preocupen, porqué la fiesta murió hace ya muchos años. El avance ético de la sociedad la mató en Canarias y también en Cataluña, ahora solo pretendemos que esta muerte quede escrita en la ley Catalana, porqué no olvidemos que la ley también tiene un componente educativo, y no queremos que nuestros hijos alberguen duda alguna sobre la ética de sus padres.

Estoy convencido que también la tienen muerta en otros rincones de nuestra geografía, pero la mantienen comatosa a base de subvenciones y dinero público. No duden que lo que el miércoles pase en Cataluña tendrá una continuidad en otros lares, supongo que en cada lugar buscarán un cabeza de turco para cargar sobre él su frustración, igual que hacen en Cataluña con David Pérez y con el PSC.

Atentamente,

Carles Marco
Un golfo del PSC

9 comentaris:

jordi ha dit...

Ets genial Carles jajajajajajajajajajajaja

Anònim ha dit...

Estimado Carles,
Salir en defensa de un compañero de partido, quien defiende una posición favorable para con la tauromaquia, simplemente por el hecho de no tolerar que se insulte a quien ejerce su libertad de expresión de forma racional y educada, muestra, como es habitual en ti, una gran valía, ya no sólo como persona, sino como político demócrata convencido.
Espero que cunda el buen ejemplo, en especial entre algunos de los aficionados a la tauromaquia, pues, lamentablemente y en mi opinión, dan muy mal ejemplo de civismo y democracia en una Sociedad cuyo objetivo debería ser, entre otros, progresar en valores exentos de violencia, tanto verbal como física e independientemente de si el receptor de dicha violencia es animal humano o animal no humano.
Un abrazo,
Eugenia S.

Jordi ha dit...

No deja de sorprenderme su calidad Carles.
Siempre que veo un artículo suyo me lanzo a leerlo,estoy muy harto de politicuchos del tres al cuarto y usted es como la alcaldesa de mi pueblo la escepción que confirma la regla.
Dice a favor de su persona y mucho el hablar de un miembro de su partido de la forma que lo hace a sabiendas que es todo lo contrario de usted.

Gracias y mil gracias por tener la oportunidad de leerlo.

Un abrazo desde el alma

Carles Marco ha dit...

Muchas gracias por por vuestros amables comentarios: Siempre he creído que lo cortés no quita lo valiente. Se puede disentir, pero es necesario respetar, en caso contrario toda disquisición es estéril. Saludos!!

Silviacas ha dit...

¡Fantásticas tus palabras, pero además es que estoy completamente de acuerdo contigo. David Pérez y yo estamos en posturas encontradas pero lo incomprensibles de los defensores de las corridas arremtan de esa manera contra la persona que les ha defendido a capa y espada enfrentándose a sus propios compañeros. PUes si, tienes razón se ha equivocado de compañeros de viaje. Y es que no podemos encontrar calidad humana ni educación en quienes del maltrato hacen una diversión y encima la llaman cultura.

Mª Jesús. ha dit...

En Canarias no se abolieron los toros. Cuando se aprobó la ley de protección animal en el 91 ya no había toros. E incluso, en el texto de dicha ley, no aparece por ninguna parte la palabra toro. Todo el mundo sabe, que la idea era acabar con las peleas de gallos. Actividad que sigue vigente en Canarias.

Y decir, que la abolición de las corridas de toros es una cuestión de educación, es para partirse de la risa, cuando los mismos partidos políticos fomentan el toro embolado,ensogado y todos tipos de festejos con toros en la calle. Si usted habla de ética y de educación (no sabía que ustedes repartían los carnets de ética) debería usted explicarle a la sociedad y a sus hijos, cómo sigue en un partido que apoya y vota por el blindaje de los correbous, como "fiesta de la CULTURA catalana" con el silencio de ustedes, y de todos los animalistas que permanecen en el más absoluto en los silencios. Es decir, que SU partidos, y SUS amigos están llamando CULTURA a los que ustedes dicen que es un salvajismo.

Carles Marco ha dit...

Mª Jesús, en Canarias se abolieron las corridas de toros, lo hizo la propia sociedad canaria, y posteriormente se reflejó en la ley. Y sí, reflejarlo en la ley es una cuestión de educación, se ria usted o no se ria. Y no, yo no reparto carnets de nada, pero hay valores, como la ética, que son universales, y hay principios éticos que son universalizables, como el de no causar daño. No me lo invento yo. No soy yo quién dice lo que es o deja de ser ético, para ello ya hay catedráticos de ética.

Los motivos por los que una persona simpatiza o milita en una fuerza política son siempre multifactoriales. Si toda persona solo militase en aquél partido político que cubriese al cien por cien sus expectativas y deseos, existirían tantos partidos políticos como personas.

No le voy a explicar todos los motivos por los que estoy donde estoy, porqué me extendería más de lo que seguro que usted está dispuesta a leer, y yo a escribir para usted, sin embargo debe saber que las personas que están en un partido político también intentan cambiar aquello que no les gusta y convence, tal y como yo he hecho con la postura que adoptó el PSC para la votación final de la ILP. Evidentemente la lucha no acaba aquí. Pero también debo decirle que yo soy regidor en el pueblo donde vivo, y como tal aspiro a mejorar la vida de los que en él vivimos, y en este sentido me afilié al partido que consideré disponía de personas con mayor afinidad a mi forma de pensar y actuar. Si solo pensase en los animales me hubiese afiliado a PACMA o hubiese formado otro partido político, pero me preocupo por todo tipo de animales, también los humanos. Y creo que ya me he extendido más de la cuenta.

Mire, últimamente hay dos perfiles de persona que inciden de modo insistente en que el no prohibir todavía los correbous es una incongruencia. Uno son los taurinos y partidos políticos que les dan soporte, y el otro son un grupúsculo de animalistas que además aprovechan para arremeter constantemente contra PROU y quien les da soporte.

Los primeros lo hacen como un intento más de evitar la prohibición de las corridas de toros, con aquél o todo o nada. Los segundos lo hacen, unos por rencillas pasadas, otros por la pérdida de protagonismo que representa esta campaña unitaria de la mayoría de organizaciones bajo un mismo nombre, y luego hay otros casos un poco más complejos y rebuscados en los que ya hay también intereses económicos concretados en unos abogados de los que no pienso hablar para no darles más publicidad.

Yo no se a que perfil pertenece usted, o si es de algún otro que todavía no conozco, pero sea cual fuere el caso solo le diré que prohibir las corridas de toros es un gran paso, y que si nos ceñimos al “totoresismo” (o tot o res) que citó el catedrático Javier de Lucas en su magistral intervención en el Parlament, nunca haríamos nada ni daríamos ningún paso esperando a poder erradicar todas las formas de maltrato animal. La prohibición de las corridas era factible aquí y ahora, los correbous, y seguro que usted también los sabe, no. Todo tiene su momento y su oportunidad. Claro que también podemos seguir manifestándonos para prohibirlo todo y no movernos para modificar la ley y conseguir una prohibición. Por cierto, sepa usted que blindado no hay ni habrá nada. Las leyes siempre pueden modificarse.

Cuando uno inicia su andadura política descubre siempre de forma temprana, y se te queda grabado a fuego en el cerebro, que es imposible contentar a todo el mundo, que no es posible caerle bien a todos. Así pues siento que considere que estoy en el partido político equivocado, lamento que piense que yo tengo intención alguna de repartir carnets de educación o ética, y me sabe mal que no esté de acuerdo con esta ILP, pero no tema, sabré soportarlo.

Respecto a mis hijos, no se preocupe tanto, no debo explicarles nada, lo saben todo, y sabe una cosa, estoy muy orgulloso de ellos, y ellos de su padre. Para mi eso no tiene precio.

victoria ha dit...

Me gusta el comentario, me parece sensato y correcto, y como buena pamplonesa, pero al mismo tiempo 'anti-corridas' de toros que soy, entiendo también que pretender erradicar las corridas y el encierro al mismo tiempo, por ejemplo, en nuestro caso, con lo que ello supondría para las costumbres de nuestra ciudad, aparte de un gran error, sería un soberano fracaso.

Así que mejor ir por partes, despacio y de forma contundente, sin perder la meta, pero sin perder tampoco la visión de la realidad.

Desde Iruña, todo mi apoyo a Carles.
Un saludo
Victoria Losantos

jordi ha dit...

Yo apenas sé hablar y mucho menos dialogar con aparente digámosle parsimonia en temas referentes al antitaurinismo....

Soy de los tipos que el diálogo se me atraviesa por eso voy por la tangente...

Cuando tienes las miras en la ilp es la ilp lo que debes solucionar ,se me antoja desorbitado intentar plantearme otras metas sin haber resuelto la primera....

Entraría dentro de una incongruencia un sin sentido absoluto....