diumenge, 27 de setembre de 2009

Hay países y países, políticos y políticos, jueces y jueces

Y es que dentro de Europa, a pesar de la unión de sus estados, hay diferencias en muchos temas, también en lo referente al respeto a los animales.

A los pocos días de enterarnos que en nuestra vecina Francia se ha condenado ejemplarmente, con penas de cárcel, a dos jóvenes desalmados que quemaron a un perro, dándose incluso la circunstancia de que el propio perro asistió al juicio, nos desayunamos en nuestro país con una noticia totalmente opuesta.

Y es que resulta que un juez ha sobreseído la causa abierta contra Jaime Ferrero, de las juventudes del PP, y sus amigotes, por haber asesinado en Talavera de la Reina a un buen número de gatos, y haber colgado numerosas fotos de la “hazaña” en internet.


Parece ser que según su señoría los gatos fueron “cazados” y en consecuencia no hubo ensañamiento. Entiendo yo que para que el asesinato de un animal se considere un acto de caza debería haber alguna veda abierta y, por supuesto, ello se debería producir en un coto de caza, ¿o no?. Es que si esto no lo aclaramos, mañana puede aparecer otro salvaje y empezar a matar perros, gatos, canarios, e incluso, porqué no, personas, y decir en su defensa que simplemente estaba cazando.

La caza, aunque bajo mi punto de vista se trate también de otra actividad deleznable, está regulada en nuestro país. Para más INRI hay que añadir que un gato no es un animal susceptible de ser cazado, dado que se trata de un animal eminentemente doméstico, que puede estar asilvestrado, pero que en cualquier caso goza del amparo de las leyes de protección animal.

La ley 7/1990, de 28 de diciembre, de Protección de los Animales Domésticos, publicada en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha dice que “serán infracciones muy graves”, entre otras, “agredir o maltratar a los animales domésticos hasta causarles la muerte”. También dice que “a los efectos de esta Ley, se entiende por animal doméstico aquel que por su condición vive en la compañía o dependencia del hombre”.

¿Es que su señoría necesita algo más para poder determinar si salir a matar gatos es o no punible?. ¿Acaso un gato no es un animal doméstico?. ¿Acaso los gatos no llevan siglos domesticados por los humanos y viviendo en compañía de estos o dependiendo del ser humano?. ¿Acaso un disparo no es una agresión?

Para que despropósitos de sentencias como esta sucedan tan solo son necesarias, de una parte una ley de protección animal ambigua, antigua, desfasada e insuficiente, tal y como sucede con esta, y de la otra, un magistrado que no tenga el más mínimo interés en castigar determinadas conductas.

En este país necesitamos que los políticos legislen, y lo hagan sin miedo y sin tibiezas, pero también que los jueces entiendan que un animal no es un mero objeto, que es un ser vivo que debe gozar de un respeto, y que para ello hay que saber interpretar correctamente la ley, aunque esta sea ambigua y tibia. En este país hay que reciclar y formar a algunos jueces, pero también a algunos políticos.

Es un verdadero despropósito que en nuestro país existan políticos como Jesús Salamanca, candidato al Senado por la Unidad Regionalista de Castilla y León (por suerte se quedó solo en candidato), que son capaces de mantener un blog en el que el insulto es el hilo conductor de todas sus intervenciones. Insulta al presidente del gobierno, se mofa de su familia, insulta a ministros, y como no, insulta a los animalistas y a todo aquel que no comulga con sus creencias. Mantiene un blog en el que se niega sistemáticamente a publicar aquellos comentarios o cartas que le llevan la contraria, aunque se trate de escritos con una exquisita corrección.

Jesús Salamanca podría estar ahora ocupando un escaño en el Senado. Y tendríamos un Senador que en su blog inserta comentarios como este:

En la cara, en los morros, en el campo o en la ciudad. El victimismo de los galgueros, mal llamados animalistas, no tiene nombre. Cada vez encuentran más gente en contra. Y cada año en Tordesillas habrá más amantes de la tradición y de la cultura para callar sandeces, barbaridades y estupideces animalistas”.

¿Sabrá acaso este hombre lo que es en realidad un galguero?. Pero lo que ya es para nota es el comentario que insertó en un blog Alemán, sin duda pensando que nadie lo iba a conocer, a raíz de unos comentarios sobre el Toro de la Vega. Palabras tan sabias, educadas, elocuentes, y carentes de todo insulto, como estas:

Toro de Vega: arte, cultura, tradición y atractivo. mejor el Toro Vega que gasear judios, como hacía el cabrón de Hitler y la Alemania nazi. ¿O no? Ni lo entendéis ni lo entenderéis nunca. Mejor callaos, antes que hacer el ridículo.
Cincuenta personas contra el Toro de Vega y…¡cada vez menos, aunque más ignorantes! No habéis respetado y no seréis respetados. ¡No lo merecéis! ¿Acaso defendéis el holocausto nazi? ¿defendéis al animal y condenáis a la persona? ¡Joder, qué tropa nazi y desvergonzada!


Afortunadamente no consiguió su escaño. Espero y deseo, por el bien del Senado, que siga sin conseguirlo en el futuro.

Pero aún así el Senado no está libre de contradicciones vergonzantes, de votaciones vergonzosas que responden más a estrategias y mandatos de partido, que al mandato de la razón, el raciocinio, y la ética personal de los senadores. Como sino se entiende el resultado de la votación de la moción que pretendía retirar la categoría de fiesta de interés turístico nacional e internacional a aquellos festejos que maltraten animales o personas.

¿Alguien puede comprender que no se admitan, desde 2006, festejos que maltratan animales como fiestas de interés turístico nacional, y que sin embargo se mantenga tal denominación a todos aquellos, que aún representando un terrible maltrato, obtuvieron su declaración antes de ese año?. Sería algo similar a decir, a partir de ahora no se podrá fumar en ningún bar, sin embargo todo aquel que con anterioridad a la entrada en vigor de la norma hubiere fumado en algún bar, podrá seguir haciéndolo.

Yo creo que legislar es otra cosa. Si se concluye que algo no es bueno, seguirá sin serlo independientemente de cuando se empezó a hacer. Es de sentido común. Aunque ahora me viene a la memoria aquello de que “el sentido común, es el menos común de los sentidos”.

dilluns, 21 de setembre de 2009

Carta abierta a la Sra. Rosa Gil – Presidenta de PDF


Sra. Gil, acabo de leer con auténtico estupor, y debo confesar que con una buena dosis de vergüenza ajena, el resumen que varios medios escritos hacen de su intervención en el programa de radio “el albero” de la cadena COPE.

http://www.tauromaquias.com/2009/08/toreros-que-actuaran-en-las-vegas-no.html
http://perutaurino.blogspot.com/2009/08/los-toreros-que-se-apuntan-las-vegas-no.html

Escritos que estos medios han obtenido de la propia hemeroteca digital de la citada cadena.

http://www.cope.es/hemeroteca/2009/08/07/toros/05-08-09--rosa-gil-toreros-que-se-apuntan-vegas-no-dignifican-fiesta-74007-1

Sinceramente debo decirle que no me hubiese molestado en escribirle si las declaraciones de las que se hacen eco esos medios, las hubiera hecho usted a título personal. En tal caso simplemente hubiera pensado, «ahí va otra persona aficionada a los toros, mal educada y grosera, como nuestro amigo Carlos Herrera».

Sin embargo la entrevista de la COPE fue hecha a Rosa Gil, pero no a la propietaria del restaurante Casa Leopoldo, sino a la presidenta de la Plataforma para la Defensa y Promoción de la Fiesta (PDF), y es precisamente a la presidenta de tal institución a quien dirijo este escrito.

Yo no se si es usted consciente de lo que significa presidir una entidad, en cualquier caso me gustaría hacerle notar que considero de extrema gravedad que la presidenta de la plataforma PDF se desayune en la radio con frases como “…y de los políticos, que todos son unos chupaculos, una indecencia de personajes. Lo que no vamos a consentir es que unos políticos de mierda vengan a estropearnos la Fiesta”.

Mire usted, ya se que la imagen de los políticos, por lo menos la de algunos, está algo denostada, sin embargo creo que una persona medianamente seria y educada, una persona que preside cualquier tipo de institución, no puede permitirse el lujo, o la desfachatez, de insultar públicamente a los políticos llamándolos chupaculos, indecentes y políticos de mierda.

Los políticos son esas personas escogidas de forma democrática, mediante unas elecciones libres y universales, para representar a la ciudadanía en los distintos ámbitos, desde el municipal hasta el europeo. Puesto que han sido escogidos por todos los ciudadanos, estos responden a diversas ideologías y a los más variados intereses, que en definitiva no son más que el reflejo de las ideas, ideologías, y colores de la ciudadanía que acude a las urnas a depositar su voto.

Así pues, esos políticos de mierda, están donde están, porque un buen número de ciudadanos han querido que lo estén. Lamento profundamente que usted considere que los políticos de mierda no sirven adecuadamente a sus intereses, pero creo honestamente que ello no es motivo para que los insulte, es más, creo sinceramente que nada puede motivar un insulto gratuito y público dirigido a nadie, sea político o sea lo que fuere.

Tengo el gran honor, y no puede ni imaginarse lo orgulloso que me siento, de ser uno de esos políticos de mierda, regidor de un ayuntamiento de un pequeño pueblo del Maresme, que presentó una moción para declarar a su pueblo antitaurino y amigo de los animales. Moción que se aprobó en el pleno del ayuntamiento, con los votos favorables de todos los grupos que lo componen (CiU, PSC, ERC e ICV). Algo similar a lo que en Barcelona ya sucedió hace años.

Pueden ustedes como plataforma, y usted en particular como su presidenta, seguir insultando a los políticos tanto como deseen, vomitando exabruptos contra todo aquel que no comulga con sus ideas e intereses, pero no olvide que vivimos en una sociedad rica y plural. Una sociedad que está cambiando y evolucionando a pasos agigantados. Una sociedad que mayoritariamente no quiere ser cómplice de un espectáculo que considera denigrante, tanto para el toro que lo sufre, como para la propia sociedad que lo consiente.

Me ha llamado poderosamente la atención su frase “Si la Fiesta tiene que morir lo hará por ella sola, no hace falta que la matemos antes”. Señora Gil, la fiesta hace tiempo que murió. Murió en el mismo momento en que fueron precisas cuantiosas sumas de dinero de los fondos públicos, desde los municipales, hasta los estatales, pasando por los autonómicos, para mantenerla viva, o mejor dicho, en una agonía constante que no deja de sangrar las arcas públicas año tras año. Sumas de dinero para mantener la diversión, curiosa cuanto menos, de una pequeña parte de la población, para mantener el enriquecimiento de unos pocos elegidos.

Importantes sumas de dinero que una mayoría de ciudadanos preferimos que se dediquen a la sanidad, a la educación, y a la verdadera cultura. Porqué no se engañe usted, la cultura que mayoritariamente la sociedad demanda, no es la de la sangre y el sufrimiento, no es la cultura trasnochada de otros tiempos, es la cultura del respeto a las personas y a los animales, es precisamente la cultura incompatible con expresiones como la de “políticos de mierda”, que a usted parece gustarle tanto.

No menos impactante es el siguiente párrafo extraído de su entrevista :

la Plataforma tiene preparado un manifiesto de personas de valiosa valía cultural y de peso internacional para que en el momento oportuno digan dónde está esa Barcelona abierta a todos para ver si se les cae la cara de vergüenza a los políticos que tenemos por estos pagos

No se engañe usted, por cada persona de valiosa valía cultural, valga la redundancia, y por cada persona de gran peso internacional que apoye la tauromaquia, podremos encontrar como mínimo otros tantos que estén en su contra y aboguen firmemente por su desaparición. El valor de todo personaje es relativo, ya que por mucha valía cultural y peso internacional que tenga, lo verdaderamente importante en una sociedad democrática, es aquello que piensan y sienten de forma mayoritaria los propios ciudadanos.

Ciertamente Barcelona es una ciudad cosmopolita y abierta a todos, yo he pasado 40 años de mi vida residiendo, estudiando y trabajando en ella, y es precisamente por ello que no se entiende que en ella tengan cabida espectáculos anacrónicos y dantescos donde se tortura, y se da muerte públicamente, a un ser vivo.

A los políticos no se si se les caerá la cara de vergüenza a raíz de ese manifiesto que tienen ya preparado, pero le aseguro que a una mayoría de ciudadanos, entre los que nos podemos contar también un buen número de políticos, se nos cae la cara de vergüenza cuando se identifica a nuestro país con la tauromaquia, con el maltrato institucionalizado, permitido y subvencionado a un mamífero. Se nos cae la cara de vergüenza cuando otros países europeos tienen que adoptar los perros que aquí han sido abandonados, maltratados, vejados, y en ocasiones casi asesinados.

Sra. Gil, a una mayoría de ciudadanos se nos cae la cara de vergüenza por estar más lejos que nadie de esa Europa, a la que a veces parecemos no pertenecer, concienciada con el respeto por los animales, con el respeto a la vida, con el respeto a la dignidad que todo ser vivo merece.

Atentamente,

Carles Marco Morellón
Regidor del ayuntamiento de Sant Cebrià de Vallalta por el PSC
Otro político de mierda

dijous, 17 de setembre de 2009

Carta abierta a Jesús Salamanca Alonso y a Unidad Regionalista de Castilla y León (URCL)


Sr. Salamanca he accedido por casualidad, aunque tal vez debiera decir por error, a su blog http://jesaal.wordpress.com/2009/09/14/en-defensa-del-toro-de-vega-de-tordesillas/, en el que encuentro un manifiesto de defensa del Toro de la Vega firmado por Unidad Regionalista de Castilla y León (URCL).

En dicho manifiesto, y supongo que a falta de argumentos verdaderamente sólidos, se dedican a amenazar,ofender e injuriar, algo que me ha dejado particularmente atónito y francamente perplejo por proceder de un partido político, que se supone serio, cabal y responsable, como es la URCL.

Amenazan a cuantos libremente acuden a manifestar su desacuerdo con tal “torneo”, “festejo”, “tradición”, o como quieran llamar a semejante maltrato de un ser vivo, y cito textualmente, con las siguientes palabras:

“Invitamos al que no le guste a que No Venga. ¡Que No provoquen! Por que pueden tener la respuesta que merecen y buscan con tanta insistencia.”

Supongo que les gustaría que las manifestaciones en contra de esta tradición, que avergüenza a muchos Españoles, por no citar ya a los extranjeros, se efectuasen en un “manifestódromo”, lejos de Tordesillas, y por supuesto en fechas nunca próximas al fatídico 15 de septiembre.

Pero señores de la URCL, ustedes, como políticos que son, deben ser los primeros en saber que La libertad de expresión, manifestación o reunión son derechos fundamentales de las personas y están protegidos por la norma constitucional del Estado español” (Art. 20 y 21).

Como sabrán, aquellos que se manifiestan, por ejemplo, contra el peaje de una autopista, suelen cortar el tránsito de la misma, no suelen irse a otra vía a ejercitar su derecho, pues entienden que la misma debe ejercitarse lo más cercana posible al foco de su protesta. Evidentemente los miles de conductores que, sin comerlo ni beberlo, sufren estoicamente la protesta, no lo hacen de muy buena gana, pero se aguantan. La democracia tiene esto, para que unos usen de sus derechos, otros deben prescindir de los suyos.

Así pues, estimados señores, mientras la ley no obligue a que toda manifestación sea ejercitada en algún lugar destinado a tal efecto, para no causar molestias al resto de la ciudadanía, lo que toca es aguantar, como tantos miles de ciudadanos aguantan a lo largo de un año por las más dispares protestas y reivindicaciones.

En cualquier caso lo que sobra es amenazar, aunque sea veladamente, tal y como están haciendo, sin duda para evitar posibles acciones judiciales. Lo que sobra es decir que los manifestantes vienen a provocar. Los manifestantes ejercen sus derechos, como todos. Faltaría más.

En el mismo manifiesto, sin duda “perla” del buen hacer de un partido político, hablan de los extranjeros de “fuera” y de “dentro”. Los de fuera con menguada memoria histórica, imagino que por sus nulos estudios de nuestro país. Los de dentro, impositores de criterio al más puro estilo nazi.

No quiero extenderme mucho en este tema, por mi procedencia Catalana, que seguro que a sus ojos me inhabilita para casi cualquier juicio, pero sí me gustaría decirles que por un momento me he visto transportado a otros tiempos, en que a los Catalanes nos llamaban “Polacos” en nuestro propio país. Porque entiendo que Catalanes, Vascos, Gallegos, Andaluces, Extremeños, Cántabros… y todos los pertenecientes a cualquier comunidad que no sea la de Castilla y León, todavía somos Españoles, al menos esa es la última noticia que yo tenía.

Como he dicho no voy a ahondar más en su calificativo de extranjeros de dentro, pero si me gustaría hacer un pequeño comentario respecto al estilo nazi de imponer criterios. El nazismo se caracterizó por una extrema violencia y crueldad con un sector concreto de la población, los animalistas, sean de donde sean, que también los tienen en su casa, se caracterizan por sus acciones de protesta no violentas. Insistentes, pero pacíficas. Algo que sinceramente no siempre puede decirse de algunos de los que defienden el sufrimiento, tortura y maltrato de un mamífero como el toro.

Me parece particularmente grave que un partido político, para manifestar su defensa hacía una tradición que evidentemente no gusta a todos, se dedique a injuriar y ofender, y lo que es peor, a amenazar.

Me hubiera gustado decirles muchas cosas respecto a la tradición que defienden a capa y espada, aunque sería más exacto decir a lanzazos, pero creo que hemos sido ya muchos los que lo hemos dicho ya casi todo. Les podría citar centenares de blogs donde encontrar toda clase de argumentos en contra de su preciada, sangrienta y cruel tradición, pero seguro que perdería el tiempo.

En cualquier caso, no me gustaría acabar sin comentar brevemente otro de los párrafos de su manifiesto, “Aquí, en España, en Castilla y León, en Tordesillas criamos y protegemos a nuestro Toro Bravo que existe hoy en plenitud y vitalidad, gracias a nuestro cuidado y protección. Toro Bravo que sabe defenderse solo y morir con dignidad”.

Evidentemente su concepto de protección hacía una especie dista mucho de lo que cualquiera podría entender. Si para proteger al toro de lidia es necesario que este acabe torturado en la Vega, o en una plaza de toros, creo que es éticamente preferible que la raza se extinga. Es una crueldad mantener y criar a un animal para que su sufrimiento sirva de entretenimiento a una minoritaria parte de la raza humana.

Supongo que el toro muere con la misma dignidad que lo hacían los cristianos ante los leones en el circo Romano. Salían a la arena y no tenían ni escapatoria ni forma de salir de allí con vida. Para un servidor, y para una inmensa parte del planeta, morir con dignidad es otra cosa. Morir con dignidad no es hacerlo rodeado por una horda de bárbaros gritando y jaleando de alegría ante mi sufrimiento y mis últimos suspiros.

Y sí, el toro sabe defenderse, pero ustedes saben incluso mejor que yo, que la primera intención del toro es la de huir. No sean demagogos. El toro arremete, como lo haría cualquiera, cuando se ve acorralado e instigado, cuando se ve herido, en un intento desesperado por dejar de ser acosado, en un intento por acabar o hacer huir a aquel que le propicia dolor. Lo saben tan bien, que por ello se prevé el indulto del animal si sobrepasa los lindes de la Vega. Saben perfectamente que él intentará huir.

Mis últimas palabras son para el Sr. Salamanca, y es que no acabo de entender como un maestro, doctorado en historia, analista político, dedicado a la investigación sobre terrorismo, política y educación, se permite responder a unos supuestos comentarios insultantes, que ha borrado y no pueden leerse, con una retahíla de insultos y palabras soeces, que harían enrojecer a más de un barriobajero.

A los autores de los supuestos comentarios inconvenientes, contra el Toro de la Vega, por supuesto, les dedica entre otros los siguientes calificativos: mamarrachos, chorrapelada, culiparlante. Como guinda, se permite poner una frase de Camilo José Cela, tratándolos de hijos de puta, como si por el hecho de haber sido dicha por un ilustre escritor le eximiera de ser grosera, insultante y barriobajera.

Señor Salamanca siento auténtica vergüenza ajena al leer ese comentario de su blog. Un caballero, una persona educada, no responde con idéntica moneda a las palabras soeces, sinceramente, tras leer su currículo lo hacía mucho más inteligente, sin embargo está claro que la defensa del Toro de la Vega vuelve obtuso al más agudo, vuelve violento al más culto. Por algo será.

Además, sepa que dudo mucho que sea lícito el publicar las direcciones de correo electrónico de aquellos que han hecho comentarios en su blog, si ellos no lo han autorizado expresamente a ello. Por lo que los pondré sobre aviso por si quieren emprender acciones legales contra usted. Cualquier persona que tiene un blog debe observar un código ético, que entiendo se ha saltado usted a la torera. También será por algo.

Saludos a unos y a otro.

Carles Marco
Concejal del ayuntamiento de Sant Cebrià de Vallalta por el PSC
Escribiendo única y exclusivamente en nombre propio.

dimarts, 15 de setembre de 2009

Moscatel iniciará su particular calvario hoy a las 11h en Tordesillas

A las 11:00h lo soltarán e irá escoltado por un grupo de gente violenta que, en nombre de la tradición, ofrecerán un patético espectáculo de como el ser humano, y solo el ser humano, puede llegar a ser cruel únicamente por diversión. Cruzarán el viejo puente que atraviesa el río Duero para llegar a la Vega donde recibirá lanzazos hasta su muerte. Deseo, aunque se que no va a ser así, que su agonía sea muy breve.

Tradición proviene del latín traditio, y éste a su vez de tradere, "entregar". Es tradición todo aquello que una generación hereda de las anteriores y, por estimarlo valioso, lega a las siguientes, pero, ¿donde está la valía de este torneo?

¿Es un torneo educativo?. Dificilmente puede ser educativo para los jóvenes un acto en el que se propina dolor y muerte a un ser vivo. ¿Es esta la educación que queremos impartir a los más jóvenes?. Hay miles de formas incruentas para formar a la juventud en los valores de la disciplina y la valentía. No es más valiente aquel que armado con una lanza intenta agujerear y herir de muerte a un toro, el verdaderamente valiente es aquel que no se aparta de la senda de la bondad y la no violencia, en una sociedad cada vez más deshumanizada.

En pleno siglo XXI este torneo vulnera uno de los principios que más ha costado de conseguir, la no discriminación por razón de sexo. Las mujeres no pueden participar dado que se trata de una tradición patriarcal. Ya se que es mejor que no participen, que no sirve de orgullo poder participar, pero en cualquier caso también es un mal ejemplo para educar a los más jóvenes en la igualdad.

Todo ello no debe sorprender, se trata de un torneo anacrónico, anclado en los estereotipos del pasado : los animales son meros objetos a nuestro servicio, carentes de todo derecho, y las mujeres no son iguales a los hombres, no tienen los mismos derechos. Increible!

Es evidente, la tradición no es la justificación.

Hoy las campanas doblarán por Moscatel, pero otras más profundas y desgarradas si cabe, doblaran por aquellas personas cerriles que se aferran con todas sus fuerzas, y con una ausencia total de argumentos lógicos, a este acto anacrónico y carente de sentido. Hoy las campanas doblaran por el buen nombre de Tordesillas, de Castilla León y de toda España.

dijous, 10 de setembre de 2009

Carta abierta a algunos habitantes de la población de Ampuero

Evidentemente no es de recibo estigmatizar a todo un pueblo por la actitud de algunos de sus pobladores. Yo estoy convencido que las gentes de Ampuero son mayoritariamente personas de carácter abierto, cordiales y amigables con aquellos que los visitan. Sin embargo la imagen que dio Ampuero ante la visita y manifestación de 50 personas que libremente, y amparadas por el derecho a la libre expresión que reina en nuestro país, decidieron protestar por los encierros y corridas que se celebran cada año, dista mucho de ser amigable, o como mínimo, respetuosa.

Parece ser que un nutrido grupo de Ampuerenses, entre los que al parecer se encontraban un buen número de pertenecientes a la Peña taurina El Burladero, increparon, lanzaron piedras y huevos, rompieron cristales del autocar, e incluso llegaron a las agresiones físicas contra los manifestantes, para así mostrar su profundo malestar ante un ejercicio de normalidad democrática, la libre expresión de repulsa ante unas costumbres que los manifestantes consideran crueles con los toros.

Amaya Fernández, presidenta de la peña taurina, ha afirmado en algún medio de comunicación que los manifestantes los provocaban. Dicen que no ofende aquel que quiere, sino solo aquel que puede. Cuando alguien tiene la clara conciencia de hacer lo que debe, aquello que está bien, no suele sentirse ofendido o provocado por la crítica, simplemente sigue su camino, porqué es el que entiende debe seguir.

Esta reacción violenta y desmesurada ante una humilde manifestación de medio centenar de personas, no hace más que confirmar que los aficionados al sufrimiento taurino, a la utilización de animales para su disfrute y divertimento, tienen poca fe en la bondad de su afición. Saben que los que protestan son moralmente más evolucionados, personas con una ética más elevada, y esto les puede, les revela, y les hace perder los papeles.

Es lamentable el espectáculo ofrecido, y muy a pesar de aquello que sin duda debían pretender quienes se oponían a la manifestación, no hace más que reforzar la imagen de que aquellos que disfrutan con el sufrimiento de un animal, aquellos que no dudan en ensalzar la belleza de un acto de violencia contra un ser vivo, no dudan en utilizar la violencia con aquellos que alzan su voz en contra de sus costumbres.

El día en que nadie se divierta a costa del sufrimiento de ningún ser vivo, el día en que nadie utilice a ningún animal como si de un mero objeto se tratase, el día en que nadie dude del derecho a la dignidad de cualquier animal, ese día, nuestra sociedad habrá dado un paso firme hacia su propia dignificación.

Mientras tanto, aconsejo a aquellos que se niegan a abandonar ciertas formas de diversión, a aquellos que no quieren reconocer el derecho de cualquier animal a disfrutar de una vida y una muerte dignas, que como mínimo se comporten como personas civilizadas, y no proyecten contra los que no piensan como ellos, la misma violencia que no dudan en aplaudir y vitorear en la plaza cuando es utilizada contra un toro.

Carles Marco Morellón

dimarts, 8 de setembre de 2009

1ª cibermanifestación contra la tauromaquia



Haz clic en el baner para entrar en el web, leélo todo acerca de los millones que se destinan para mantener artificialmente viva la tauromaquia, y si no estás de acuerdo con ello, cuelga tu foto y tu nombre en señal de repulsa.

El progreso puede suponer en ocasiones la abolición y abandono de tradiciones que son incompatibles con la evolución de la conciencia de la sociedad. La tauromaquia se está manteniendo de forma totalmente artificial . Basta ya de subvenciones sangrientas!


¿Es esto cultura?