dissabte, 11 de setembre de 2010

Harto ya de estar harto!

Por multitud de pueblos de nuestra geografía nacional se siguen organizando festejos de alto riesgo basados en la suelta de uno o varios toros, llamados encierros, o encierros en el campo, donde sigue muriendo y accidentándose gente.

Durante estas últimas semanas raro es el día en que alguna persona no resulta herida de diversa consideración, o muerta por asta de toro o por un traumatismo grave.

A un empresario que tiene cinco trabajadores en una oficina, donde el mayor peligro es que una mosca despistada le impacte en la cara a alguno de ellos, se le obliga a gastar una ingente cantidad de dinero en un plan de prevención de riesgos laborales.

Y yo pregunto, ¿acaso el ganadero invierte un solo euro en un sistema de prevención de riesgos?, ¿lo hace el ayuntamiento que organiza el evento?

A todos los ocupantes de un automóvil nos obligan a llevar el cinturón de seguridad para minimizar riesgos en caso de colisión, al tiempo que los motoristas y ciclistas deben ir obligatoriamente equipados con un casco.

Y yo pregunto, ¿están obligados cuantos corren ante el toro, so pena de multa en caso de incumplimiento, a utilizar cascos o dispositivos que minimicen las lesiones en caso de alcance por parte del toro?

A cuantos somos fumadores se nos invita de forma constante y tozuda a que abandonemos ese hábito tan poco saludable que nos puede llevar a la muerte, o lo que es peor, a un gasto extraordinario para la sanidad pública, esa que pagamos entre todos, y a la que sin duda contribuimos los fumadores con los abusivos impuestos que pagamos con cada cajetilla. Es una especie de “tour de force” psicológico con los fumadores, muchos de los cuales acaban por intentar abandonar el hábito bajo el influjo de un grave sentimiento de culpabilidad inducido.

Y yo pregunto, ¿han sido advertidos corredores y espectadores, de forma insistente y machacona, llegando a la más extrema manipulación psicológica, de los riesgos que puede implicar para su salud y su propia vida la asistencia a tales acontecimientos, digamos, festivos?

Los alpinistas y deportistas en general están obligados a federarse y a pagar un seguro que cubra los gastos médicos en caso de accidente.

Y yo pregunto, ¿están los corredores y asistentes a los encierros obligados a estar federados?, ¿pagan los que corren ante el toro algún seguro obligatorio de accidentes?.

Obviamente las repuestas a todas mis retóricas preguntas son negativas. Como dice aquella letra del tema vagabundear, “Harto ya de estar harto, ya me cansé de preguntarle al mundo por qué y por qué”.

Y es que parece que en todo cuanto rodea al toro no existe la más mínima lógica.

Los toreros ponen en riesgo su vida. Los corredores en los encierros ponen en riesgo su vida. Muchos espectadores, aún sin ser conscientes de ello, ponen en riesgo su vida. Y todo ello sin medios de prevención de riesgos, al contrario, el torero cuanto más se acerque al toro y más riesgos asuma, más vitoreado.

Y no es que el toro sea un asesino en potencia. No nos confundamos, es un mamífero herbívoro. Pero claro es que pesa más de 400 kilogramos, y además tiene cuernos. Cuernos que utiliza para defenderse cuando se siente intimidado o acosado, aunque si encuentra unos matorrales corre a esconderse, y si ve campo por delante, no duda en huir.

Y ya no voy a hablar de ética, para que no me acusen de repartir carnets de ética, ni tampoco lo haré de sufrimiento del toro, porqué la mayoría de aficionados parece no verlo, e incluso muchos lo niegan vehementemente, eso sí, sin ninguna base científica en sus negaciones.

Pero lo cierto es que mueren personas, otras quedan tullidas de por vida, y las hay que sufren graves lesiones que requieren de intervenciones quirúrgicas urgentes y meses de convalecencia.

Sinceramente creo que las autoridades de este país deben hacer algo para evitar ese alto precio en vidas humanas y todo ese sufrimiento a las familias de las víctimas y heridos. Lo hacen para evitar los accidentes laborales, para evitar los accidentes de tráfico, para evitar las muertes prematuras por tabaquismo. ¿Porqué no hacerlo también con la tauromaquia y esas fiestas populares tan sangrientas?.

Lo agradeceríamos muchos ciudadanos que no entendemos como tales actos se permiten e incluso subvencionan. Lo agradecerían muchas madres y padres que ven a sus hijos arriesgar la vida por una tradición o una incomprensible diversión, o por demostrar una extraña hombría que, todo sea dicho de paso, quedó enterrada por la gente normal al tiempo que aquél machismo ya caduco que imperó en otros tiempos.

Ah!, se me olvidaba, seguro que el toro también lo agradece.



Relación de los últimos fallecidos en las fiestas de este verano:

9 de septiembre de 2010 - Una mujer de 48 años muere en Arganda del Rey al asomarse por la talanquera del recorrido del encierro y ser envestida por un toro rezagado.

8 de septiembre de 2010 - Un hombre de 70 años muere tras ser embestido por un toro en las fiestas de La Losa (Castellón)

1 de agosto de 2010 - Un toro embolado mata a un hombre de 46 años en Godella (Valencia). Le seccionó el cuello una anilla sujeta al cuerno del animal

3 de julio de 2010 - Muere un vecino de San Sebastián de los Reyes (Madrid) de 19 años corneado por un toro en los encierros de Fuentesaúco (Zamora)

25 de julio de 2010 - Un novillo mata a un hombre de 65 años en Hellín (Albacete) durante un encierro
 
La relación de heridos de diversa consideración del último año, contando con los famosos San Fermines, sería un verdadero rosario.

17 comentaris:

Joana ha dit...

Totalmente de acuerdo con tus palabras. Yo tb estoy harta de estar harta y no sé como des-hartarme.
Harta de tanta incomprensión, harta de tanta crueldad, harta de tanta violencia, tortura, harta de ver que quien debería hacer algo con la crueldad, violencia, etc. etc, no hace nada, sino todo lo contrario, está a favor de todo lo que me tiene harta.

Anònim ha dit...

Basta de tanta crueldad innecesaria, abolición YA.

La Araña Peluda ha dit...

Eso sin contar los lisiados, los que mueren de coma etílico, las víctimas de festejos de recortadores en plena noche, regados en alcohol, los que se tiran de una gárgola a una fuente y vuelven tetrapléjicos a Australia y, como no, la cantidad de animales muertos en unas inexplicables "fiestas" que sólo le pueden gustar a quien no tiene ningún gusto. Luego, te pillan los mossos/GU sin el cinturón de seguridad en el coche y te multan. Menudo país es este.

Ander Arizmendi ha dit...

Carles tengo verdadero interés en ver como ha encajado un socialista de base del PSC y animalista como tú el blindaje de los bous al carrer.
Por que viendo la imagen de la votación debe haber rondado el 90% los que han votado a favor, entonces me pregunto si los parlamentarios son así de hipócritas, si son imbéciles, o si creen que los ciudadanos nos chupamos el dedo.
Cabe ahora alguna otra forma de interpretar la prohibición de las corridas que no sea la de una depuración cultural al más puro estilo nacionalista, como nos temíamos algunos desde un principio?

Y no lo tomes como una provocación, de verdad, creo que aún existe un una cierta dignidad y honradez en la militancia del PSC y me interesa especialmente la opinión de aquellos que desde su coherencia y principios apoyaron la prohibición de los toros, ahora que se ha descubierto el pastel. Un saludo.

PS: será que al final en ese país de chulos, violentos, crueles y descerebrados también se incluye la gran mayoría de la ciudadanía catalana?

Carles Marco ha dit...

Hola Ander. Antes de responderte permíteme que empiece por el final de tu escrito para hacer una aclaración. Cuando me refiero a un país de chulos, violentos y descerebrados, me estoy refiriendo a España, que por supuesto incluye Cataluña. Y lo hago para referirme a la violencia ejercida por determinadas personas contra aquellos que, haciendo uso de la libertad de expresión imperante, muestran de forma pacífica su aversión para con determinadas fiestas que incluyen el sufrimiento de un animal.

Si ese intento de linchamiento se diese en cualquier población catalana, mi escrito sería exactamente el mismo. No hay ninguna consigna nacionalista ni antiespañola en mi escrito, es más, condené de igual forma el ataque de un torero catalán a una sede de ERC, la misma tarde en que el Parlament aprobó la modificación legislativa que prohibirá las corridas a partir de 2012.

Me voy a permitir una segunda puntualización previa. El término “blindaje” que ha acuñado y popularizado la prensa, para referirse a la elevación a rango de ley de un reglamento ya existente, es un término que induce a error. No se ha “blindado” nada. Como sabrás no hay ninguna ley que no pueda ser modificada o derogada. Si mañana se elimina la excepción de los correbous de la ley de protección animal, con la coletilla clásica de que quedarán sin aplicación todas las leyes y normas que contradigan el texto modificado, los correbous quedarán perfectamente prohibidos. Por tanto no hay nada blindado. Lo que sí se ha hecho ha sido regular legislativamente un código de buenas prácticas ya existente, con la peculiaridad de que se ha limitado geográficamente y temporalmente los lugares donde tal actividad se puede llevar a cabo, es decir, algo similar a lo que pasó con la tauromaquia cuando se aprobó la primera ley de protección animal. Ahora en los correbous deberán cumplir una ley, y su incumplimiento dará lugar a las correspondientes sanciones.

¿Como ha encajado un animalista socialista la aprobación de esta ley que regula los correbous?. No me ha sorprendido en absoluto, pero no por ello ha dejado de disgustarme. Como socialista te puedo decir que ha habido una total coherencia en las filas del PSC, ya que votaron mayoritariamente contra la prohibición de las corridas, y han hecho lo mismo con los correbous. Como animalista me duele esta actitud mayoritaria de nuestros diputados y diputadas. Hubiese preferido un mayor número de votos favorables a la prohibición de las corridas y contrarios a la aprobación de este último texto, entre otras cosas, porqué hubiese sido un reflejo mucho más fiel de lo que sienten las bases del partido.

La política se basa en un juego de soportes y equilibrios, y quien no quiera entender eso es que no sabe nada de política. Todos desearíamos unos políticos íntegros al cien por cien y que votasen siempre según su conciencia y sus creencias, pero eso no se da ni en el parlamento catalán, ni en el congreso de los diputados, ni en la eurocámara, ni en ningún estamento político. Es una utopía, que no por ser aparentemente inalcanzable debe ser menos deseada. Existen casos aislados de voto en conciencia, pero son los grupos políticos los que deciden que se va a votar en función de múltiples parámetros, como el soporte popular, el equilibrio de fuerzas en ese momento para ese y otros temas que pueden ser colaterales o no tener absolutamente nada que ver con lo que se vota. “Tu me apoyas en esto y yo te apoyaré en aquello”. ¿Te suena?, pues eso es moneda de cambio habitual en todas las cámaras legislativas del mundo.

..sigue..

Carles Marco ha dit...

..sigue..

Por tanto te diré que los políticos catalanes no son hipócritas, ni imbéciles, ni minusvaloran al ciudadano, simplemente son políticos, como tantos otros de tantas regiones españolas y tantos países.

Pero no pretendo rehuir el debate de fondo que me propones. ¿Ha existido una cierta depuración cultural al estilo nacionalista con la prohibición de los toros?. No nos engañemos, seguro que ha habido algún voto en ese sentido, pero no ha sido en absoluto el voto mayoritario. La mayoría de diputados que han votado por la prohibición de los toros también querrían ver desaparecer los correbous. ¿Cual es pues la diferencia para votar de diferente manera ante uno y otro espectáculo?, ¿la muerte del animal?, ¿la sangre?, en algún caso tal vez, pero mayoritariamente no lo creo. La diferencia fundamental es el apoyo popular. ¿Recuerdas aquello de los soportes que te decía que forma parte del juego político?, pues eso es. Los políticos sienten que hay un rechazo mayoritario de la sociedad catalana respecto de las corridas de toros, de hecho se ha modificado la ley a instancias de una Iniciativa Legislativa Popular. Pero chocan con un cierto rechazo a hacer lo mismo con los correbous, y no han sabido encontrar el soporte popular para prohibirlos también.

No obstante no te preocupes, si es que ello te preocupa, los correbous se van a prohibir también. Nunca antes se había hablado tanto de ellos como ahora, de hecho la mayoría de mis compañeros de agrupación no sabían de su existencia. Ahora la sociedad catalana ya tiene constancia de lo que hacen con los toros en esas fiestas, y todo aquel que firmó contra las corridas, en un porcentaje elevadísimo, firmaría ahora contra los correbous. Que duda cabe que tienen soporte allí donde existen, también las corridas tenían y tienen un cierto soporte, pero no te creas, ni mucho menos, que todos lo ciudadanos del sur de Catalunya son aficionados y disfrutan con esos espectáculos. Ahora solo falta que los políticos tengan claro que el soporte popular para su erradicación existe y es mayoritario. Solo es necesario que no asocien su voto por la prohibición de los correbous con la pérdida total de votos en esas tierras.

La política es así, puede no gustar, pero es lo que hay. ¿Tu te crees que los ciudadanos de Madrid, de forma mayoritaria, apoyan la declaración de la tauromaquia como Bién de Interés Cultural, con todo lo que ello conlleva?. Es un caso similar pero a la inversa.

Por tanto no nos confundamos. Si existe hipocresía en los políticos catalanes, que yo no lo calificaría en absoluto con ese término, también la existe en los políticos de otros muchos parlamentos. Y no, no es una depuración cultural, yo no lo siento así. Solo espero y deseo que el tiempo me dé la razón, porqué como animalista, como persona que persigue un trato digno y ético para con los animales, deseo también la prohibición de los correbous.

Saludos!

Ander Arizmendi ha dit...

Hola Carles, muchas gracias por tu respuesta.

Sigo pensando que en este tema lo de menos (por lo menos para los que votaron) era la defensa de los animales. Y en los juicios de moral importan más las intenciones que las acciones.

Cuales eran las intenciones?

Estoy de acuerdo con prácticamente todo lo que dices. Los tejemanejes políticos, el electoralismo...
Entonces estaremos de acuerdo que en el Parlament el argumento principal para prohibir unos y avalar otros es cualquiera menos el animalista: nadie en su sano juicio prohibe matar pero permite torturar. Y sólo han habido 14 votos en contra.

Todo aquello que vimos hace unos meses de un hombre mostrando un estoque y unas banderillas en el Parlament, todo aquel debate, era una pantomima.

Respecto al electoralismo, yo creo que es fácil ver que el apoyo de toros y correbous es tan similar en Cataluña como su rechazo. Los ciudadanos no está sujetos a esos politiqueos de mayorías parlamentarias, y prácticamente cualquiera que apoye a las corridas apoya a los correbous , y cualquiera que esté en contra de las corridas está en contra de los correbous (y al revés).

Por tanto, descartado el argumento animalista y el argumento electoralista sólo queda el argumento “pactista” entre partidos. Es decir, que un partido, digamos el PSC, como moneda de cambio con otros partidos vote a favor. Pero entonces cual puede ser el argumento de esos partidos que han propiciado y condicionado el voto a favor?

Fíjate, en el debate de ayer apenas se habló del dolor del animal. La nueva ley está cargada de elementos identitarios y de defensa de la tradición, y el debate fue por esos derroteros. Es decir, cuando la cultura amenazada es la "oficial", entonces sí que valen esos argumentos identitarios.

Y esto pasa en todos los ámbitos de la vida social, en todos!! Todo lo que choque o discrepe con la cultura e ideología oficial es más que susceptible de ser prohíbido o arrinconado. Por contra, las excepciones y concesiones siempre van a caer en el mismo lado.

El mensaje a la ciudadanía ha quedado claro. El desplante al resto de España también, de eso se trataba.

En definitiva Carles, me hubiera gustado que todos los políticos del Parlament hubieran tenido tu coherencia, pero lamentablemente los únicos realmente coherentes han sido los nacionalistas.

Muchas gracias por tu respuesta de nuevo, un saludo.

Manuel Menendez ha dit...

Estimado Carles:

Qué decepción nos ha producido a los ciudadanos que estamos contra la tortura y admirábamos al Parlamento Catalán,incluso desde fuera de Cataluña, esta última votación.

Decir que el toro con dos bolas de fuego en los pitones que a veces los dejan ciegos no es maltratado es una hipocresía insultante.

Al menos el PSC ha sido consecuente y ha dejado libertad de voto. Ejemplo de lo que deberían hacer los demás partidos. Lo de Esquerra es dificilmente justificable ante los ciudadanos: votaron en bloque contra las corridas, y lo han hecho en bloque a favor de los correbous.

Antes he aplaudido con fervor a sus señorías pues dieron un ejemplo de democracia y civilización al mundo entero al debatir la ILP. Ahora he de criticarles pues no han sido consecuentes y han vendido sus ideales por un puñado de votos de la comarca del Ebro.

Un cordial saludo Carles, sigue con tu valiente blog.

Carles Marco ha dit...

Hola Ander, gracias a ti por este cambio de impresiones sereno y sensato, solo quisiera efectuar un par de apuntes.

El animalismo está en la sociedad, pero políticos animalistas en el Parlament los podríamos contar con los dedos de una mano, y sobrarían dedos. El animalismo es una opción de vida plenamente respetuosa con los animales que conlleva ciertas modificaciones en los hábitos más cotidianos. Para ser animalista no basta con tener una mascota y procurarle una vida digna. El animalista intenta, que no siempre se consigue al cien por cien, que ningún animal sufra o muera a causa de sus hábitos de vida y consumo. Normalmente no se alimenta de nada que tenga un origen animal, no se viste con nada que provenga de los animales, intenta consumir aquellos productos no testados en animales, no lleva a sus hijos a ningún espectáculo donde intervengan animales en cautividad, no va al zoológico, intenta, en definitiva, no contribuir a la explotación animal. Por tanto la inmensa mayoría de los políticos no toman decisiones por animalismo. Las toman siguiendo un soporte social amplio. Y una parte de ese soporte social es animalista, el otro tiene distintas razones para desear la prohibición de las corridas de toros. Hay algunos que lo hacen por un tema identitario, cierto. Pero una inmensa mayoría de los ciudadanos, sin ser animalistas en el sentido estricto de la acepción, entienden que no está bien divertirse a costa del sufrimiento de un animal. Es un sentimiento razonable y lógico, no es más que compasión y empatía para con el toro. La misma compasión y empatía que están empezando a sentir ahora, cuando se están enterando de lo que son los bous embolats, los bous capllaçats, los bous a la mar y todas las fiestas cuya diversión consiste en poner al animal en situaciones antinaturales que no son dignas.

Esta realidad que te dibujo no es exclusiva de Cataluña, se da en toda España, aunque lógicamente con porcentajes distintos. Pero esos porcentajes evolucionan y cambian constantemente. En consecuencia no te extrañe que dentro de unos años Madrid, por ponerte un ejemplo, esté realmente preparado para prohibir también las corridas de toros. Los políticos están sujetos a presiones de los grupos de poder. En cuanto la presión social supere esa presión, los políticos no tendrán más remedio que seguir los dictados de la sociedad.

Y con todo ello no pretendo negarte las motivaciones nacionalistas de algunos, solo pretendo diversificar un poco tu visión. Vivimos en una sociedad muy compleja, y la política es un fiel reflejo de esa complejidad. Normalmente los argumentos blanco o negro no suelen reflejar en absoluto esa tremenda complejidad y diversidad social y política.

Solo quería añadir que las comparecencias no fueron en si mismas una pantomima. Tuvieron una repercusión impresionante. Yo estuve presente y las pude escuchar de primera mano. Era un trámite necesario que se llevó a cabo de una forma impecable. Otra cosa es a lo que imagino que te refieres, y es si sirvieron en alguna medida para influir en la votación de los diputados, y en ese sentido me temo que debo darte la razón en parte. La mayoría de sus señorías no saben siquiera todo lo que allí se expuso. Pero las comparecencias y los comparecientes, todos, nos dieron una verdadera lección de lo que es un Parlamento en democracia: un lugar para debatir y exponer en libertad. Se escucharon verdaderas lecciones magistrales dignas de la más refutada universidad.

Bueno Ander no me enrollo más. Un saludo!

Carles Marco ha dit...

Manuel, tienes razón, pero mientras el lobby que da soporte a los correbous ejerza mayor presión que la masa social que deseamos su desaparición se dará este contrasentido. Es cuestión de tiempo. Es cuestión de divulgación. Vamos por el buen camino. Se acabarán los correbous, se acabará el Toro de la Vega, se acabará desterrando el divertimento a costa del sufrimiento de un animal.

El camino no es llano ni fácil, tampoco es corto. Por eso no debemos cometer el error de pensar solo en el corto plazo, en los logros inmediatos. La regulación de los correbous no es un blindaje, es un primer paso para su erradicación. ¿Crees que de no aprobarse esta ley que los regula hubiesen dejado de existir?, no, hubiesen seguido exactamente igual, pero con una diferencia, ahora determinadas prácticas vejatorias están prohibidas por una ley, ahora solo en los pueblos donde existe esa tradición se pueden seguir organizando, en los demás no. ¿No piensas que eso ya es en si un principio de prohibición?

Hasta ahora esos festejos se daban sin que apenas nadie, fuera de ese ámbito, se plantease su existencia. Ahora muchas, muchísimas personas conocen su existencia y en que consisten exactamente. ¿No crees que es un primer paso para la movilización social?. Se está creando un estado de opinión social generalizado. Nunca hasta ahora habían tenido que dar tantas justificaciones los que promueven esos festejos. ¿No crees que se ha iniciado ya un camino que nos va a llevar a su prohibición?. Depende de ti y de mi, depende de todos, de la sociedad, de su capacidad de organizarse, de nuestra capacidad de luchar por aquello que entendemos justo.

No pretendamos que los políticos sean, o seamos, la madre Teresa de Calcuta, porqué no lo han sido nunca. Como todos en este mundo se mueven por estímulos. Estimulémoslos pues. Y sobre todo votemos. Votemos a aquellos que pensamos nos pueden entender mejor. La desafección política de la sociedad, la baja participación en las elecciones, solo promueve el desarraigo de los políticos respecto del ciudadano.

Un saludo y gracias por tus amables palabras.

Néstor Cabañas ha dit...

Hola Carles,
Estando de acuerdo con lo que dices, creo que la regulación concreta que se ha hecho de los correbous no atiende tanto a motivos de defensa de los animales sino estrictamente políticos o electorales.
En primer lugar porque la regulación recoge, sin cuestionarse, todas las prácticas que ya se realizan en bloque y no elimina ninguna de las que son claramente más perjudiciales como el bou capllaçat o el bou embolat, habiendo otras como el simple encierro tanto en la calle como en la plaza que no tienen ese sufrimiento añadido para el animal.
Tratando els “correbous” en bloque nos olvidamos de lo que realmente se está legislando que es el maltrato animal en diferentes grados más o menos aceptables.Creo, que no ha habido tampoco el debate necesario, ni en las propias Terres de l’Ebre, ni en el Parlament para poder determinar una regulación que vaya en consonancia con el resto de la “Llei de protecció dels animals”. Lo que sí que he observado son las prisas de grupos como CiU por hacer esta regulación sin cuestionarse nada para no perder ni uno de los votos posibles en el Ebro a causa de la ILP. Esto me hace pensar que quizá todos aquellos bonitos argumentos animalistas de julio se han olvidado en septiembre, y que en la política de gestos a la galería en la que nos hayamos inmersos se han querido apuntar el tanto de prohibir los toros no por su conciencia animalista precisamente, pero bueno, pese a todo hemos avanzado.
Lo que me preocupa es el futuro, teniendo els correbous como gran excepción legal y con partidos como CiU que creo que tienen una legislación a su medidad y se negaran a eliminarla, si de algún lado tiene que venir una futura legislación más restrictiva tiene que ser abriendo camino en la izquierda como tú has hecho en el PSC (alguna abstención o voto en contra de ERC se tendría que haber podido producir a los que se supone una supuesta sensibilidad dado que se presentan con los verdes en muchos lugares?? no sé, esto es un poco de locos...).En definitiva, creo que es un largo camino para sumar apoyos también en el Ebro y que esta ley nos lo ha complicado un poco.
Un abrazo y a seguir en la lucha!!

Carles Marco ha dit...

Hola Néstor,

Estoy de acuerdo contigo, no solo se ha tramitado muy rápido sino que además en la mayoría de aspectos es una ley a la medida de los aficionados a los correbous. Es ya un contrasentido en si mismo decir que se pretende evitar el sufrimiento del animal cuando se permite atar a un toro por la cornamenta o ponerle unos dispositivos metálicos con bolas de fuego.

Sin embargo no creo que nos lo ponga más difícil. Fíjate que ahora tenemos una ley en la que podemos introducir enmiendas que eliminen, por ejemplo, el fuego y las sogas, sin por ello prohibir los correbous, eliminando de esta manera las modalidades más crueles con el animal. Deseamos que desaparezcan, pero tal vez el camino es ir limitando lo que le pueden hacer al toro, aprovechando este reglamento elevado a rango de ley, hasta que llegue un día en que la afición sea tan restringida, que se pueda prohibir sin causar un cisma en les Terres del Ebre.

Dentro del PSC tenemos un largo camino por recorrer. Está claro que el recambio generacional tiene que empezar a dar sus frutos también dentro del partido. Las JSC dieron una lección de ética a sus mayores con la aprobación de la resolución de noviembre de 2009 por un “bienestar animal sin excepciones”. Ahora es necesario que los jóvenes vayan posicionándose en el partido sin perder ni un ápice de ese espíritu, sin traicionar en ningún momento esa conciencia de respeto por los animales.

Un abrazo y gracias por luchar también!!

xavi ha dit...

Sigo sin entender a ese sector que ve como tradicion una salvajada, ya sean toros, cabras, o gansos.

Sobre la gente que muere en los actos, la perdida de una vida humana no tiene precio, y ni la comparo con la perdida de la vida del toro, pero hay un dicho que dice

"qui no vulgui pols que no vagi a l'era"

Xavi (uno que pasaba por aqui) :D

JORDI ha dit...

Us vull fer arribar un article que no m'ha deixat indiferent. Es d'una esportista del maresme, la Noe. Us vaig a descubrir perqué segueixo el seu bloc.Sino funciona l'enllaç si us plau feu copiar pegar,val la pena.

http://www.lacabrasiempretiraalmonte.com/2010/10/no-compres-un-animal-adoptalo.html

La Araña Peluda ha dit...

WARNING

Los taurinos andan atacando blogs mediante comentarios con links infectados.

Cuidado con una IP de Jazz Telecom, en principio radicada en Madrid. Puede entrar en vuestros blogs haciendo comentarios elogiantes pero lleva enganchado un link que conduce a una página infectada. Os aconsejo que antes de abrir un link anónimo o de Open ID lo analicéis con el antivirus. Seguramente se trata de una IP móvil, es decir, que cambia cada vez que el tipo en cuestión reinicia su router, pero es fácil de reconocer por la numeración y por el tránsito que hace el sujeto por la página.

Primero te ignoran
Luego se ríen de tí
Después te atacan
Y al final, ganas.

Salu2!

(¿HACER DE CRACKER CHORICERO TAMBIÉN ES CULTURA? jajaja!!!)

Carles Marco ha dit...

Araña muchas gracias por la advertencia, me andaré con ojo antes de aceptar comentarios.

Sí, supongo que hacer de cracker choricero también es cultura. La cultura de la intransigencia. ¿Cuantas libertades se habrán coartado y violado en nombre de la libertad?

Un abrazo mi arácnido amigo!

Anònim ha dit...

Muy buen post, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)