dilluns, 1 de juny de 2009

Fernando Sanchez Dragó.- Del toreo como éxtasis

Sr.Dragó, hace unos días llegué a su blog, y concretamente a su escrito sobre el toreo, a través del magnifico “Blog Veterinario” que comentaba con estupor e incredulidad su escrito. No es para menos. Cuando en su título habla del “éxtasis” no sé exactamente si se refiere a un estado de plenitud máxima, o a determinada droga psicoactiva de origen sintético que tantos estragos hace entre sus consumidores.

Recomiendo encarecidamente al lector, llegados a este punto, y antes de continuar, que se recree en el escrito del Sr. Dragó http://www.sanchezdrago.com/blog/?p=32 es bastante antiguo, creo que de 2007, pero ya se sabe que lo escrito, escrito queda.


Sr. Dragó, yo les dejaría en lo suyo y me dedicaría a otras cosas, como sugiere en uno de los primeros párrafos, si no fuera por el hecho que dejándolo a Vd. y a otros en lo suyo, estaría permitiendo y dando mi consentimiento a la brutalidad que emana del toreo. Brutalidad con el toro, brutalidad con los caballos y brutalidad también, aunque sea solo en contadas ocasiones, a cambio de un buen fajo de billetes y de un modo consciente y consentido, con el torero o banderillero corneados.

Lo siento pero frases como “El torero, tras consumar así el matrimonio, se yergue, jaquetón, y el toro, convertido en esposa desflorada, se derrumba con las patas por alto mientras los ojos se le vidrian al sentir que lo inunda el orgasmo de la muerte. De la herida, por cierto, brota sangre: la del himen” son seguramente grandes construcciones literarias, preciosas metáforas, pero a mi personalmente me dan pena, mucha pena.

Hay personas inteligentes y cultas que llevan la fama y los halagos tan mal, que llega un momento en que pierden el mundo de vista, se les nubla la visión, y ven el mundo a través de sus velados ojos. Tanto es así que la realidad, la más simple y llana realidad, pasa ante sus ojos, pero ellos solo perciben rarezas y extravagancias que se afanan en plasmar en sus escritos. Escritos como el del Sr.Sanchez Dragó, que más parecen el de un ido bajo los efectos de algún alucinógeno, que el de un literato intelectual. Es una pena pero es así, hay gente que se sube a su pedestal, y desde allí pretenden dar lecciones a los pobres mortales, pero han perdido de tal manera el contacto con la realidad, que no caen en la cuenta que lo que están dando no es más que un deplorable ejemplo de hasta que punto puede llegar a ser de estúpido el ser humano.


Lo siento Sr.Dragó, hace tiempo, hubo un momento en que hasta lo escuché con agrado, pero permítame decirle, desde mi más pura ignorancia, que es ignorancia, pero es pura, que escritos como el suyo me hacen sentir verdadera vergüenza ajena.

Aterrice como pueda Sr.Dragó.

1 comentari:

Anònim ha dit...

este payaso de dragó está acomplejao por todos los laos y no sabe como llamar la atención