diumenge, 28 de març de 2010

Esta noche no es una noche cualquiera

Esta noche no es una noche cualquiera. A estas horas se preparan para subir a unos autocares varios centenares de personas. Autocares que los llevan a Madrid. A una manifestación para mostrar la repulsa por la tauromaquia, por la declaración de la misma como Bien de Interés Cultural.

A algunos de ellos los conozco personalmente, a otros solo virtualmente, y otros tantos son perfectos desconocidos para mí. Sin embargo esta noche me siento muy cercano a ellos, a todos ellos y ellas. Me hubiera gustado estar cerca de verdad, compartir el viaje, compartir la manifestación. Manifestarme en Madrid. Pero no ha podido ser. A veces la vida te niega esos pequeños momentos buenos, esas buenas compañías. Pero no pasa nada, por desgracia habrá más ocasiones para reencontrarme con ellos y ellas, con algunos o con todos. Y es que la lucha por la dignidad de los animales es una larga carrera de fondo. Ahora son los toros, pero mañana pueden ser los perros, los cerdos o cualquier otro animal que sufre una vida o una muerte indigna.

Que no se crea Esperanza que mañana estarán en Madrid todos los que son. Faltaremos muchos. La vida es compleja y no siempre se puede acudir allá donde quiere tu corazón. A veces la razón te ancla en otros parajes.

Acabo de visionar “Animal, el documental”. Angel Mora ha tenido la gran amabilidad de remitírmelo. Es, sin duda, un gran documental. Un DVD que reafirma todo aquello que ya sabemos, pero que conviene mantener en la retina y en la memoria. Son de esos documentales que te dan fuerzas para seguir, que te confirman que el camino tomado es el correcto, que la lucha no es estéril.

Bien de interés cultural?. Cultura: conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.

Es precisamente por nuestra cultura, por nuestra facultad de desarrollar un juicio crítico, por lo que muchos españoles no entendemos que pueda mantenerse un espectáculo basado en el dolor y muerte de un mamífero superior, de un ser que siente, que sufre, que teme.

Es precisamente por nuestra cultura, por lo que entendemos que un espectáculo así no es ético. Porqué no es ético causar sufrimiento, y mucho menos cuando el sufrimiento es gratuito e innecesario. Nuestra cultura nos permite gozar de una moral más elevada, más cercana a la ética.

Aquellos que hemos comprendido que la fiesta tiene que acabar somos moralmente más éticos que los aficionados a la misma. En los debates, los taurinos, nos echan en cara que nos creamos superiores moralmente a ellos, y he llegado a la conclusión que tienen razón, que lo somos, somos moralmente más éticos, más evolucionados. Les guste o no. Y es que en el fondo ellos mismos tienen ese complejo de inferioridad moral clavado en lo más hondo de su alma. Porqué no hay que ser ni muy culto, ni muy inteligente, ni especialmente sensible, para entender que el sufrimiento del toro es éticamente indeseable.

Javier de Lucas, Doctor en Derecho, Catedrático de Filosofía del Derecho y de Filosofía Política, actual director del Colegio de España en París, lo explicó muy bien en su comparecencia ante el Parlament de Catalunya. La ILP que pretende prohibir las corridas de toros en Catalunya, defiende un bien jurídico superior, porque se contrapone un principio básico, como el de no causar daño, contra una preferencia secundaria, como la de asistir a un espectáculo que gusta. Incluso la propia educación en la no violencia también es un principio básico a defender. Por y para ello se legisla. Por y para ello se prohibe.

No, como dijo Josep Mª Terricabras, Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, prohibir no es feo. Lo que sería feo es no prohibir un espectáculo en el que se inflinge dolor y sufrimiento a un ser vivo.

Señora Aguirre, las corridas de toros no son un bien de interés cultural, son un bien de interés comercial para unos cuantos, y una vergüenza nacional para muchos. Mañana solo verá a unos pocos. Muchos no habremos podido asistir, pero no se preocupe, ni usted ni aquellos partidos que apoyan la continuidad de la tauromaquia, ya sea de modo activo o pasivo, porqué aunque mañana no estemos en Madrid, en las próximas elecciones si acudiremos a nuestro colegio electoral, y allí dejaremos muy claro quien no queremos que nos represente y gobierne.