dissabte, 30 de gener de 2010

El mundo del toro no se sorprende por la relación ETA/antitaurinos

Con este brillante titular nos sorprendía este jueves el diario “el mundo”. Lo primero que me vino a la cabeza es que el titular era incorrecto, sin duda tenía que haber sido algo así : “Mundotoro no se sorprende por la relación ETA/antitaurinos”.

Porqué efectivamente mundotoro ya hace tiempo que intenta relacionar a aquellos que queremos erradicar las corridas de toros con los más oscuros intereses y movimientos. Nos han equiparado con los nazis y Hitler, nos han hecho acreedores de subvenciones millonarias provenientes de diversas multinacionales, han criminalizado en sus escritos al animalismo y al veganismo y, como no, también se hicieron eco de esta relación de un supuesto etarra con el PACMA (Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal), con aquella apostilla de : “Esta detención viene a reafirmar la teoría que sostiene este medio…”.

Realmente pensé que el titular era erróneo porqué me cuesta creer que las personas serias, aquellas críticas con lo que leen, aquellas que piensan y analizan las cosas, puedan llegar a pensar sinceramente que existe alguna vinculación o relación entre aquellos que renegamos de un espectáculo basado en la crueldad hacia un ser vivo, y unos señores que se dedican a matar seres humanos.

Como dice Espido Freire en su escrito “desfachatez” aparecido en ADN, no todo vale señores. Puedo entender que un medio como mundotoro, una publicación que ha demostrado sobradamente su insensatez y que se ha dedicado a injuriar a cuantos luchamos abiertamente por el fin de las corridas de toros, sucumba ante la comparativa fácil, dañina, e interesada. Pero que un periódico como el mundo, al que se le supone, no ya objetividad, sino cierta profesionalidad, cierto recato ante el sensacionalismo claramente interesado, caiga tan bajo.

Me parece esperpéntico que desde los grupos taurinos de presión necesiten hacerse valer de medios de comunicación parciales para defender la fiesta, su fiesta, intentando desprestigiar a cuantos abogamos por su desaparición. Muy mal deben andar de argumentos como para entrar en este sucio juego.

PACMA en su página oficial ya ha desmentido categóricamente que el presunto etarra tuviese vinculación alguna con su partido, pero es que por esa misma regla de tres utilizada por los taurinos, podríamos hacer que más de uno sí se sorprendiera al descubrir que el mismo Jon Idígoras, fundador de HB y gran aficionado a los toros, llegase a torear bajo los apodos de Chiquito de Amorebieta, Chiquito de Éibar y Morenito del Alto.

Ante estas informaciones, ¿alguien en su sano juicio podría establecer una relación entre ETA y el mundo del toreo, y llegar escribir un artículo en un medio público al respecto?. Entre los aficionados y profesionales de la tauromaquia hay de todo. Por el hecho de que un torero sea detenido por presunto tráfico de drogas, ¿podemos ya inferir que el mundo del toreo es una tapadera para el submundo de la droga?. Evidentemente no.

Todavía más perplejo me dejan las supuestas declaraciones del diputado del PP Daniel Sirera : «No se le escapa a nadie que, dentro de los antitaurinos, hay radicales. Esos que te amenazan de muerte pasándose el índice en el cuello, aunque no quiero decir que todos los antitaurinos sean terroristas». Afortunadamente acaba su lapidaria frase con un, no todos los antitaurinos son terroristas. Y yo le pregunto al ínclito señor Sirera, ¿pero es que hay algún antitaurino terrorista?, porqué torero vinculado a ETA sí hubo uno, y torero traficante de drogas también. Señor Sirera, que bajo se cae cuando se utiliza la descalificación de forma interesada y torticera.

De esos que te amenazan de muerte pasándose el índice en el cuello, señor Sirera, los hay en Galápagos, en Medinaceli, en Tordesillas e incluso en la Monumental de Barcelona, pero no se crea, son aficionados a los toros, o a las fiestas populares basadas en la muerte de un toro, los que dirigen tales gestos a los que se manifiestan en contra de esas tradiciones. Y le recuerdo que amenazado de muerte, a raíz de la ILP catalana, solo hay una persona, concretamente uno de los promotores de la ILP, que ha tenido que poner seguridad en su casa y acudir a los Mossos d’Esquadra para que persigan a los que han efectuado tales amenazas de muerte.

Pero es que no solo se pasan el dedo por el cuello, se lo aseguro señor Sirera. También se bajan los pantalones ante los antitaurinos enseñando las nalgas desnudas y peludas, insultan, amenazan, y tiran piedras a los autocares de los manifestantes. No Sirera, no, no se confunda, usted desde la comodidad de su escaño en el Parlament no ha asistido jamás a ninguno de esos actos de protesta, ni siquiera habrá visionado ninguno de los videos que ilustran cuanto le digo.

Difama que algo queda. Esta parece ser la táctica que últimamente están empleando los grupos de presión que defienden la tauromaquia. Solo espero que las personas que leen tales barbaridades sepan leer entre líneas, porqué la inmensa mayoría de los que abogamos por la erradicación de las corridas de toros, somos personas pacíficas que no entendemos ni compartimos ninguna forma de violencia contra ningún ser vivo, sea humano o de cualquier otra especie.

dimecres, 20 de gener de 2010

Sobre els toros i altres animals. Article de J. M. Terricabres (Filòsof)

Darrerament s’ha escrit molt sobre la conveniència de prohibir o no les curses de braus. Aquí us deixo unes reflexions d’un gran filòsof de casa nostra, que penso son d’una claredat intel•lectual enorme, i que poden servir a més d’un per a la reflexió.

Sobre els toros i altres animals

El Parlament de Catalunya acaba d’acceptar de tractar oficialment una iniciativa legislativa popular –que ha recollit centenars de milers de signatures– perquè les curses de braus siguin prohibides a Catalunya. Confio que la qüestió es tracti aviat i que acabi amb la prohibició.

Fa temps que estic a favor d’una mesura com aquesta, que és pròpia d’una societat civilitzada i sensible envers el dolor de qualsevol –humà o no–, i que és incapaç d’infligir-ne ella mateixa per pura diversió o entreteniment. Perquè bàsicament es tracta d’això: de no fer mal, de no fer patir, i sobretot de no fer-ho per plaer, per diversió, per gust, per domini estúpid i insensat. Que aquesta fos una forma primitiva de diversió, ho arribo a entendre. Però no, que ho continuï essent. Tal com seria inacceptable que es continuessin permetent les baralles de gladiadors, l’esclavitud entre humans o les lluites de galls. En alguns d’aquests aspectes, som millor que no érem. I ens n’hem d’alegrar. Però hem arribat a ser millors gràcies també a la prohibició d’actes de barbàrie i a l’afinament de la nostra consciència moral.

Fa molts anys Ferrater Mora ja va rebutjar amb encert els tres arguments bàsics que es fan servir per defensar les curses de braus: que són tradicionals, que són espectaculars, que mostren una especial relació entre l’“homo hispanicus” i el toro. La veritat és que aquests tres arguments són realment pobrets. Entendria molt més que em diguessin que és un negoci, però llavors hi tornaríem per aquesta banda, i em temo que els defensors pretenen donar arguments més “culturals”, més “elevats”, que els merament crematístics.

La tradició és efectivament important, però no perquè és antiga sinó perquè és bona, almenys perquè no fa mal a ningú. No és el cas de les curses de toros. Que la “corrida” és espectacular, potser sigui cert –tot i que n’hi ha, em diuen, que són arrossinades, pobretes, fetes amb pocs mitjans i poc “glamour”–, però l’espectacle no justifica la bondat o la conveniència de la cosa espectacular. L’argument hispànic o, si es vol, català –que alguns també fan servir– em sembla molt tronat. Les maldats, les impertinències i els robatoris fets per catalans, no deixen de ser robatoris, impertinències i maldats. I una suposada tradició catalana no és millor que una de no-catalana pel fet de ser catalana, sinó pel fet de ser millor, és a dir, perquè té –si les té– unes característiques que la fan noble i acceptable. No és el cas de les curses de toros.

Jo no estic en contra dels toros, ni dels elefants ni dels cocodrils. Seria absurd per part meva. Estic, en canvi, en contra de les curses de toros, tal com estic en contra de guardar cocodrils a la banyera de les cases, tant per nosaltres com per ells. Aquests dies, però, he hagut d’escoltar arguments –diguem-ho així– absolutament increïbles per no prohibir les curses de braus. Els més sorprenents acostumen a venir –diguem-ho així, també– de l’esquerra, d’una mena d’esquerra acomplexada, perplexa i desorientada, que no prohibiria res perquè ho troba lleig i vol deixar tot a la lliure iniciativa dels ciutadans. Ai senyor! Tanta candidesa em fa venir ganes de plorar..., a estones, de riure. Ells volen legislar, no prohibir. No es deuen adonar que legislar comporta prohibir, perquè una llei –com, per exemple, la llei 1/1998 de 7 de gener, de política lingüística– no era ben bé una llei sinó una homilia, perquè no contenia pràcticament cap sanció i, sobretot, no es va atrevir a posar en marxa les poques que contenia. Per fer lleis així no necessitem cap Parlament ni sobirania nacional!

En una societat civilitzada, democràtica i madura, allò que atempta contra la dignitat de les persones i que provoca sofriment gratuït a éssers capaços de patir sofriment, ha de ser rebutjat sense contemplacions i, doncs, s’ha de prohibir. És el que passa amb les curses de toros. Que també hi hagi moltes altres qüestions importants que s’han de decidir, no treu que aquesta no s’hagi de decidir. (L’excusa dels immobilistes és que sempre hi ha altres coses més importants per fer, però resulta que no fan ni aquelles ni aquestes.)

Em sembla que la batalla contra les curses de braus és una gran batalla, significativa i exemplar. Confio que la guanyem. I que tots aprenguem que el camí de la llibertat i de la justícia comporta trencaments amb formes del passat que potser ens agradaven però que ja no ens poden acompanyar. Al meu avi, que era una bellíssima persona, li agradaven els toros. No li han agradat a ningú més de la família. Em sembla que, en aquest punt, la família ha millorat. I me n’alegro molt.

J. M. Terricabres (Filòsof)
25/12/2009

dilluns, 11 de gener de 2010

Periodismo de calidad o periodismo basura

De todos es sabido que existen periodistas serios y periodistas que no lo son, medios de comunicación y medios de difamación. Un medio de comunicación serio debe informar y debe hacerlo desde la objetividad, nunca dejándose llevar por pasiones u obscuros intereses, que solo propician artículos de opinión subjetivos y en ocasiones altamente dañinos.

El medio digital mundotoro.com lleva tiempo arremetiendo contra aquellos que estamos por la abolición de la tauromaquia, ¿porqué será?. Pero es que toda lucha se puede llevar a cabo de forma seria y argumentada, o con formas y maneras zafias, insultantes, difamantes y claramente mal argumentadas. Este medio ha escogido la segunda.

Es una verdadera pena que se trate de un portal con escaso seguimiento en Cataluña, que tan solo leen los taurinos confesos, y algunos animalistas que no dejamos de alucinar con sus aseveraciones y sus argumentaciones imposibles.

Y es una pena porqué si más de una persona, de aquellas que todavía no tienen claro si es lícito prohibir la tauromaquia o no, fuese leyendo los artículos, por llamarlos de alguna manera, que van apareciendo en ese medio, sin duda despejaría muchas dudas.

Durante los últimos años el mundo taurino estaba muy tranquilo, acostumbrado a tener el soporte de una más bien escasa masa social, la indiferencia de una mayoría que no tenía el más mínimo interés por la fiesta, y unos cuantos críticos con el espectáculo y deseosos de acabar con algo que consideraban indigno de nuestra sociedad. Sin embargo estos pocos se enfrentaban a unas instituciones que mayoritariamente daban su apoyo económico a la tauromaquia, y un importante reconocimiento en forma de premios y medallas, así como manifestaciones Reales de soporte y admiración.

Pero las sociedades evolucionan, la percepción y rechazo del maltrato animal ha hecho que la tortilla se haya girado. Casi sin darse cuenta, porqué aquel que se siente bien arropado suele plantearse pocas cosas, se han encontrado con una sociedad que mayoritariamente ha pasado de la indiferencia a la crítica, de no saber ni querer saber nada de cómo muere el toro en la plaza, a recibir todo tipo de información acerca de su suplicio, y a mostrar su rechazo.

El arte, la cultura y la tradición dejaron de ser excusas válidas, argumentos más que dudosos y discutibles, pero sobre todo sumamente subjetivos, que la sociedad se ha encargado de anular. No sirven para perpetuar un maltrato a un ser vivo en una sociedad que lucha cada vez con más fuerza contra el dolor y el sufrimiento. Cuando la vida de una persona no valía apenas nada, en tiempos de la Santa Inquisición, o durante la guerra civil, propinar sufrimiento a un animal, gozar de un “arte” que llevaba implícito la tortura y muerte de un herbívoro, era algo nada censurable, era simplemente un mal menor, algo que la sociedad podía permitirse, que simplemente pasaba desapercibido. En unos tiempos, y en una sociedad, en que se considera indigna cualquier forma de explotación humana, cualquier agresión, en que se prohíben expresamente prácticas que en otras sociedades forman parte de su acerbo cultural, como la ablación de clítoris o la lapidación, la sociedad continúa en su senda evolutiva y puede fijar su atención en otros tipos de injusticias, de actos indignos del ser humano.

Las palabras de Gandhi, que fue sin duda un gran pensador y un hombre avanzado a su tiempo y a su sociedad, retumban hoy en las mentes de millones de personas, “un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”. Y este país nuestro desea salir airoso del juicio. El líder de la resistencia pasiva nos enseñó que el ser humano, en su papel de raza dominante, tiene una gran responsabilidad: la conmiseración y empatía con los más débiles.

Los aficionados taurinos se vieron claramente superados por unos argumentos que tiraban por tierra aquello que durante años y siglos fue suficiente para seguir con su actividad, con su afición. Y en ese momento en que una importantísima parte de la sociedad daba claramente la espalda a la fiesta, llegó la puntilla, la ILP catalana.

Sonaron las alarmas y, sin plantearse nada más que la conservación de la tauromaquia, empezaron a trabajar para buscar el argumento que validase su actividad. Entonces pensaron que como la amenaza provenía de un movimiento basado en la sensibilidad por el sufrimiento del animal, tenían que demostrar a toda costa que el animal no padecía dolor ni agonía alguna. Si el toro no sufre ya no hay causa. Inventaron estudios, que por inverosímiles, no fueron publicados por ningún medio científico, tan solo los medios taurinos se hicieron eco del mismo. Veterinarios serios se encargaron de tirar por tierra la nueva argumentación. El toro sufre, no hay duda. No se trata, pues, de ninguna rara adaptación animal a la estupidez humana que haya conseguido una evolución que anule su capacidad de sentir y sufrir.

Como la ILP venía de Catalunya lo intentaron también promoviendo un discurso de falsas identidades, de falsos independentismos. Acusaciones graves y dañinas que desvirtuaban el verdadero sentido de la movilización social, y que una vez más pretendían atizar el odio hacia Cataluña, a ver si así los políticos catalanes, por aquello de no tener otro tema de discusión con el gobierno central, daban marcha atrás y se cargaban la ILP antes de ser debatida. Pero tampoco funcionó.

Entonces, momentos antes de la votación de las enmiendas, se sacaron de la manga el as definitivo, una llamada a la libertad. Libertad, mágica palabra contra la que nadie osa atentar a riesgo de ser llamado fascista. Sabemos que el arte, la cultura y la tradición no son la justificación, sabemos que el toro sufre, sabemos que la ILP nada tiene que ver con anhelos separatistas, pero déjennos que hagamos uso de nuestra libertad, que sigamos con nuestra fiesta, aunque denigre y avergüence a una parte mayoritaria de la sociedad.

No pensaron que los políticos, en el ejercicio de su actividad, están acostumbrados a promulgar leyes que constantemente limitan las libertades de unos u otros, siguiendo el avance y evolución de la propia sociedad. Porqué legislar también es educar, validar aquello que es socialmente aceptado, y prohibir aquello que ya no encuentra justificación en la sociedad.

Y ahora hemos llegado al cabo de la calle. Una vez perdidos todos los debates dialécticos e ideológicos. No pudiendo matar el mensaje. Solo queda matar al mensajero. Y mundotoro se ha lanzado a una grave espiral de periodismo basura, mintiendo constantemente, y focalizando sus iras contra uno de los promotores de la ILP, Leonardo Anselmi, sobre el que está vertiendo tanta basura, ignominia, difamación e injurias, como la mente enfermiza de los editores, y quienes haya detrás, son capaces de inventar.

Se veía venir. Ya en noviembre de 2008, viendo como la ILP daba sus primeros pasos parlamentarios, mundotoro escribió un vergonzoso artículo que no tuvo mayor reacción ya que pasó totalmente desapercibido. Pero ahora lo están enlazando desde sus nuevos vómitos escritos, en la frase “veganos y animalistas han sido considerados personajes históricos execrables”.

Se trata de un artículo en que pretenden establecer una comparación entre Hitler y los Nazis, con el movimiento animalista general, y el catalán en particular. Concretamente a los catalanes nos dedican epítetos como nazistas (concretamente lo escriben nazis-tas), incultos, catetos, provincianos vestidos de negro alternativo, iletrados y escasamente instruidos. Es vergonzoso que a un medio se le permita expresarse de esta manera, pero en cualquier caso dice mucho acerca de su catadura moral como supuestos periodistas y como personas.

Desde la admisión a trámite de la ILP en el Parlamento Catalán no han dejado de atizar su odio contra aquellos que pretendemos acabar con un espectáculo que no consideramos digno ni adecuado en pleno siglo XXI. Han llegado a verter consignas que rozan la xenofobia, en su intento de desprestigiar a uno de los promotores. No cejan en su intento de pretender ver aquello que no hay. Flujos de dinero que, sin saber ni poder explicar como ni de quien, sustentan a los animalistas en su lucha por el respeto de los animales. Tratan de secta a los veganos, aquellos que no utilizan animales para su alimentación. Están ciegos. Ciegos de odio, de ira, y ello se refleja en sus escritos. No saben que decir, dan palos de ciego intentando encontrar algo que les permita desacreditar al mensajero.

Me dan pena, mucha pena, porqué no se han dado cuenta que el veganismo, el animalismo, no es más que el fruto de una evolución social. Están entrando en la paranoia. Cualquier movimiento social que pretenda conseguir un mínimo de dignidad para los animales, es visto como un claro atentado a su fiesta, a su culta, artística y tradicional fiesta. Han perdido el norte.

Sus mentes, al igual que su fiesta, han quedado ancladas en otro tiempo. Incapaces de evolucionar se aferran a su afición y a su negocio, y todo cambio social es visto como un atentado a su modus vivendi. Pero mucho cuidado, porque están rozando, si no la han traspasado ya, la línea de lo legal. En un estado de derecho no todo vale. La difamación, la calumnia, la apología de la xenofobia, son delitos, están prohibidos. Vivimos, por mucho que les pese, en una sociedad democrática que basa en las prohibiciones la defensa de las virtudes.

Afortunadamente para ellos mundotoro es un medio de escaso impacto, artículos así en un medio de gran tirada tendrían sin duda una airada respuesta social, pero me gustaría que más de un diputado o diputada del arco parlamentario catalán los leyera, para ver como defienden su libertad a seguir torturando y matando seis toros por tarde. Tal vez tras la lectura atenta de todo cuanto este medio ha vertido en contra de un sector social en clara pujanza, les temblase menos el pulso a la hora de apretar el botón que prohíba en Cataluña la tauromaquia y cuanto esta lleva aparejada.

Carles Marco

Algunos artículos de mundotoro

Se inicia la andadura parlamentaria de la ILP y mundotoro ya deja claras sus intenciones "periodísticas"

11/11/2008 http://www.mundotoro.com/Editorial/Editorial.aspx?value=24

La ILP supera las enmiendas a la totalidad. Ante la ausencia de argumentos para matar el mensaje, van a por el mensajero

22/12/2009 http://www.mundotoro.com/noticias/noticia.aspx?value=76561

27/12/2009 http://www.mundotoro.com/noticias/noticia.aspx?value=76656

8/1/2010 http://www.mundotoro.com/noticias/noticia.aspx?value=76747

10/1/2010 http://www.mundotoro.com/noticias/noticia.aspx?value=76770

dilluns, 4 de gener de 2010

Profesiones de riesgo

Todos sabemos que existen profesiones que por sus características, por la posibilidad de que quién las ejerce pueda llegar a perder la vida, pueden denominarse de riesgo. Militares, policías, bomberos, pilotos son solo algunos ejemplos. También hay quien incluye a los toreros en este grupo, pero lo que muchos no saben es que en España ser antitaurino también puede llegar a ser una actividad de riesgo.

Y digo actividad, que no profesión, puesto que en la lucha por la abolición de las corridas de toros nadie se gana la vida, al contrario, muchos gastan parte del dinero que ganan con su trabajo para poner su grano de arena e intentar acabar con ese espectáculo.

Pero, ¿dónde está el riesgo?, se preguntarán. La tauromaquia, como cualquier actividad económica, mueve mucho dinero, y no voy ahora a detenerme en el análisis de cuanto mueve ni a cuantas personas afecta, baste con decir que en el mundo taurino hay personas con mucho dinero y muchas influencias. Y cuando alguien considera que está en juego su dinero puede llegar a gozar de reacciones poco nobles para defender aquello que es su modus vivendi.

Ello quedó patente en los días anteriores a la votación de las enmiendas de retorno de la ILP, en que la prensa, determinada prensa, nos inundó con artículos de opinión y noticias que provenían del ámbito taurino. Nunca antes se había publicado tanto en tan poco tiempo, y con argumentos tan extravagantes, acerca de lo buena que es la tauromaquia para los españoles.

Una vez rechazadas las enmiendas, con la ILP siguiendo su curso parlamentario, han aparecido en la publicación taurina mundotoro un par de artículos cargando tintas contra uno de los miembros de la comisión promotora de la ILP. Escritos, ambos, con inverosímiles explicaciones acerca de cómo fluye el dinero desde las multinacionales hasta las manos de los defensores de los derechos de los animales. Sería incluso más verosímil decir que los extraterrestres de algún planeta de la galaxia NGC 1300 están financiando la lucha para abolir la tauromaquia.

El mundo taurino, el lobby taurino, se ha movilizado para proteger la fiesta, su fiesta, de los cantos abolicionistas que se escuchan en Catalunya, pero creo que en su afán de movilización se le ha ido la mano, y ha movilizado tanto a falsos periodistas de investigación, como a mafiosos que no han dudado en amenazar de muerte a alguno de los miembros de la comisión promotora de la ILP.

De hecho, esta persona, ya ha puesto las amenazas en manos de los Mossos d’Esquadra, ha puesto en marcha acciones legales contra los difamadores, y ha tenido que adoptar medidas de seguridad en su casa para proteger a su familia.

Y esto es serio, muy serio, porqué no todo vale. Los taurinos hicieron público un manifiesto por la libertad, por su libertad, y yo pregunto ¿dónde queda la libertad de aquellos que utilizando un conducto democrático quieren hacer valer su defensa del animal?. Quienes abogan por la libertad a seguir torturando en “petit comité” a seis toros por tarde, debieran ser los primeros en respetar la libertad de aquellos que no están por la labor.

Sí, desgraciadamente ser antitaurino en España puede llegar a ser una actividad de riesgo. Una verdadera pena, una gran insensatez, y una auténtica vergüenza.