diumenge, 5 d’abril de 2009

Carta a Quim Sarriá

Sr. Quim Sarriá.

Dicen que rectificar es de sabios, sin embargo usted prefiere una huida hacia adelante.

He leído parte de sus escritos en este periódico digital y trazos de su biografía personal y profesional, y hay momentos en que hasta parece usted un hombre inteligente y culto. Es más, de alguno de sus escritos también se desprende que tiene usted la capacidad de rechazar el sufrimiento animal (léase “Una de toros y toreros”)

Sin embargo, con toda la humildad, debo decirle que en este caso de los galgos y “las” animalistas se está usted confundiendo meridianamente. Y, por desgracia, la respuesta que iba a serlo solo por su escrito “La importancia de los galgos”, ahora debo hacerla extensiva a “Hacer demagogia” y a “Perros”.

Sr.Sarriá, tras leer “la importancia de los galgos” tenia escritas tres páginas de respuesta, que estaba ultimando a ratos, en las que intentaba poner a prueba su capacidad de empatía. Con multitud de ejemplos intentaba explicarle el porqué de esta airada y masiva respuesta a su primer escrito, el porqué de esta visceralidad. Incluso le pedía disculpas en un intento de que se olvidase de cuanto había leído, y comprendiese que hay una España que usted no conoce, y con la que se desayunan un montón de animalistas.

Pero al ver aparecer dos nuevos escritos (y ya van cuatro) en tan corto espacio de tiempo, y viendo como dibuja en ellos su supuesta realidad, me rindo. Paso de usted y de ese medio de comunicación que da alas a personajes como usted. No valen la pena, ni usted, ni el medio.

Yo no le voy a insultar, ni siquiera con insultos “cultos y refinados” como usted ha venido haciendo. Pero una cosa si voy a decirle, solo una, porque sino reviento. Los perros no exhalan ningún hedor. Si quiere saber lo que es hedor de verdad, entre usted en el metro de Barcelona en hora punta, si, a ese metro de la empresa municipal Ferrocarril Metropolitá de Barcelona donde ha pasado 25 años de su vida como empleado.

Enhorabuena Sr. Sarriá, ha pasado usted a formar parte de ese grupúsculo de gente que vende el alma al diablo por la audiencia. Todo por la audiencia. Ha encontrado un filón y no ha dudado en explotarlo. Cuatro artículos en pocos días han permitido a ese periódico digital incrementar de forma exponencial su difusión por Internet.

Sus propias palabras lo delatan cuando escribe “Sin embargo, de una cosa si estoy seguro: nuestro periódico se lee, casi a nivel nacional. Mis artículos se leen y algunas veces levantan pasiones...”.

No se confunda, su periódico no lo conocía ni yo ni la inmensa mayoría de los que le han escrito. Ha bastado la lectura de un animalista para que su bodrio se haya difundido a través de la red, y haya llegado en cuestión de horas, a miles de personas de este país que amamos y respetamos a esos animales que usted tanto dice detestar.

Pero no se preocupe su momento de gloria ha sido efímero, y si me permite la opinión, tremendamente triste y esperpéntico, por lo que a mi respecta “elpueblodeceuta” ha vuelto a su anterior anonimato, y usted va a ser rápidamente borrado de mi memoria.

Hay tantos frentes abiertos, tantos animales necesitados, tantas injusticias y tanto por conseguir y luchar, que la gente no tardará mucho más de unos días en olvidarlo por completo a usted, sus opiniones y su periódico.

Siga opinando para sus habituales lectores, la fiesta va a terminar.

Carles Marco Morellón
(Uno más de entre los muchos alterados cognitivos)

3 comentaris:

ana maria ha dit...

Esta claro, vd., además de ser veterinario, es un tío que piensa y razona, y desgraciadamente, no todos lo hacen. Quiero escribirle una carta desde que leí su intervención ante el colegio de veterinarios de Còrdoba en defensa de los dos perros vilmente asesinados por un colega suyo cuya ética debe hallarse en lugar desconocido,y que es la vergüenza de su colectivo. Bueno, quería felicitarle por su valentía en enfrentarse a los de su propio cuerpo, ya que el corporativismo suele imperar inevitablemente en todas las profesiones gremiales, y la suya no es una excepción. Doble mérito y doble valor el suyo. Su "gremio" está necesitado de profesionales honestos y sensibles como vd., y con el coraje suficiente como para plantar cara a servilismos y plegamientos al poder. Ya le digo que le prometo una carta más extensa, porque Vd. nos brinda a los animalistas, a los que todos los días damos la cara por los animales con ningún apoyo de los poderes públicos, sino más bien siendo perseguidos por ellos por nuestras buenas intenciones, una oportunidad: la defensa de un miembro del "stablishment" de los que estamos fuera de él. Ya es hora de que alguien de Vds. lo hiciera, porque le aseguro que muchos veterinarios se desinteresan por un animal sin dueño que pague sus facturas, y de éso sí tengo buena constancia, porque me dedico a esterilizar gatos callejeros a cuenta de nadie, sino mía propia. Y nosotros, casi siempre mujeres ignoradas o atacadas por nuestros ayuntamientos, vecinos y viandantes, nos dejamos nuestro sueldo precisamente en las clínicas veterinarias para salvar o para evitar que vivan una vida miserable las futuras camadas que nunca debieron nacer para acabar en un basurero. En fin, perdone, pero al final me estoy alargando, y no quería. Le sigo prometiendo (no se asuste, intentaré resumir al máximo, aunque muchas cosas ya se las estoy diciendo aquí) una carta que sea un manifiesto de nuestros problemas en la lucha por los animales frente TAMBIEN al colectivo veterinario, del que somos clientes desinteresadas, (porque los animales que llevamos raramente son nuestros, sino libres), pero no somos colaboradores ni amigos de ellos, que sería lo imprescindible para aunar nuestras fuerzas en la lucha por los animales.

Un saludo y de nuevo enhorabuena. Un fuerte abrazo,

Ana Jimenez
Madrid
wodukay@gmail.com

ana maria ha dit...

Esta claro, vd., además de ser veterinario, es un tío que piensa y razona, y desgraciadamente, no todos lo hacen. Quiero escribirle una carta desde que leí su intervención ante el colegio de veterinarios de Còrdoba en defensa de los dos perros vilmente asesinados por un colega suyo cuya ética debe hallarse en lugar desconocido,y que es la vergüenza de su colectivo. Bueno, quería felicitarle por su valentía en enfrentarse a los de su propio cuerpo, ya que el corporativismo suele imperar inevitablemente en todas las profesiones gremiales, y la suya no es una excepción. Doble mérito y doble valor el suyo. Su "gremio" está necesitado de profesionales honestos y sensibles como vd., y con el coraje suficiente como para plantar cara a servilismos y plegamientos al poder. Ya le digo que le prometo una carta más extensa, porque Vd. nos brinda a los animalistas, a los que todos los días damos la cara por los animales con ningún apoyo de los poderes públicos, sino más bien siendo perseguidos por ellos por nuestras buenas intenciones, una oportunidad: la defensa de un miembro del "stablishment" de los que estamos fuera de él. Ya es hora de que alguien de Vds. lo hiciera, porque le aseguro que muchos veterinarios se desinteresan por un animal sin dueño que pague sus facturas, y de éso sí tengo buena constancia, porque me dedico a esterilizar gatos callejeros a cuenta de nadie, sino mía propia. Y nosotros, casi siempre mujeres ignoradas o atacadas por nuestros ayuntamientos, vecinos y viandantes, nos dejamos nuestro sueldo precisamente en las clínicas veterinarias para salvar o para evitar que vivan una vida miserable las futuras camadas que nunca debieron nacer para acabar en un basurero. En fin, perdone, pero al final me estoy alargando, y no quería. Le sigo prometiendo (no se asuste, intentaré resumir al máximo, aunque muchas cosas ya se las estoy diciendo aquí) una carta que sea un manifiesto de nuestros problemas en la lucha por los animales frente TAMBIEN al colectivo veterinario, del que somos clientes desinteresadas, (porque los animales que llevamos raramente son nuestros, sino libres), pero no somos colaboradores ni amigos de ellos, que sería lo imprescindible para aunar nuestras fuerzas en la lucha por los animales.

Un saludo y de nuevo enhorabuena. Un fuerte abrazo,

Ana Jimenez
Madrid
wodukay@gmail.com

Tito Sant Pol ha dit...

Carles, podrias informarme de que periodico digital te refieres tu escrito, me gustaria leer al susodicho y sus comentarios.
Gracies.
Tito Sant Pol
titosantpol@telefonica.net
Ahhhhh i ja som amics a facebo