dijous, 31 de desembre de 2009

BON ANY! - FELIZ 2010

Quan falta ben poc per començar un any nou, tan sols unes línies per desitjar que aquest 2010 que arriba, vingui carregat de respecte vers tots els essers vius que habitem la terra, que sigui l’any en que es va prohibir a Catalunya un espectacle a on es tortura i es dona mort publica a un mamífer amb banyes, i que això encengui una metxa a d’altres territoris.

I per la gent de bona voluntat, tots els meus desitjos de felicitat, pau i amor.

Feliç 2010!


A pocas horas de iniciar un nuevo año, solo unas líneas para desear que este 2010 que se aproxima, venga cargado de respeto para todos los seres vivos que habitamos la tierra, que sea el año en que se prohibió en Cataluña un espectáculo en que se tortura y se da muerte pública a un mamífero astado, y que ello prenda una mecha en otros territorios.

Y para las personas de buena voluntad, todos mis deseos de felicidad, paz y amor.

Feliz 2010!

dilluns, 21 de desembre de 2009

jo també puc, oi?

Este viernes fue un gran momento, aunque con una estrechez que hace pensar que el PSC votó en bloque para abortar su trámite pese a la anunciada libertad de voto, finalmente se va a debatir sobre la tauromaquia en nuestro Parlament.

Se aproximan unos meses en que ese debate estará en el ojo del huracán. Será una dialéctica intensa. De hecho los medios de comunicación ya han dejado traslucir parte del arsenal que los taurinos tienen preparado. De entre todo lo que he leído, quizás me ha llamado la atención, por peculiar, la entrevista que El Mundo http://www.abc.es/20091220/toros-toros/catalanes-tendran-pagar-millones-20091220.html ha hecho a David Pérez del PSC, compañero de partido, aunque no de aficiones.

Y es que a diferencia de él, a mi no me gusta el futbol y no soy fan de ningún equipo, no me gusta Loquillo, y no me gusta el maltrato público que sufre el toro durante la lidia. Supongo que del mismo modo que él proclamó a modo de pregunta desde la tribuna de oradores, jo també puc, oi?

Evidentemente, al igual que otros compañeros de partido, puedo pensar que nada justifica una tortura elevada a la categoría de espectáculo público, aunque el torturado sea “solo” un animal. Pero otra cosa es que tanto estos compañeros como yo mismo estemos realmente representados en el Parlament por algunos de los diputados de nuestro grupo parlamentario. ¿Lo estamos?

A juzgar por el resultado de la votación mucho me temo que no. Tengo serias dudas de que siquiera uno solo de los diputados del PSC votase en contra de las enmiendas a la totalidad. Y ello se me antoja como una doble perversión. En primer lugar la de la libertad de voto. ¿Libertad de voto?. ¿Es posible que haya tal homogeneidad de pensamiento entre los diputados y diputadas del PSC como para que ni uno solo haya votado en contra de las enmiendas?. En segundo lugar, y creo que más grave todavía, ¿es posible que ni siquiera uno solo estuviese a favor del debate parlamentario?. ¿Tanto miedo da o tanto molesta en el PSC debatir acerca de la tauromaquia?.

El propio parlamento de David Pérez en defensa de las enmiendas, no fue tan solo a favor de la libertad, por mucho que al inicio de su discurso dijese lo contrario, fue una auténtica y vehemente defensa de las corridas. Además, ¿porqué pretendió hablar de la libertad cuando lo que se votaba eran las enmiendas a la totalidad que pretendían abortar precisamente la libertad de debate en el sí del Parlament?.

¿Porqué es precisamente David Pérez el portavoz del PSC en esta materia?, ¿se puede inferir que es su postura personal la posición de todo el partido?. Evidentemente su postura personal no es la de todo el partido, ni mucho menos. En consecuencia creo que tampoco debe ser la de todos los diputados y diputadas del PSC. Como socialista no me siento en absoluto representado por David y no estoy en absoluto de acuerdo con su discurso. Dudo que sea el único. Muchas preguntas a las que habrá que encontrar respuestas.

De la entrevista al compañero David ya podemos extraer que uno de los argumentos que van a esgrimir, una vez agotados los culturales y artísticos, y con el de la libertad en entredicho, es el económico. Ya se sabe que a los catalanes se nos tiene por peseteros, y tal vez con una espada de Damocles encima de indemnizaciones millonarias, alguno se lo piense dos veces. En cualquier caso me parece prematuro hablar de cifras, porque las cifras hay que demostrarlas primero y consensuarlas después. ¿Quién nos dice que a la tauromaquia en Barcelona le queden diez años de beneficios millonarios como para establecer una compensación basada en “presumibles” beneficios a diez años vista?. Llegado el momento habrá mucho que hablar. La ILP no es un cheque en blanco para los afectados. Igual que en las empresas cuando se venden o fusionan, habrá que hacer, antes, una auditoría de los últimos 5 años para poder establecer los 5 próximos. Y el precio no lo pondrá el empresario sino el Parlament a partir de estas investigaciones.

Pero lo que ya me parece triste, incluso llegando al esperpento, es intentar hacernos pasar por seres maleducados y violentos. Precisamente a David Pérez hay que recordarle que en las Azores nos llamase públicamente “inquisidores”. Pero también me gustaría citarle otras perlas que nos han dedicado, también de forma pública, otros personajes que defienden la “fiesta”.

El Defensor del Pueblo nos llamó “tontos”, Juan Carlos Herrera se despachó con “pandilla de imbéciles”, “golfos”, “friquis” y “bobos estúpidos”, Rosa Gil se desayunó con “chupaculos”, “indecencia de personajes” y “políticos de mierda”, y el señor Corrales nos llamó “Hitler”. Pero es que a todo ello hay que sumar las barbaridades, insultos y descalificaciones que tenemos que leer en foros de discusión cuando intentas defender y argumentar tu postura abolicionista.

En fin que no quisiera que el debate vaya por este camino porqué supongo que maleducados e impertinentes hay en todas partes, y aquí y ahora no estamos discutiendo sobre la educación y la corrección de las personas, estamos hablando del sufrimiento de un animal y de un espectáculo cuyo interés social, y cuyos valores educativos, están en tela de juicio, y en un proceso de profunda revisión.

dijous, 17 de desembre de 2009

Carta oberta de la Plataforma PROU als Diputats del Parlament de Catalunya - Carta abierta de la Plataforma PROU a los Diputats del Parlament de Catalunya

DEBAT: LA RAÓ DE SER DELS PARLAMENTS

Cada dia la maquinària taurina fa servir nous arguments perquè la Iniciativa Legislativa Popular per abolir les 'corridas de toros' a Catalunya posada en marxa per la nostra plataforma, no rebi el suport dels parlamentaris catalans. Estan en el seu dret, sí, però volem puntualitzar que aquests arguments tenen un rerefons antidemocràtic i preocupant.

Cal deixar clara una cosa, i que ningú es confongui: el divendres 18 de desembre de 2009 no es votarà si Catalunya decideix o no prohibir les 'corridas de toros', el que es votarà és si la qüestió ha de ser debatuda o no. Que la indústria taurina no vulgui que es porti a debat la nostra proposta és una cosa que es pot entendre, tot i que no justificable; i la cobertura que aquesta postura ha trobat en alguns grups polítics – els que han presentat esmenes a la totalitat, és a dir, que s'han posicionat en contra que es debateixi la nostra ILP – posa de manifest que hi ha alguna cosa que no funciona bé.

Per què es volen negar al debat? Per què s'oposen a defensar la salut democràtica que hi hauria d'haver al Parlament? Quins són els arguments que fan servir per intentar evitar que els diputats respectin la voluntat de les més de 180.000 persones que han avalant amb la seva signatura aquesta ILP? Creiem fermament que aquestes són preguntes que mereixen una resposta, ja que es tracta de defensar el sistema democràtic, l'activitat parlamentària consubstancial a aquesta i la llibertat d'expressió.

La defensa de determinats arguments s'ha de fer, precisament, amb arguments, i no intentant de callar les veus dels que pensen diferent. El Parlament, com tots els parlaments basa la seva activitat precisament en aquesta activitat: el debat. I presentar esmenes a la totalitat perquè una proposta no sigui debatuda, és senzillament , no entendre en què consisteix la responsabilitat democràtica que recau sobre els parlaments.

La llibertat d'expressió i el debat democràtic: això és el que s'està intentant bloquejar, creiem que la societat, definitivament, no dona suport a la falta d'aquestes llibertats que ens fan involucionar cap a èpoques més obscures de la nostra històra. D'altra banda, les centenars de debats que s'estan duent a terme sobre aquesta qüestió en tots els mitjans de comunicació reflecteixen que aquest debat existeix a la societat, de manera que no s'entendria que el debat social no arribés al Parlament que ha de complir, no només en aquesta oportunitat sinó sempre, amb la seva principal funció de representativitat democràtica, ja que vetar el debat col·locaria l'activitat parlamentària en uns terrenys massa allunyats dels ciutadans i els votants, quelcom no desitjable en cap societat democràtica.

Al mateix temps, s'ha donat a conèixer un manifest fet per la indústria taurina i firmant per nombrosos personatges de diferents àmbits, un manifest que, segons ells, és a favor de les llibertats. Estem convençuts que moltes d'aquestes personalitats han estat manipulades i han firmat una cosa amb la qual no estan d'acord. Per què? Perquè si s'hagués presentat aquest manifest abans d'un debat en el qual s'anés a votar per “toros sí, toros no” hagués complert amb la seva funció; però no, el manifest es presenta ara, abans de la votació de les esmenes a la totalitat, fet que el converteix en un manifest la finalitat de la qual és la de pressionar perquè no existeixi la llibertat de debatre i la llibert d'expressió d'idees al Parlament, per molt que el titulin com “a favor de les llibertats”, el que estan fent és exactament el contrari, intentant d'empantanegar la llibertat del debat.
Per aquest motiu, creiem que els firmants del manifest taurí o han estat manipulats i no se'ls ha explicat en què consisteix la votació del pròxim 18 de desembre, o són persones a les quals la democràcia els importa ben poc pretenent minar les bases d'aquesta, evitat que es parli de tot allò que pot resultar-los individualment incòmode.

I és que hem de recordar novament que la democràcia ve de la mà del debat, i el debat afavoreix l'evolució del pensament, de les idees i de les societats. Confiem que els diputats votaran a favor de la democràcia i del debat de les idees. En conclusió, que votaran a favor de la seva pròpia raó de ser.


DEBATE: LA RAZÓN DE SER DE LOS PARLAMENTOS

Cada día la maquinaria taurina utiliza nuevos argumentos para que la Iniciativa Legislativa Popular para abolir las 'corridas de toros' a Cataluña puesta en marcha por nuestra plataforma, no reciba el apoyo de los parlamentarios catalanes. Están en su derecho, sí, pero queremos puntualizar que estos argumentos tienen un trasfondo antidemocrático y preocupante.

Hay que dejar clara una cosa, y que nadie se confunda: el viernes 18 de diciembre de 2009 no se votará si Cataluña decide o no prohibir las 'corridas de toros', lo que se votará es si la cuestión tiene que ser debatida o no. Que la industria taurina no quiera que se lleve a debate nuestra propuesta es una cosa que se puede entender, todo y que no es justificable; y la cobertura que esta postura ha encontrado en algunos grupos políticos - los que han presentado enmiendas a la totalidad, es decir, que se han posicionado en contra que se debata nuestra ILP - pone de manifiesto que hay alguna cosa que no funciona bien.

¿Por qué se quiere negar al debate? ¿Por qué se oponen a defender la salud democrática que tendría que haber en el Parlamento? ¿Cuáles son los argumentos que utilizan para intentar evitar que los diputados respeten la voluntad de las más de 180.000 personas que han avalando con su firma esta ILP? Creemos firmemente que éstas son preguntas que merecen una respuesta, ya que se trata de defender el sistema democrático, la actividad parlamentaria consustancial a ésta y la libertad de expresión.

La defensa de determinados argumentos se tiene que hacer, precisamente, con argumentos, y no intentando callar las voces de los que piensan diferente. El Parlament, como todos los parlamentos basa su actividad precisamente en esta actividad: el debate. Y presentar enmiendas a la totalidad para que una propuesta no sea debatida, es sencillamente, no entender en qué consiste la responsabilidad democrática que recae sobre los parlamentos.

La libertad de expresión y el debate democrático: eso es lo que se está intentando bloquear, creemos que la sociedad, definitivamente, no da apoyo a la falta de estas libertades que nos hacen involucionar hacia otras épocas más oscuras de nuestra històra. Por otra parte, los centenares de debates que se están llevando a cabo sobre esta cuestión en todos los medios de comunicación reflejan que este debate existe en la sociedad, de manera que no se entendería que el debate social no llegara al Parlament, que tiene que cumplir, no sólo en esta oportunidad sino siempre, con su principal función de representatividad democrática, ya que vetar el debate colocaría la actividad parlamentaria en unos terrenos demasiado alejados de los ciudadanos y los votantes, algo no deseable en ninguna sociedad democrática.

Al mismo tiempo, se ha dado a conocer un manifiesto hecho por la industria taurina y firmando por numerosos personajes de diferentes ámbitos, un manifiesto que, según ellos, es a favor de las libertades. Estamos convencidos que muchas de estas personalidades han sido manipuladas y han firmado una cosa con la cual no están de acuerdo. ¿Por qué? Porque si se hubiera presentado este manifiesto antes de un debate en el cual se fuera a votar por "toros sí, toros no” hubiera cumplido con su función; pero no, el manifiesto se presenta ahora, antes de la votación de las enmiendas a la totalidad, hecho que lo convierte en un manifiesto la finalidad de la cual es la de presionar para que no exista la libertad de debatir y la libertad de expresión de ideas en el Parlament, por mucho que lo titulen como "a favor de las libertades", lo que están haciendo es exactamente el contrario, intentando empantanar la libertad del debate.

Por este motivo, creemos que los firmants del manifiesto taurino o han sido manipulados y no se les ha explicado en qué consiste la votación del próximo 18 de diciembre, o son personas a las cuales la democracia les importa bien poco pretendiendo minar las bases de ésta, evitando que se hable de todo aquello que puede resultarles individualmente incómodo.

Y es que tenemos que recordar nuevamente que la democracia viene de la mano del debate, y el debate favorece la evolución del pensamiento, de las ideas y de las sociedades. Confiamos en que los diputados votarán a favor de la democracia y del debate de las ideas. En conclusión, que votarán a favor de su propia razón de ser.

diumenge, 13 de desembre de 2009

¿És aquest el manifest amb el que se’ns anava a caure la cara de vergonya als politics? - ¿Este es el manifiesto con el que se nos iba caer la cara de vergüenza?

¿És aquest el manifest amb el que se’ns anava a caure la cara de vergonya als politics?

Rosa Gil, Presidenta de la Plataforma para la Defensa de la Fiesta, ens va avisar fa algun temps que apareixeria un manifest, i cito textualment, “de personas de valiosa valía cultura y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos".

Amb tots els meus respectes per aquests “il•lustres” signants del manifest, i també per Rosa Gil, que pensa que tot polític que està en contra de la tauromàquia és, i torno a citar les seves paraules, “unos chupaculos, una indecencia de personajes, y unos políticos de mierda”, aquest manifest anunciat a bombo i platet, no tan sols no és vehicle per tal que a ningú se li caigui la cara de vergonya, sinó que demostra de forma clara i contundent la falta d’arguments que tenen els afeccionats a la tauromàquia.

Estic convençut que entre els signants del manifest hi haurà veritables afeccionats a la tauromàquia, altres que defenen fonamentalment interessos econòmics, però també hi haurà aquells que han estat induïts a una creuada en pro de la defensa de les llibertats. Hi ha alguna creuada més emblemàtica que la defensa de la llibertat?

Però que ningú s’enganyi, aquí no es defensa la llibertat dels esclaus, ni la del sufragi universal, ni tan sols la d’un poble oprimit, el que aquí s’està defenent és la llibertat d’una minoria per tal que pugui continuar amb la transgressió del sentiment ètic i la moral d’una majoria.

Prohibir, “un verb que tan sovint ens ha vingut de fora”, tal i com diu el manifest. Però que aquesta vegada arriba de dins, de les mateixes entranyes de la societat civil catalana. Més de 180.000 persones de totes les professions, estatus socials, creences i colors, es varen mobilitzar en contra d’allò que consideren una barbàrie totalment anacrònica, un atemptat a la ètica, i una crueltat contra un esser viu totalment innecessària.

Entre els, un amunt un avall, 277 signants que segons Rosa Gil son “personas de valiosa valía cultural y peso internacional”, podem trobar tot tipus de professions, entre les que abunden els empresaris, advocats i metges, però a on també podem trobar algun cuiner, auditor de comptes, dissenyador gràfic, oficial de notaria, funcionari, jugador de handbol, ramader, interiorista, agent de viatges, industrial, logopeda, comerciant, viticultor i altres oficis igualment respectables, però que disten molt de ser de gran pes internacional. La vàlua cultural ja dependrà en gran mesura de la formació de cada individu, no necessariament de la seva professió.

Malauradament no es varen recollir les dades professionals dels centenars de milers de persones que varem signar la ILP. Però val a dir que a banda d’aquells que han estat les cares de la ILP per ser persones molt conegudes, han signat també un bon grapat de metges, advocats, empresaris, filòsofs, professors universitaris, jutges, artistes, cuiners, funcionaris, i també taxistes, senyores de casa seva, aturats, caixers de supermercat, en definitiva, persones que independentment del seu pes internacional o la seva valua cultural, conformen el teixit de la societat catalana i tenen tan a dir com qualsevol altre català.

No vull treure importància a cap dels signants del manifest, però es tracta de 277 persones. Menys de 300 persones que tenen el pes intrínsec que tenen 277 en front de 180.000, ni més ni menys. Suposo que fins aquesta xifra han pogut arribar en aquests mesos que porten preparant el manifest.

Els signants potser han oblidat que les baralles de gossos i galls estan ja prohibides a Catalunya per la pròpia llei catalana, de la mateixa manera que fumar a determinats indrets, o conduir sense cinturo de seguretat, i tantes i tantes coses més. Perquè la prohibició forma part de la llei i de la mateixa democràcia. Perquè quan els drets xoquen entren en vigor les prohibicions. I aquí estem discutint al voltant de dos drets o llibertats enfrontades, la d’aquells que volen fruir i gaudir amb un espectacle públic, i la d’aquells que considerem aquesta mena d’espectacles quelcom vergonyós i indigne de la nostra societat.

A aquells que han signat l’argument de que “cada cop que la llibertat d’algú es veu negada o limitada, la llibertat de tothom perd pes, es debilita, s’empetiteix”, m’agradaria preguntar-los quan petita senten la seva llibertat pel fet que jo no sigui lliure de circular sense el cinturo de seguretat, o de fumar a un espai públic. A tots ells, especialment als advocats i juristes signants, els vull dir que jo he acceptat les prohibicions com quelcom natural que porta implícita la pròpia democràcia, seran ells tan demòcrates com jo?, o s’estimen més l’argument de facis el que digui jo i no es prohibeixi el que a mi m’agrada.

Molt curts d’arguments han d’anar quan anuncien amb tant de rebombori un manifest ple de vaguetats i inconsistències. De paraules grandiloqüents sobre allò que consideren que és Barcelona, com si Barcelona deixes de ser lliure, ciutat oberta, ciutat de tots, o metròpoli europea, pel fet de deixar de banda un espectacle que avergonyeix a la majoria dels seus ciutadans.

Una cosa es ben certa, i és que un cop llegit el manifest, no tan sols no se m’ha caigut la cara de vergonya, sinó que les meves conviccions han quedat intactes, i inclús en certa mida reforçades.


¿Este es el manifiesto con el que se nos iba caer la cara de vergüenza?

Rosa Gil, Presidenta de la Plataforma para la Defensa de la Fiesta, nos avisó hace algún mes que iba a aparecer un manifiesto, y cito textualmente, “de personas de valiosa valía cultura y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos".

Con todos mis respetos para los “ilustres” firmantes del mismo, y para Rosa Gil, que piensa que todos los políticos que están en contra de la tauromaquia son, y cito sus palabras, “unos chupaculos, una indecencia de personajes, y unos políticos de mierda”, este manifiesto anunciado a bombo y platillo, no solo no es vehículo para que a nadie se le caiga la cara de vergüenza, sino que demuestra de una forma clara y contundente la falta de argumentos de los que adolecen los aficionados a la tauromaquia.

Estoy convencido de que entre los firmantes del manifiesto habrá verdaderos aficionados a la tauromaquia, otros que defienden fundamentalmente intereses económicos, pero también habrá aquellos que han sido inducidos a una cruzada en pro de la defensa de las libertades. ¿Hay alguna cruzada más emblemática que la defensa de la libertad?.

Pero que nadie se engañe, aquí no están defendiendo la libertad de los esclavos, ni la del sufragio universal, ni siquiera la de un pueblo oprimido, lo que aquí se está defendiendo es la libertad de una minoría para poder continuar con la transgresión del sentimiento ético y la moral de una mayoría.

Prohibir, “un verbo que tan a menudo nos ha venido de fuera”, como reza el manifiesto. Pero que esta vez llega de dentro, de las mismas entrañas de la sociedad civil catalana. Más de 180.000 personas de todas las profesiones, estatus sociales, credos y colores, se movilizaron en contra de lo que consideran una barbarie totalmente anacrónica, un atentado a la ética, y una crueldad contra un ser vivo totalmente innecesaria.

Entre los, uno arriba uno abajo, 277 firmantes que según Rosa Gil son “personas de valiosa valía cultural y peso internacional”, podemos encontrar todo tipo de profesiones, entre las que abundan los empresarios, abogados y médicos, pero donde también encontramos algún cocinero, auditor de cuentas, diseñador gráfico, oficial de notaría, funcionario, jugador de balonmano, ganadero, interiorista, agente de viajes, industrial, logopeda, comerciante, viticultor y otros oficios igualmente respetables, pero que distan mucho de ser de gran peso internacional. La valía cultural ya dependerá en mayor medida de la formación de cada individuo, no necesariamente de su profesión.

Desgraciadamente no se recogieron los datos profesionales de los centenares de miles de personas que firmamos la ILP. Sin embargo baste decir que al margen de aquellos que han sido las caras de la ILP por tratarse de personas muy conocidas, han firmado también un buen número de médicos, abogados, empresarios, filósofos, profesores universitarios, jueces, artistas, cocineros, funcionarios, y también taxistas, amas de casa, parados, cajeros de supermercado, en definitiva, personas que independientemente de su peso internacional o su valía cultural, forman el tejido de la sociedad catalana y tienen tanto que decir como cualquier otro catalán.

No pretendo restar importancia a ninguno de los firmantes del manifiesto, pero se trata de 277 personas. Menos de 300 personas que tienen el peso que intrínsecamente tienen 277 frente a 180.000, ni más ni menos. Supongo que hasta esa cifra han podido llegar en estos meses que llevan preparando el manifiesto.

Los firmantes tal vez hayan olvidado que las peleas de perros y gallos están ya prohibidas en Catalunya por la propia ley catalana, al igual que fumar en determinados espacios, o conducir sin cinturón de seguridad, y tantas y tantas cosas. Porque la prohibición forma parte de la ley y de la propia democracia. Porque cuando los derechos colisionan entran en vigor las prohibiciones. Y aquí estamos discutiendo sobre dos derechos o libertades confrontadas, la del que quiere gozar y disfrutar con un espectáculo público, y la de aquel que considera al citado espectáculo algo vergonzoso e indigno de nuestra sociedad.

A los firmantes del argumento de que “cada vez que la libertad de alguien se ve negada o limitada, la libertad de todos pierde peso, se debilita, se empequeñece”, me gustaría preguntarles cuan pequeña sienten su libertad por el hecho de que yo no sea libre de circular sin el cinturón de seguridad, o de fumar en un espacio público. A ellos, especialmente a los abogados y juristas firmantes, les quiero decir que yo he aceptado las prohibiciones como algo natural que lleva implícita la propia democracia, ¿serán ellos tan demócratas como yo?, o prefieren el argumento de hágase lo que yo digo y no se prohíba lo que a mí me gusta.

Muy escasos de argumentos andan cuando anuncian con tanto esmero un manifiesto repleto de vaguedades e inconsistencias. De palabras grandilocuentes sobre lo que consideran que es Barcelona, como si Barcelona dejase de ser libre, ciudad abierta, ciudad de todos, o metrópolis europea, por el hecho de dejar a un lado un espectáculo que avergüenza a la mayoría de sus ciudadanos.

Una cosa es cierta, y es que tras leer el manifiesto, no solo no se me ha caído la cara de vergüenza, sino que mis convicciones han quedado intactas, y en cierta medida incluso reforzadas.

divendres, 11 de desembre de 2009

Un excelente escrito de Julio Ortega Fraile

Avui em vull fer ressò d’un excel•lent escrit de Julio Ortega Fraile, que en el moment que estem vivint, a les portes de la votació de les esmenes a la totalitat de la ILP PROU, té un a especial rellevància per la seva interessant i verídica visió de la historia de la humanitat. Donada la transcendència històrica del tema no podem admetre ni permetre que cap partit polític negui el dret, clarament expressat pels ciutadans que han signat, a que aquesta ILP sigui àmpliament debatuda al Parlament.



Hoy quiero hacerme eco de un excelente escrito de Julio Ortega Fraile, que dado el importante momento que vivimos, a las puertas de la votación de las enmiendas a la totalidad de la ILP PROU, tiene especial relevancia por su interesante y veraz visión de la historia de la humanidad. Vista la trascendencia histórica del asunto no podemos admitir ni permitir que ningún partido político niegue el derecho, expresado claramente por los ciudadanos que han firmado, a que esta ILP sea ampliamente debatida en el Parlament.


Del inmovilismo esclavista, antisufragista y taurino
(Per Julio Ortega Fraile)

El proceso para la derogación legal de la esclavitud en el Planeta tuvo que enfrentarse a una feroz oposición: conspiraciones, campañas de prensa y manifestaciones fueron algunas estrategias empleadas por el movimiento antiabolicionista, temeroso de que se perdiese el “privilegio” de la dominación absoluta de unos individuos sobre otros.

La lucha por el derecho de la mujer a ejercer el sufragio, también hubo de vérselas con una enconada resistencia por parte de aquellos que se negaban a tan digna y necesaria reivindicación, y no fueron pocas mujeres las que afrontaron graves consecuencias por pretender alterar el “orden establecido”.

A lo largo de la Historia, cualquier iniciativa tendente a superar situaciones de desigualdad, de injusticia o de sometimiento, ha sido presentada a la Sociedad por sus detractores como una amenaza que de consumarse, supondría el origen de terribles males. Y en esa dinámica torticera, los que defendían tales avances han sido tachados por los inmovilistas de elementos nocivos y subversivos instigadores de la catástrofe.

Hoy en día, continuamos siendo presa de egoísmos y de intereses similares a los de nuestros antecesores, un egocentrismo cuya prevalencia significó tantos borrones rojos de vileza y sangre en la crónica de la Humanidad; así, por eso de la casi imperceptible inmutabilidad en la naturaleza del hombre, la reacción actual de los que supeditan el respeto a terceros y la libertad ajena a su propio bienestar, sea económico o pasional, no difiere de la de aquellos que en siglos pasados, pusieron todas las trabas posibles a la evolución moral del ser humano.

La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que se está desarrollando en Cataluña y cuyo objetivo es acabar con las corridas de toros, está soportando las iras de algunos sectores como en el pasado le ocurrió a los movimientos abolicionista y sufragista. Una campaña cuidadosamente organizada desde determinados medios e inspirada por ciertos grupos de presión, intenta trasladar a los ciudadanos la idea de que el fin de la lidia es un atentado contra la cultura y el arte, que vulnera el concepto de tradición y la más peregrina - y perversa - de las afirmaciones: que menoscaba la libertad.

Si torturar a un animal es pedagógico y hermoso, si merece la pena conservar como costumbre el sufrimiento de un toro, y si su derecho como ser vivo a no ser agredido es algo despreciable, entonces los promotores de la tauromaquia tienen razón. En caso contrario, nos estamos enfrentando una vez más a los herederos de los esclavistas a tenor de la raza o de la clase social y de los discriminadores en función del sexo; en este caso, ambas actitudes por mor de la especie de la víctima. En lo que no existe ninguna diferencia, es en que sucumbir a tan retorcidos argumentos es pecar de cobardes, afianzarnos en el atraso y prolongar la vergüenza de una ignominia subvencionada, porque en definitiva y todos lo sabemos, las corridas de toros serán abolidas antes o después. Sólo se trata de comprobar quién tendrá la dignidad, la valentía y la ética suficientes como para no dejar pasar más tiempo.