dijous, 27 de maig de 2010

Belleza estética, arte y cultura

Observe detenidamente esta instantánea


Sin duda es una imagen de una belleza plástica brutal y sobrecogedora. Una milésima de segundo en la vida de un hombre y un toro, congelada, mostrando la brutalidad de la lucha entre la vida y la muerte, entre la "inteligencia" y la animalidad. Es la lección que los taurinos están empecinados en defender en todos los debates y foros. El toreo nos llena de momentos mágicos y sublimes, dicen, supongo que como este, añado yo.

Pero por favor antes de acusarme de regodearme del dolor ajeno, antes de formarse un juicio erróneo o preconcebido, siga leyendo hasta el final, porqué sinceramente debo decir que a mi personalmente la imagen me parece triste y patética. Tan triste y patética como ver al toro ensangrentado luchando por no sucumbir a esa muerte que sucederá de forma inexorable.

La diferencia entre la magia de este momento reflejado en la fotografía, que creo hace estremecer a cualquiera, y la que a algunos les sugiere la caída del toro desplomado y vomitando sangre a borbotones, no es de tipo plástico, ni estético, ni tan siquiera de intensidad de dolor. La única diferencia es la especie a la que pertenece el ser que sufre. ¿Se puede observar belleza estética ante una estampa en la que hay un ser que sufre?. Yo aquí no la observo, pero permítanme que tampoco la observe cuando quien sufre es el toro.

Jorge Wagensberg lo explicó muy bien en su comparecencia en el Parlament, dijo que ante una corrida de toros hay muchas personas que no pueden pasar de la mera visión de un ser que sufre, y que ello ya les imposibilita para poder observar cualquier indicio de belleza en la lidia. Es evidente que eso me sucede a mí, y a muchas otras personas que también abogan por la desaparición de este entretenimiento brutal y embrutecedor.

Lo que no acabo de entender es que las otras personas, las que sí son capaces de vibrar con la belleza del sufrimiento del toro, no observen también belleza en esta imagen, ¿o la belleza solo depende de la raza a la que pertenece el ser desgarrado?. Claro que también puedo andar errado, tal vez también vibran ante esta imagen del torero empitonado.

Hoy descubro en la prensa que algunas tiendas de la zona de las ventas están haciendo un buen negocio con esta foto, y que incluso hay establecimientos que han puesto a la venta la fotografía de la cornada a tamaño póster. Tal vez, al final, resulta que poco importa a quien pertenezca la sangre, tal vez lo único que importa es que haya sangre, que haya espectáculo, que haya “fiesta”.

Esta es la fiesta que queremos abolir. Una fiesta que nos regala imágenes de dudosa plasticidad, siempre basadas en el sufrimiento de alguien, sea toro o torero. Este es el arte que no entendemos. Esta es la cultura que no queremos. Esta es la educación que no podemos transmitir a nuestros hijos. Porqué al final no hay margen, la sangre es sangre, y la sangre, el dolor y el sufrimiento, sean de quien fueren, no deben ser patrón educativo, ni expresión de cultura, ni mucho menos motivo de fiesta.

dimarts, 11 de maig de 2010

Comunicat / Comunicado psc-diu-prou

Des de la plataforma psc-diu-prou s’ha viscut la presentació de les esmenes del PSC a la proposició de llei que demana la prohibició de les corrides de toros a Catalunya amb estupor i incredulitat.

Molts dels seus membres han reaccionat com si d’una broma de mal gust es tractés. Es pot regular la tortura i mort publica d’un esser viu per fer-la més digna?

Era evident que la posició que ha esgrimit el partit darrerament, dient que volia treballar per trobar solucions de consens entre dos mons diametralment oposats, és quelcom insostenible i impossible. Aquesta ILP no ofereix marge per postures tèbies, o estàs a favor de la continuïtat de la festa, o estàs per la seva abolició. La aparent indeterminació del PSC ha donat pas a un clar posicionament en favor de la continuïtat de la tauromàquia a Catalunya.

Des de la plataforma no podem estar d’acord amb aquest posicionament, i entenem que això ha de forçar necessariament la llibertat de vot dels diputats en la votació final. No és possible que tots els diputats socialistes estiguin d’acord amb aquest plantejament, i si és així, vol dir que falla quelcom en la representativitat dels membres del grup parlamentari respecte a l’electorat.

El PSC no és un partit protaurí, és un partit plural amb moltes sensibilitats, amb cares diferents, però sembla que en aquest afer la executiva tan sols en vol representar la més dura i amarga, la més conservadora i menys progressista, alineant-se amb partits com el PP i Ciutadans.

Des de psc-diu-prou volem mostrar públicament el nostre profund desacord amb aquesta esmena, que considerem ridícula, així com amb el posicionament clarament taurí del nostre partit. Ens dol per partida doble, en primer lloc pels animals, i en segon pel propi partit, ja que estem convençuts que aquest posicionament ens passarà factura a les properes eleccions catalanes.

Carles Marco
Impulsor i coordinador de psc-diu-prou




Desde la plataforma psc-diu-prou se ha vivido la presentación de las enmiendas del PSC a la proposición de ley que solicita la prohibición de las corridas de toros en Cataluña con estupor e incredulidad.

Muchos de sus miembros han reaccionado como si de una broma de mal gusto se tratase. ¿Se puede regular la tortura i muerte pública de un ser vivo para hacerla más digna?

Era evidente que la posición que ha esgrimido el partido últimamente, diciendo que quería trabajar para encontrar soluciones de consenso entre dos mundos diametralmente opuestos, es algo insostenible e imposible. Esta ILP no ofrece margen para posturas tibias, o estás a favor de la continuidad de la fiesta, o estás por su abolición. La aparente indeterminación del PSC ha dado paso a un claro posicionamiento a favor de la continuidad de la tauromaquia en Cataluña.

Desde la plataforma no podemos estar de acuerdo con este posicionamiento, i entendemos que esto debe forzar necesariamente la libertad de voto de los diputados en la votación final. No es posible que todos los diputados socialistas estén conformes con este planteamiento, i si es así, quiere decir que algo falla en la representatividad de los miembros de grupo parlamentario con respecto al electorado.

El PSC no es un partido protaurino, es un partido plural con muchas sensibilidades, con diferentes caras, pero parece ser que en este tema la ejecutiva solo quiere representar la más dura y amarga, la más conservadora y menos progresista, alineándose con partidos como PP i Ciutadans.

Desde psc-diu-prou queremos mostrar públicamente nuestro profundo desacuerdo con estas enmiendas, que consideramos ridículas, así como con el posicionamiento claramente taurino de nuestro partido. Nos duele por partida doble, en primer lugar por los animales, i en segundo por el propio partido, ya que estamos convencidos que este posicionamiento nos pasará factura en las próximas elecciones catalanas.

Carles Marco
Impulsor i coordinador de psc-diu-prou